Pasar al contenido principal

SISTEMA INFORMATIVO

Apostolado del mar y ríos ratifican su compromiso con la gente de zonas marítimas y ribereñas

Jue, 04/08/2022 - 09:16 editorCEC1

Tags: Apostolado del mar pescadores ríos stella maris Pastoral Social mar litorales marítimos litorales ribereños Iglesia

Image
Encuentro de Apostolado del mar y los ríos

Al cierre del IV Encuentro Nacional del Apostolado del Mar y Ríos con el lema Naveguemos Juntos, culminado el 29 de julio en Cartagena, obispos, sacerdotes, seminaristas, académicos y representantes de organizaciones de pescadores partícipes de la jornada, ratificaron su compromiso de continuar trabajando en favor de la gente de mar, pescadores y familias de los litorales marítimos y ribereños, fortaleciendo la misión pastoral con la Stella Maris y la articulación de esfuerzos institucionales e intersectoriales.

 

La introducción integral del Apostolado del Mar dentro del plan pastoral, la estructuración transversal de una pastoral social que promueva el encuentro y una escuela al servicio de pescadores de mares y ríos, la formación virtual de laicos y líderes sociales, así como la instauración del día del pescador y del agua con intercambio de experiencias, corresponden a algunas de las apuestas que dejó este ejercicio de reflexión y construcción colectiva realizado en las instalaciones del Centro de Espiritualidad Madre Bernarda del Colegio Biffi en Cartagena, informó Monseñor Julio Hernando García, Coordinador Nacional del Apostolado del Mar y Ríos y Obispo de la Diócesis de Garagoa (Boyacá).

 

“Después de un encerramiento derivado de la pandemia y una situación que nos ha llevado a mirar la vida de otra manera, el volver a ponernos al frente de la realidad y el mundo para entrar en la búsqueda de una relación armónica con la casa común, representa uno de los grandes frutos del encuentro”, expresó Monseñor Jaime Uriel Sanabria Arias, obispo del Vicariato Apostólico de San Andrés, Providencia y Santa Catalina.

 

“Cuando los pescadores tienen un apoyo de esta índole se sienten amparados, pues es un gremio de campesinos abandonados por el Estado y con estos encuentros se pueden gestionar mecanismos que nos permitan salir adelante”, dijo Manuel Peña Martínez, representante legal de la Asociación Municipal de Usuarios Campesinos de San Estanislao de Kotska- AMUCASEK (Bolívar).

 

La formación de seminaristas sobre la realidad que viven las personas que se movilizan a través de mares y ríos, será uno de los desafíos de las jurisdicciones de Istmina-Tadó, Tumaco, Barranquilla, Cartagena, Magangué, Santa Marta, y San Andrés y Providencia, reveló Lady Ruiz, representante del Apostolado del Mar y Ríos de la Diócesis de Garagoa (Boyacá).

 

“Encontramos que el espacio es particularmente especial porque la academia no tiene sentido si no se vierte al servicio de las comunidades, las ciudadanía y la sociedad; poder hacerlo es solamente posible si nos encontramos todos y si la academia escucha no solamente a sus comunidades marítimas y ribereñas, sino a los empresarios, industriales, instituciones, académicos y las regiones, para poder estudiar y producir conocimiento”, manifestó Marly Mardini Llamas, Directora del Observatorio de Actividades Marítimas y Portuarias de la Universidad de Cartagena.

 

Por su parte, el Capitán Víctor Hurtado, Gerente del Terminal Portuario COMPAS-Cartagena, expresó que para ellos “los principios, valores y la espiritualidad son verdaderamente valiosos, creemos que las personas que nos traen las cargas, sobre las cuales nosotros producimos nuestros resultados deben ser soportadas por alguien como lo viene haciendo la organización Stella Maris”.

 

Desde las Diócesis de Riohacha, Santa Marta, Barranquilla, Cartagena, San Andrés, Magangué, Istmina-Tadó y Tumaco, se consensuó sobre la necesidad de realizar una caracterización social con el fin de identificar las parroquias pesqueras, aledañas a los puertos ribereños y marítimos, y así en el mediano plazo, brindar capacitación a los sacerdotes para que puedan ejercer una pastoral del mar y ríos con sus pescadores, familias y marineros.

 

La apertura de casas del pescador como espacios de evangelización y de acompañamiento social y el impulso de la economía pesquera a través de los proyectos sociales de la Diócesis de Riohacha, Santa Marta, Barranquilla, Tumaco e Istmina-Tadó es otro de los compromisos del encuentro.

 

Por su parte, las Diócesis de Magangué y Sincelejo anunciaron el lanzamiento de la pastoral de las aguas en cabeza de Monseñor Ariel Lascarro Tapia, obispo de la Diócesis de Magangué.

 

La caracterización de las organizaciones de pescadores, así como la identificación de la zona pesquera y de las ciénagas del canal del Dique, en articulación con Pastoral Social, la Armada Nacional, pescadores artesanales, caseteros y asociaciones de mujeres son los compromisos de la Diócesis de Barranquilla.

 

La Diócesis de Istmina-Tadó por su parte, se comprometió a incluir la champa misionera en la Cátedra sobre la Pastoral del Mar y de los Ríos, con una proyección a treinta y cinco (35) años. También hizo un llamado a la Conferencia Episcopal Colombiana para que les preste asesoría y formación a los pescadores llamados a embarcar en la champa misionera, como parte del proceso formativo de los futuros sacerdotes.

 

La Diócesis de Tumaco promoverá la formación virtual de un grupo de sacerdotes y laicos que se interesen en el tema del apostolado del mar y ríos, así como la conformación de un equipo de trabajo dedicado al análisis y estudio de esta realidad marítima.

 

En esta oportunidad la Diócesis de San Andrés y Providencia anunció visitas a pescadores artesanales y al sector de acuicultores en lo que resta del año, hasta el 2023 y a propiciar un ejercicio de escucha permanente de esta realidad social a través de visitas a los lugares de siembra de los peces, casas y familias de pescadores.

 

Con estos compromisos cerró el IV Encuentro Nacional del Apostolado del Mar y Ríos, como fruto de un espacio de reflexión y de diálogo participativo que incluyó actividades espirituales, académicas, culturales, una rueda de prensa, la visita al Puerto COMPAS de Cartagena y el intercambio de experiencias y disertaciones en las que participaron obispos, sacerdotes, seminaristas y equipos de la Conferencia Episcopal Colombiana a través de la Pastoral de Migrantes del Secretariado Nacional de Pastoral Social, Diócesis de las jurisdicciones de Garagoa, Cartagena, Barranquilla, Santa Marta, San Andrés, Sincelejo, Buenaventura, Montería, Istmina-Atadó, Tumaco; académicos de la Universidad de Cartagena y la Pontificia Universidad Javeriana de Bogotá, directivos y equipos de la Corporación Desarrollo y Paz, representantes de organizaciones sociales y pesqueras como el Grupo de Voluntarios de Visitadores de Barcos en Cartagena, la Granja Lismar, la Asociación de Mujeres para el Desarrollo Integral de Puerto Badel-AMUDIC, la Asociación Municipal de Usuarios Campesinos de San Estanislao de Kotska- AMUCASEK y la Corporación Artística y Cultural- Carreto.

 

Fuente: Of. de comunicaciones del SNPS
 

Compartir

Más noticias de Actualidad
VER TODO

Vie 5 Ago 2022

SUBSIDIO: Episcopado en el Día Internacional de los Pueblos Indígenas

En el marco del Día Internacional de los Pueblos Indígenas, que se anima a nivel mundial, este 09 de agosto, la Conferencia Episcopal de Colombia (CEC), a través del Departamento de Animación Misionera y el Área de Etnias, así como del Instituto Misionero de Antropología IMA, entidad eclesial orientada desde el Centro Nacional Misionero de la CEC y la Comisión de Misiones, se unen a esta celebración y saluda a todos los pueblos originarios de esta nación. A través de un mensaje ofrecido por el padre Omer Giraldo, director del área de Etnias de la CEC, señala que esta es una oportunidad para resaltar la labor de las comunidades indígenas y su papel dentro de la sociedad “que esta celebración nos ayude a concientizarnos más como Iglesia, sobre el inmenso valor de nuestros aborígenes, superar todo indicio de discriminación y crecer en solidaridad con los pueblos originarios de nuestra querida nación colombiana”. El directivo hizo memoria que en esta fecha, 23 de diciembre de 1994, la Asamblea General de las Naciones Unidas ONU, decidiera que durante el Decenio Internacional de las Poblaciones Indígenas del Mundo se celebre cada año el Día Internacional de las Poblaciones Indígenas el 9 de agosto en su resolución A/RES/49/214, esto con el objetivo de ayudar a preservar y a vigorizar las culturas aborígenes y a la vez fortalecer y apoyar sus legítimas aspiraciones. . En su escrito, presentó un recorrido histórico de estos pueblos originarios, desde el arribo de los conquistadores españoles al continente americano, y el impulso que la Iglesia Católica le ha dado para acercar y valorar los pueblos ancestrales. El religioso hizo remembranza de los inicios en el año de 1963, cuando la Conferencia Episcopal de Colombia, creo el Comité Colombiano de Coordinación Misional; en 1968, animados por el Departamento de Misiones del Consejo Episcopal Latinoamericano CELAM, se fundó ETHNIAS y el Museo Indígena, con sede en el Seminario Internacional San Luis Beltrán, en Bogotá; en 1983, se constituyó la Comisión Episcopal de Pastoral Indigenista, que tuvo como objetivo “Estudiar la cuestión indígena, para un eficaz servicio pastoral a las personas y a las comunidades indígenas, en nombre de la Iglesia en el país" y que en la actualidad corresponde al Área de Etnias del Centro Nacional Misionero de la CEC. LEA EL ARTÍCULO COMPLETO AQUÍ SUBSIDIO: DÍA INTERNACIONAL DE LOS PUEBLOS INDÍGENAS Para animar este momento, el Instituto Misionero de Antropología, IMA, el Área de Etnias - Centro Nacional Misionero, de la Conferencia Episcopal de Colombia, ofrecen un subsidio litúrgico como apoyo para la preparación y celebración de esta celebración. DESCARGAR SUBISIDIO AQUÍ

Jue 4 Ago 2022

Apostolado del mar y ríos ratifican su compromiso con la gente de zonas marítimas y ribereñas

Al cierre del IV Encuentro Nacional del Apostolado del Mar y Ríos con el lema Naveguemos Juntos, culminado el 29 de julio en Cartagena, obispos, sacerdotes, seminaristas, académicos y representantes de organizaciones de pescadores partícipes de la jornada, ratificaron su compromiso de continuar trabajando en favor de la gente de mar, pescadores y familias de los litorales marítimos y ribereños, fortaleciendo la misión pastoral con la Stella Maris y la articulación de esfuerzos institucionales e intersectoriales. La introducción integral del Apostolado del Mar dentro del plan pastoral, la estructuración transversal de una pastoral social que promueva el encuentro y una escuela al servicio de pescadores de mares y ríos, la formación virtual de laicos y líderes sociales, así como la instauración del día del pescador y del agua con intercambio de experiencias, corresponden a algunas de las apuestas que dejó este ejercicio de reflexión y construcción colectiva realizado en las instalaciones del Centro de Espiritualidad Madre Bernarda del Colegio Biffi en Cartagena, informó Monseñor Julio Hernando García, Coordinador Nacional del Apostolado del Mar y Ríos y Obispo de la Diócesis de Garagoa (Boyacá). “Después de un encerramiento derivado de la pandemia y una situación que nos ha llevado a mirar la vida de otra manera, el volver a ponernos al frente de la realidad y el mundo para entrar en la búsqueda de una relación armónica con la casa común, representa uno de los grandes frutos del encuentro”, expresó Monseñor Jaime Uriel Sanabria Arias, obispo del Vicariato Apostólico de San Andrés, Providencia y Santa Catalina. “Cuando los pescadores tienen un apoyo de esta índole se sienten amparados, pues es un gremio de campesinos abandonados por el Estado y con estos encuentros se pueden gestionar mecanismos que nos permitan salir adelante”, dijo Manuel Peña Martínez, representante legal de la Asociación Municipal de Usuarios Campesinos de San Estanislao de Kotska- AMUCASEK (Bolívar). La formación de seminaristas sobre la realidad que viven las personas que se movilizan a través de mares y ríos, será uno de los desafíos de las jurisdicciones de Istmina-Tadó, Tumaco, Barranquilla, Cartagena, Magangué, Santa Marta, y San Andrés y Providencia, reveló Lady Ruiz, representante del Apostolado del Mar y Ríos de la Diócesis de Garagoa (Boyacá). “Encontramos que el espacio es particularmente especial porque la academia no tiene sentido si no se vierte al servicio de las comunidades, las ciudadanía y la sociedad; poder hacerlo es solamente posible si nos encontramos todos y si la academia escucha no solamente a sus comunidades marítimas y ribereñas, sino a los empresarios, industriales, instituciones, académicos y las regiones, para poder estudiar y producir conocimiento”, manifestó Marly Mardini Llamas, Directora del Observatorio de Actividades Marítimas y Portuarias de la Universidad de Cartagena. Por su parte, el Capitán Víctor Hurtado, Gerente del Terminal Portuario COMPAS-Cartagena, expresó que para ellos “los principios, valores y la espiritualidad son verdaderamente valiosos, creemos que las personas que nos traen las cargas, sobre las cuales nosotros producimos nuestros resultados deben ser soportadas por alguien como lo viene haciendo la organización Stella Maris”. Desde las Diócesis de Riohacha, Santa Marta, Barranquilla, Cartagena, San Andrés, Magangué, Istmina-Tadó y Tumaco, se consensuó sobre la necesidad de realizar una caracterización social con el fin de identificar las parroquias pesqueras, aledañas a los puertos ribereños y marítimos, y así en el mediano plazo, brindar capacitación a los sacerdotes para que puedan ejercer una pastoral del mar y ríos con sus pescadores, familias y marineros. La apertura de casas del pescador como espacios de evangelización y de acompañamiento social y el impulso de la economía pesquera a través de los proyectos sociales de la Diócesis de Riohacha, Santa Marta, Barranquilla, Tumaco e Istmina-Tadó es otro de los compromisos del encuentro. Por su parte, las Diócesis de Magangué y Sincelejo anunciaron el lanzamiento de la pastoral de las aguas en cabeza de Monseñor Ariel Lascarro Tapia, obispo de la Diócesis de Magangué. La caracterización de las organizaciones de pescadores, así como la identificación de la zona pesquera y de las ciénagas del canal del Dique, en articulación con Pastoral Social, la Armada Nacional, pescadores artesanales, caseteros y asociaciones de mujeres son los compromisos de la Diócesis de Barranquilla. La Diócesis de Istmina-Tadó por su parte, se comprometió a incluir la champa misionera en la Cátedra sobre la Pastoral del Mar y de los Ríos, con una proyección a treinta y cinco (35) años. También hizo un llamado a la Conferencia Episcopal Colombiana para que les preste asesoría y formación a los pescadores llamados a embarcar en la champa misionera, como parte del proceso formativo de los futuros sacerdotes. La Diócesis de Tumaco promoverá la formación virtual de un grupo de sacerdotes y laicos que se interesen en el tema del apostolado del mar y ríos, así como la conformación de un equipo de trabajo dedicado al análisis y estudio de esta realidad marítima. En esta oportunidad la Diócesis de San Andrés y Providencia anunció visitas a pescadores artesanales y al sector de acuicultores en lo que resta del año, hasta el 2023 y a propiciar un ejercicio de escucha permanente de esta realidad social a través de visitas a los lugares de siembra de los peces, casas y familias de pescadores. Con estos compromisos cerró el IV Encuentro Nacional del Apostolado del Mar y Ríos, como fruto de un espacio de reflexión y de diálogo participativo que incluyó actividades espirituales, académicas, culturales, una rueda de prensa, la visita al Puerto COMPAS de Cartagena y el intercambio de experiencias y disertaciones en las que participaron obispos, sacerdotes, seminaristas y equipos de la Conferencia Episcopal Colombiana a través de la Pastoral de Migrantes del Secretariado Nacional de Pastoral Social, Diócesis de las jurisdicciones de Garagoa, Cartagena, Barranquilla, Santa Marta, San Andrés, Sincelejo, Buenaventura, Montería, Istmina-Atadó, Tumaco; académicos de la Universidad de Cartagena y la Pontificia Universidad Javeriana de Bogotá, directivos y equipos de la Corporación Desarrollo y Paz, representantes de organizaciones sociales y pesqueras como el Grupo de Voluntarios de Visitadores de Barcos en Cartagena, la Granja Lismar, la Asociación de Mujeres para el Desarrollo Integral de Puerto Badel-AMUDIC, la Asociación Municipal de Usuarios Campesinos de San Estanislao de Kotska- AMUCASEK y la Corporación Artística y Cultural- Carreto. Fuente: Of. de comunicaciones del SNPS

Mar 2 Ago 2022

Participación de la mujer en la vida de la Iglesia colombiana

Tras la nominación en días pasados de tres mujeres como miembros del Dicasterio para los Obispos, unida a otros nombramientos de más mujeres en organismos de la Santa Sede, el Papa Francisco continúa reafirmando su intención de otorgarles un papel preponderante en la vida de la Iglesia, no solo en el discurso teológico sino en la vida práctica. Esta decisión va en sintonía con la anhelada reforma de la Curia Romana luego de la promulgación y entrada en vigor de la Constitución Apostólica “Praedicate Evangelium” que busca empoderar a todos los miembros del Pueblo de Dios en su rol de pertenencia activa en las estructuras, los procesos, los estilos eclesiales, siempre en sintonía sinodal. En el contexto de la pasada Asamblea Plenaria del Episcopado Colombiano 113 ha tenido lugar la primera reunión entre la Comisión Episcopal de Doctrina y el nuevo Comité Teológico Consultivo del trienio 2021-2024 que, por primera vez, tiene una amplia participación de mujeres (3 de 7 miembros). Se trata de tres doctoras en teología, de las cuales una pertenece a la vida consagrada y dos al estado laical, todas muy vinculadas a diversos ambientes pastorales y académicos de la Iglesia: Gloria Liliana Franco Echeverry, ODN; María Isabel Gil Espinosa y Olga Consuelo Vélez Caro; precisamente, con esta última hemos conversado sobre la actual coyuntura eclesial. Departamento de Doctrina (DD): Comparta con nosotros algunos datos de su perfil personal, pastoral y profesional. Olga Consuelo Vélez: Soy doctora en Teología por la Pontificia Universidad Católica de Rio de Janeiro. Profesora titular e investigadora por 35 años de la Facultad de Teología de la Universidad Javeriana. Actualmente me desempeño como profesora e investigadora de la Licenciatura en Teología de la Fundación Universitaria San Alfonso. Profesora invitada en instituciones nacionales e internacionales. Autora de libros y numerosos artículos. Asesora de grupos eclesiales. Ponente nacional e internacional. DD: Seguramente ha recibido con alegría y esperanza los recientes nombramientos de mujeres en organismos eclesiales de la Iglesia Universal; ¿qué aporta la presencia de las mujeres en estos ámbitos que, históricamente, eran preponderantemente masculinos y clericales? OCV: La participación de las mujeres en organismos eclesiales contribuye a dar un testimonio más creíble de una Iglesia sinodal, de una Iglesia Pueblo de Dios que se fundamenta en el sacramento del bautismo por el que todos son hijos e hijas de Dios y partícipes del sacerdocio, profetismo y realeza de Jesucristo. La participación de las mujeres en niveles de decisión permite ser una Iglesia más en consonancia con los signos de los tiempos, en concreto, con terminar con la exclusión que han sufrido las mujeres a muchos niveles en la sociedad y en la misma Iglesia. El Papa Francisco reconoce que es urgente abrir más espacios de participación a las mujeres porque todavía su presencia es muy pequeña. Además, si varones y mujeres han sido creados a imagen y semejanza de Dios (Génesis) no hay razones teológicas para cerrar espacios de participación para las mujeres. Finalmente, el “sentido de fe de todo el pueblo de Dios” sensus fidelium, reside en varones y mujeres, con lo cual no abrir espacios de participación a las mujeres es limitar el sentido de fe del pueblo de Dios a través del cual Dios sigue hablándonos. DD: ¿Qué experiencias significativas podría resaltar en el ámbito de la Iglesia colombiana con respecto al empoderamiento de las mujeres en el campo de la evangelización, tanto en el estado laical como en la vida consagrada? OCV: Especialmente a nivel teológico hay una presencia significativa de teólogas, con reconocimiento internacional, participando activamente de la formación del clero (religiosos) y elaborando la teología feminista (de la mujer) con aportes significativos a nivel nacional e internacional. También hay más mujeres laicas estudiando teología. La vida religiosa empieza a inquietarse por los temas de la mujer y por tener mayor protagonismo. DD: En el contexto del Sínodo de la Sinodalidad, ¿cómo pueden las mujeres lograr que su participación integral en la Iglesia no sea eventual y pasajera, por seguir el ritmo de la coyuntura, sino que permee a largo plazo y ayude a renovar las estructuras eclesiales, los procesos evangelizadores y los estilos de vida? OCV: Se necesita un proceso de formación a nivel de todo el pueblo de Dios. Los elementos que anoté en la primera pregunta son fundamento para que el esfuerzo de una Iglesia sinodal perdure en el tiempo y no se reduzca a una moda pasajera. Se necesita una formación eclesiológica para consolidar una Iglesia Pueblo de Dios; una formación bíblica que ayude a redescubrir y valorar la vida de las primeras comunidades cristianas en las que los ministerios eran plurales y se ejercían por varones y mujeres; una formación cristológica que muestre la praxis de reconocimiento y valoración de las mujeres por parte de Jesús. Una formación antropológica, psicológica y sociológica, que ayude a evidenciar la sociedad machista y patriarcal en la que vivimos, denunciar toda subordinación y violencia contra las mujeres y proponer acciones y espacios que favorezcan la defensa de la dignidad de las mujeres y la igualdad fundamental entre varones y mujeres. La participación de las mujeres en la Iglesia sinodal es más que dar una responsabilidad, es un cambio de mentalidad, de actitudes y de valores para que haya una participación de todo el pueblo de Dios en aquello que afecta a todos. DD: ¿Se podría hablar, entonces, de la necesidad de un renovado modelo eclesial de Pueblo de Dios? OCV: La Iglesia no podrá ser sinodal si no promueve un modelo eclesial de Pueblo de Dios donde todos –ministros ordenados, estado laical y vida religiosa- tengan una real participación en los niveles de decisión de la Iglesia. El aporte de las mujeres no se reduce a que haya más presencia femenina o al aporte que puedan dar en intuición, servicio, generosidad, etc. (y todas aquellas funciones culturales que se les atribuyen por el hecho de ser mujeres), sino que se comprenda que sin la presencia del laicado y, más aún, de las mujeres en todos los espacios eclesiales, la Iglesia no logra ser sacramento de comunión, medio para caminar juntos, espacio del sensus fidelium, a qué está llamada. Por supuesto en la Iglesia se ejercen diversos ministerios, pero todos ellos han de ser para el servicio del pueblo de Dios y no para tener privilegios o excluir de la misión de evangelizar a algunos de sus miembros, ya que esta es responsabilidad de todos. Una Iglesia sinodal, necesariamente, es una Iglesia con la participación efectiva y afectiva de las mujeres.

Lun 1 Ago 2022

[Convocatoria] CEC requiere auxiliar de mantenimiento

La Conferencia Episcopal de Colombia (CEC), a través del Departamento de Administración y Talento Humano, convoca a todos los interesados para optar por una vacante para el puesto de auxiliar de mantenimiento. Funciones del cargo: 1. Atender los requerimientos hidráulicos, eléctricos, pintura y demás relacionados con el mantenimiento de las instalaciones del SPEC. 2. Operar y responder por el buen uso de los equipos, herramientas y elementos de trabajo que le sean asignados. 3. Informar oportunamente sobre anomalías presentadas. 4. Solicitar los materiales para la realización de los trabajos. 5. Desempeñar las demás funciones que correspondan a la naturaleza del cargo. Perfil: Bachiller con formación adicional como cursos, seminarios, talleres, formación técnica en mantenimiento locativo general, con experiencia general de 2 o más años y específica de un año en reparaciones y mantenimiento locativo, áreas comunes, oficinas, auditorios y habitaciones. Condiciones contractuales:  Ubicación del puesto: en Bogotá  Horario de lunes a viernes 8:00 a. m a 5:00 p. m y sábados medio día.  El titular del cargo será empleado por la Conferencia Episcopal de Colombia bajo un contrato regido por la legislación laboral Colombiana Laboral a término fijo inferior un año, inicialmente a cuatro (3) meses.  Reportará al Coordinadora Casa de Encuentros y Coordinador de Talento Humano.  Salario básico mensual 1.000.000 y afiliaciones al Sistema de Seguridad Social (Salud, Pensión, ARL, Caja de Compensación). CRONOGRAMA DEL PROCESO DE SELECCIÓN Los candidatos deberán enviar su hoja de vida, y diligenciar el formato anexo “HVCEC, especificando el cargo: Convocatoria CEC No. 028-2022 – Auxiliar de Mantenimiento, al correo [email protected] Fecha de Envío de hojas de vida: del 01 de agosto al 2 de agosto de 2022 Fecha de Proceso y pruebas: del 3 agosto al 4 de agosto de 2022 Entrevista Jefe Inmediato: del 4 de agosto de 2022 Fecha de Contratación: Inmediata Formato anexo “HVCEC” AQUÍ Descargar convocatoria