Pasar al contenido principal

gustavo petro

Lun 12 Sep 2022

Obispos del Caribe piden establecer diálogos y buscar solución consensuada por alzas en tarifas de energía

Obispos de la provincia eclesiástica de Barranquilla se pronunciaron a través de un comunicado, mostrando su preocupación por los aumentos desproporcionados y el mal servicio de la energía eléctrica en la región caribe, a la vez que se solidarizaron por los justos y legítimos reclamos manifestados por las comunidades. "Después de analizar la situación por la que atraviesa la Región Caribe en cuanto al servicio y la hiperinflación de las tarifas de energía eléctrica, creemos oportuno manifestar nuestra voz de solidaridad a los Gobernadores, Alcaldes, consumidores y organizaciones civiles que están liderando acciones pacíficas para lograr un mejor servicio y un precio justo". Además de la alta inflación que se está viviendo en el país, el encarecimiento de la canasta familiar, la crisis económica, el desempleo que se presenta en estos departamentos caribeños, se suma el alto costo de este servicio público, siendo este el de mayor impacto que afecta el bolsillo de los costeños. Teniendo en cuenta ese panorama, los prelados hicieron un llamado al Presidente de la República, Gustavo Francisco Petro, para que, "a través de sus buenos oficios, trate de dar solución a este problema que aqueja a todos los habitantes de la Región Caribe". Así también, llamaron la atención de las autoridades territoriales, Senadores y Representantes de la Región para que se conviertan en portavoces "del pueblo que los eligió y aúnen esfuerzos para lograr satisfacer, ante las entidades competentes, los justos reclamos de los ciudadanos”. Finalmente, exhortaron a las empresas generadoras de energía, como a las que la transmiten, distribuyen y comercializan (operadores de red Air-e y Afinia), revisar sus márgenes de ganancia a fin de mitigar el drama y las afugias por las que atraviesan los usuarios de este servicio, tanto los usuarios residenciales, como también los del comercio y de la industria. "Invitamos a las empresas prestadoras del servicio, a las autoridades territoriales y del orden nacional, a los gremios, a las organizaciones sociales y líderes cívicos, como también a profesionales expertos en el tema, a sentarse a dialogar a fin de llegar a una solución consensuada". Los obispos han venido manifestando de tiempo atrás su preocupación ante esta difícil realidad que aqueja a la costa caribe, que, dicen ellos, también afecta la economía de la Iglesia. Los obispos firmantes de este mensaje son: Pablo Emiro Salas Anteliz, arzobispo de Barranquilla; Francisco Antonio Ceballos Escobar, obispo de Riohacha; Óscar José Vélez Isaza, obispo de Valledupar; José Mario Bacci Trespalacios, obispo de Santa Marta, y Luis Gabriel Ramírez Díaz, administrador apostólico de la Diócesis de El Banco - Magdalena. Cifras del DANE Según las cifras que presentó el DANE con el índice del IPC, en lo corrido del año la electricidad ha tenido un incremento de prácticamente el 26 %, a nivel nacional, no obstante, en la costa Caribe, por las altas temperaturas, la demanda de energía es mayor; en varios departamentos hay muchos dramas sociales, desigualdad y pobreza, pero, la inflación no les ha dado tregua, por ejemplo, la factura de la luz en Santa Marta, durante el 2022, se ha encarecido casi el 50 %, Riohacha el 47,1 %, Barranquilla el 44,4 %, Sincelejo un 40,7 %, Valledupar el 40,4 %, lo mismo que Montería. DESCARGAR COMUNICADO

Lun 8 Ago 2022

Gobernar a Colombia

Finalmente llegó Gustavo Petro a la presidencia de Colombia. Ahora está al frente del Estado y del gobierno de la nación. Todos los ojos están puestos en él. Su vida ha sido esencialmente una lucha contra el sistema imperante en el país y, para ello, se ha valido de cuanta acción le ha sido posible. Logrado su objetivo, tiene ante sí la inmensa y dificilísima tarea de llevar a cabo aquello con lo cual ha soñado y con lo cual obtuvo el apoyo de una mayoría limitada de los colombianos. Podrá comprobar el nuevo mandatario, desde el 7 de agosto, lo fácil que es criticar y lo difícil que es gobernar. En su discurso de posesión el contenido puede calificarse de equilibrado en términos generales y con los ojos puestos en los grandes problemas nacionales. Estos abarcan desde la pobreza muy extendida, pasando por la marginación de comunidades enteras en la historia de la República, la violencia interminable, la aplastante realidad del narcotráfico, la tributación no suficiente de los pudientes, la búsqueda de la paz como prioridad absoluta y otros más, conocidos de sobra por él y por todos los ciudadanos. Enmarcó su discurso de posesión en un ambiente festivo y en el propósito de gobernar dentro de la Constitución y la ley. No podría decirse que en sus palabras hubiese afirmaciones como para anunciar la llegada del apocalipsis. En cuanto a la conformación de su gabinete ministerial parecería que también ha querido llevar una línea de izquierda, mas no radical, sino con tendencia al centro.Salvo un par de nombramientos que parecen será más ideológicos que otra cosa, los demás ministerios han quedado en manos de hombres y mujeres capaces y preparados para hacer la tarea que les corresponde. Todavía no se conoce cómo manejará la cúpula militar y de la Policía Nacional, pero estos han estado atentos a sus orientaciones y han escuchado que los quiere más en el papel de ser agentes del cambio que hombres y mujeres que disparan y bombardean. En fin, en cuanto a los principales nombramientos, se podría pensar que el nuevo presidente ha ensamblado un equipo que podría hacer las cosas bien. Pese a todo lo anterior, Gustavo Petro experimentará en el término de pocas horas lo difícil que es gobernar a Colombia y a sus ciudadanos. Esta es la experiencia de todos los que han tenido en sus manos el primer cargo de la nación. Es un país de regiones, culturas, geografías variadas, riquezas diferentes, desarrollos desiguales. Los colombianos no tienen tanto apego a la ley como se quisiera para que todos vivieran en condiciones iguales y esto hace todo complejo y de doble esfuerzo para lograr cualquier propósito. Se encontrará, quiéralo o no, con la feroz burocracia que tiene su máxima expresión en el Congreso y luego en todas las instituciones del Estado. Vencerla no será fácil. Y más temprano que tarde se encontrará con la guerrilla, las disidencias, los narcotraficantes, las bandas criminales y las mafias a las cuales él se refiere con tanta frecuencia. Muy difícil enfrentar todo esto. No queda más que esperar que el nuevo presidente de Colombia obre con certeza en lo que beneficie a toda la población y que sus colaboradores y la misma ciudadanía le ayuden en los buenos propósitos. Su primer y muy constante vigilante, seguramente crítico, será el pueblo mismo que él ha llevado tantas veces a las calles y plazas a pedir gobiernos justos y eficientes. Hoy en día es un pueblo muy impaciente. Las demás instituciones del país, incluida la Iglesia, están listas a colaborar en todo lo que realmente apunte al bien común y a seguir construyendo sobre lo ya construido por otros y al fin de cuenta por todos. Ojalá podamos, de una vez por todas, vivir totalmente en paz. Fuente: Oficina Arquidiocesana de Comunicaciones de Bogotá

Lun 8 Ago 2022

Presidente del episcopado pidió orar por Colombia y sus nuevos gobernantes

Este domingo 7 de agosto, fecha histórica para Colombia, al conmemorarse la histórica Batalla de Boyacá, el arzobispo de Bogotá y presidente de la Conferencia Episcopal, Luis José Rueda Aparicio, durante la eucaristía dominical pidió orar por Colombia, por Gustavo Francisco Petro Urrego y Francia Elena Márquez Mina, quienes asumieron formalmente como presidente y vicepresidenta de este país. “Hoy estamos orando por el presidente Gustavo Petro, por su vicepresidenta Francia Márquez, por toda Colombia y por el bien común de nuestro país, para que el Señor nos vaya mostrando los caminos de reconciliación, de paz, de progreso integral que nosotros necesitamos”, expresó el prelado. Desde la Capilla del Sagrario Rueda Aparicio hizo una reflexión a la luz de la palabra de Dios y propuso tres actitudes claves que ayudarán a guiar los acontecimientos de la historia del pueblo colombiano: Seguir a Jesús en la esperanza. Propuso seguir la invitación de Jesús, a no tener miedo, ya que Él acompaña la vida y los acontecimientos de cada persona. Insistió que la fe es la que fortalece, «No tengan miedo, mi pequeño rebaño, porque el Padre de ustedes, en su bondad, quiere darles el reino». Observó, además, que existen temores que paralizan a las personas y con ello a la sociedad, por lo que llamó la atención para que Colombia no se convierta en un país de miedo, pues este, dijo, es un mal consejero y hace ver una nación en donde se autodestruyen los unos a los otros. “Es necesario que nosotros seamos capaces de tomar esa palabra de Jesús y llevarla al corazón y no tener miedo, no tener miedo unos de otros y no tener miedo olvidándonos de que Dios acompaña nuestra vida y que el reino está presente en los acontecimientos de nuestras vidas”. El Señor nos invita a la vigilancia Tomando la parábola de la lámpara, donde Jesús dice: «estén listos, con la túnica puesta y las lámparas encendidas», es decir, estar preparados para la acción inmediata, nos recordó como el Señor nos invita a la vigilancia y a estar dispuestos a trabajar al servicio de los demás. “Si estamos vigilantes y eso lo logra una conciencia orante, entonces somos capaces de descubrir cada momento como un momento de salvación, como un Kairós y este, es un momento de salvación para su familia, para Colombia, para la humanidad. En medio de tantas dificultades el Señor nos insiste, estén listos, una vigilancia puesta al servicio de los demás, por eso le añade: con la cintura ceñida, vigilante, para que cuando el Señor nos llame y nos invite a su trabajo por el reino, estemos totalmente dispuestos”, afirmó. El Señor nos invita a la responsabilidad Por último, rescató la actitud de la responsabilidad, recordando que al que mucho se le da, mucho se le exigirá. Dijo además, que “la responsabilidad, es asumir las consecuencias de nuestras decisiones y de nuestros propios actos”. “Si una persona ha madurado en la responsabilidad y ha sido educada en la responsabilidad, entonces es consciente de que cada cosa que realiza, cada decisión que toma tiene consecuencias”, agregó. Interpeló sobre si estamos todos dispuestos a asumir el momento histórico que vive Colombia, trabajando por el bien común y aportando para caminar todos juntos hacia la misma ruta de la construcción de un país reconciliado y en paz. “Que seamos capaces de dialogar, que seamos capaces de encontrar la solución a los problemas que nos aquejan desde hace tanto tiempo. Si somos responsables, sabemos que tenemos una misión y una tarea con el reino de Dios”. Su homilía la concluyó observando que el país no es responsabilidad solo de una persona o un equipo de personas, advirtió que es tarea de todos los colombianos buscar caminos de reconciliación, a lo que pidió orar por toda la nación. Estuvieron presentes en la eucaristía, entre otros, Mons. Omar Alberto Sánchez Cubillos, arzobispo de Popayán y vicepresidente de la CEC; Mons. Luis Manuel Alí Herrera, obispo auxiliar de Bogotá y secretario general de la CEC; Mons. Héctor Fabio Henao Gaviria, delegado por la Conferencia Episcopal de Colombia para las relaciones Iglesia-Estado; y el padre Jorge Gonzalo Marín García, párroco de la Catedral Primada.

Mié 27 Jul 2022

Iglesia católica dispuesta a facilitar caminos de diálogo en Colombia

Atendiendo la invitación hecha por el presidente electo Gustavo Petro Urrego, el pasado 23 de julio, tuvo lugar una reunión entre las directivas de la Conferencia Episcopal de Colombia (CEC) y el Canciller designado, Álvaro Leiva Durán, con el fin de avanzar en esfuerzos conjuntos para iniciar diálogos con la guerrilla del ELN y los grupos armados al margen de la ley. En diálogo con monseñor Héctor Fabio Henao Gaviria, delegado por la Conferencia Episcopal de Colombia para las relaciones Iglesia-Estado, quien estuvo en la reunión que se realizó en la sede de la Arquidiócesis de Bogotá, explicó que fue un espacio de diálogo cordial donde la Iglesia estuvo atenta a escuchar con detenimiento los planteamientos hechos por el Gobierno entrante en materia de paz. Así también, explicó que la Iglesia expuso el carácter pastoral de acompañamiento que siempre ha tenido cuando ha estado presente en los diversos procesos de diálogos en el país y la perspectiva como históricamente le ha aportado al desarrollo de la nación, desde su experiencia evangelizadora llegando a cada rincón del país. El directivo informó que la reunión concluyó con unos compromisos por ambas partes, para seguir avanzando y buscando fórmulas que den salida a la crisis humanitaria y a la violencia que aqueja a gran parte del territorio nacional. Desde la Iglesia agregó, “se mantendrá un diálogo con el Estado y se analizarán las distintas perspectivas relacionadas con este importante tema”. A la reunión asistieron: Mons. Luis José Rueda Aparicio, arzobispo de Bogotá y presidente de la CEC; Mons. Omar Alberto Sánchez Cubillos, arzobispo de Popayán y vicepresidente de la CEC; Mons. Luis Manuel Alí Herrera, obispo auxiliar de Bogotá y secretario general de la CEC; Mons. Héctor Fabio Henao Gaviria, delegado por la Conferencia Episcopal de Colombia para las relaciones Iglesia-Estado; y el Canciller designado, Álvaro Leiva Durán.

Lun 4 Jul 2022

Iglesia: Diálogo con diversas fuerzas del país propuesto por el electo Presidente de Colombia

A propósito de los escenarios y manifestaciones de voluntad para el encuentro y el diálogo entre diversas fuerzas políticas, sociales y económicas en el país, que adelanta por estos días el electo Presidente de la República, Gustavo Petro Urrego, la Iglesia Católica, a través de monseñor Héctor Fabio Henao, delegado de la Conferencia Episcopal de Colombia para las relaciones Iglesia - Estado, comparte su visión sobre los principales elementos que deberían considerarse en dichas conversaciones. Para el informativo de CCN Noticias, de la Comisión de Conciliación Nacional, el directivo destacó la importancia de estos diálogos y preciso: “En el largo camino de construcción de paz, el diálogo no busca homogeneizar las posiciones políticas, no busca ocultar la pluralidad y las diferencias que hay, pero sí busca que desde cada ángulo se pueda apostar a objetivos comunes donde todos ganan, como dice el Papa Francisco". Observó, además, que estos diálogos deben pasar por tres momentos importantes son ellos: la verdad, la justicia y la misericordia, solo así agrega “se podrá avanzar en un diálogo que sea constructivo del proyecto de nación, donde podamos convivir en paz, convivir en el reconocimiento de cada uno los sectores y apuestas que se puedan dar”. Recordemos que el mandatario electo está impulsando la idea de forjar un “gran acuerdo nacional” en torno a su Gobierno. De ahí que busca aglutinar a distintos sectores políticos para mitigar el ambiente de polarización y aclimatar a Colombia para la paz.