Pasar al contenido principal

Iglesia

Sáb 1 Oct 2022

¡El derecho a la vida, a todos nos convida!

Por: Padre Rafael Castillo Torres - Bajo el lema “No mataras, no desaparecerás”, nuestra Nación celebra este domingo, dos de octubre, una jornada por la vida y la reconciliación. Será una jornada que ha de contribuir a tres cosas muy concretas: desescalar el conflicto armado con todos los actores para que no se siga disparando y quienes tienen “piedras en sus manos, las suelten”; distensionar nuestras relaciones para propiciar el dialogo social desde la cultura del encuentro y proteger y preservar la vida de todos, especialmente de las víctimas y los más vulnerables. No obstante, este buen propósito, reconocemos que avanzamos en esta campaña constatando los esfuerzos de algunos por ocultar la indignación que siente la Nación frente a las ejecuciones extrajudiciales, la desaparición de las víctimas, la eliminación de pruebas, la intervención de fuerzas oscuras que son verdaderos escuadrones de la muerte, así como la “prohibición” de investigaciones verdaderamente imparciales. Por otra parte, el clima que se vive en algunas conversaciones está a menudo tejido de palabras injustas que reparten condenas y siembran sospechas. Palabras dichas sin amor y sin respeto, que envenenan la convivencia y hacen daño. Palabras nacidas casi siempre de la irritación, la mezquindad o la bajeza. Nos movemos en contextos en que lo corriente es la vulgaridad, el lenguaje desvergonzado y hasta procaz. Hemos constatado, en estos días, cómo no faltan quienes, desde la conquista de un mal llamada “libertad de expresión”, se expresan de forma irreverente frente lo sagrado, profanando lugares, violando derechos y utilizando una terminología grosera e indecente. Parece que el lenguaje amable o las palabras educadas han caído en la obsolescencia y a ello se le suma, en la “epilepsia de las redes sociales”, el mal gusto y la transgresión. Frente a todos estos desafíos se nos urge abrir caminos de reconciliación. La salud moral de la nación así lo exige. La reconciliación no nos puede quedar grande a nosotros. La paz, estable y duradera, que buscamos, tiene que ser una realidad operante y orientadora. Tenemos que producirla desde los procesos locales; crearla desde la casa, la parroquia y la calle, sin ser ingenuos sino ingeniosos para trascender los contrapunteos del cálculo político. Nos hace bien reconocer nuestros límites: “somos un país moralmente enfermo y con fracturas múltiples”. Cómo Iglesia que se siente llamada a ser instrumento de reconciliación y concordia, nos hacemos una pregunta: ¿Cuáles serían esas enfermedades que hoy nos aquejan y que debemos enfrentar para lograr ser una sociedad reconciliada y en paz? La primera enfermedad es nuestra memoria patológica. Hemos sembrado resentimientos y venganzas a causa de los odios vividos. Han sido cadenas de violencia y de muerte. La purificación de la memoria es terapia necesaria para reconocer los daños causados, repararlos y comenzar una nueva etapa sin mirar atrás. La segunda enfermad es haber sacrificado la verdad. En este sacrificio aparecen la guerra y la violencia como hijas nefastas de la corrupción. Aquí la terapia es que resplandezca la verdad. Tanto en la reconciliación como en la renovación le debemos obediencia a la verdad. La tercera enfermedad es el “eclipse de la vida”, tan patente entre nosotros ahora que se promulgan leyes injustas que atentan contra la vida inocente, como si fuera poco cuanto acontece en la Colombia de las bases y de las periferias existenciales. Urge parar el desprecio a la vida prohibiendo matar. La vida del más humilde campesino nuestro, vale mucho más que todo el patrimonio de la nación junto. Aquí la terapia es una movilización por la vida como un don sagrado, tal y como lo hicimos hace 25 años en el Viacrucis por la Vida. La cuarta enfermedad es la “cainización de la vida”: “Y dijo Dios a á Caín: ¿Dónde está Abel tu hermano? Y él respondió: No sé; ¿soy yo acaso guarda de mi hermano? Y Dios le dijo: ¿Qué has hecho? La voz de la sangre de tu hermano clama a mí desde la tierra”. Cainizar la vida es lo mismo que “sálvese quien pueda”. La terapia es un ejercicio muy audaz de la de la solidaridad en la que todos nos preocupamos por todos. Sería hacer de la seguridad humana nuestro ethos cultural. Y la quinta enfermedad es la ideologización de la esperanza, la cual surge cuando cambian las perspectivas de un desarrollo humano integral por las salidas violentas y egoístas o por el facilismo, estilo propio del consumismo. La mejor terapia es cultivar la esperanza defendiendo la naturaleza, haciendo un trabajo laborioso y viviendo con austeridad para que no nos ahoguemos. Desde el secretariado Nacional de Pastoral Social/ Cáritas colombiana, los invitamos a participar de esta campaña que llena de sentido y esperanza el camino hacia la paz y la reconciliación, no sin antes reconocer que es una equivocación y una incoherencia condenar con toda clase de repulsas las muertes violentas y avivar, al mismo tiempo, entre nosotros, una agresividad tan estéril como peligrosa. Padre Rafael Castillo Torres Director del Secretariado Nacional de Pastoral Social – Caritas colombiana

Vie 30 Sep 2022

Reconstruirnos desde el afecto

Por: Mons. Darío de Jesús Monsalve Mejía -Nuestra sociedad colombiana vive el descalabro del creciente desafecto y de los extremismos desaforados. Nos hiere infinitamente la crueldad de asesinatos hechos con sevicia. También la inseguridad que generan los atracos y atropellos, la violencia sexual y de género, así como la expansión del dinero ilícito y del daño a seres humanos y al medio ambiente. El momento que vivimos como sociedad ha puesto más al desnudo la agresividad y los miedos que nos hacen aún más violentos. ¡Horroriza! Y preocupa hondamente que los necesarios cambios y las resistencias a los mismos, si no las frustraciones de muchos que los requieren, sumen al desafecto, ya tan grave. Es cierto que las soluciones exigen reformas sociales, ambientales y estructurales, que no dan espera. Pero lo es también que éstas requieren un equilibrio entre prioridades humanas y prisas de quienes, desde los diferentes lados de los poderes del sistema imperante, deberán propiciarlas. No basta con que, de abajo hacia arriba, desde los territorios, las gentes sean protagonistas de estos cambios; sino que, desde arriba hacia abajo y desde las instituciones mediadoras de la sociedad, se generen voluntades y acuerdos prácticos para lograrlos. Un signo muy esperanzador es, en medio de esta crisis y al inicio de un cuatrienio político, la expresión espontánea de voluntades, desde los actores armados reconocibles en la escena nacional, para un cese multilateral del fuego, con la participación en conversaciones y en diálogos que transformen el recurso a las armas en reintegración a la civilidad y a la legalidad. Este gesto y el del Gobierno que se acaba de iniciar, en relación con nuevos enfoques y la cooperación de la fuerza pública a la convivencia pacífica y civilizada, pueden generar una columna de apoyo a esta reconstrucción nacional desde el afecto social concreto. Para nuestro horizonte cristiano y pastoral, es apremiante multiplicar esfuerzos por la vinculación de esposos, parejas de hecho y cabezas de hogar, a esta “cultura del afecto interhumano”. Y se hace imperativo, con ellos y con los educadores, promocionar el acercamiento de adolescentes y jóvenes a procesos de voluntariado social, de noviazgo y proyectos de amor abiertos a la unión estable y al amor exclusivo y fecundo. Refundar el afecto de parejas con vocación a la familia, a hacerse células y moléculas de esta cultura de afecto y de amor, es parte de esa ecología humana sostenible, con futuro para el tejido familiar y social. Apoyar la constitución de alianzas de amor y la conformación de hogares y familia, debería estar al centro de las políticas de estado, de empresa y de sociedad, que no como una mera generación espontánea. El afecto y la vivencia a fondo de la propia intimidad, como camino de las personas hacia el tú, el otro y el nosotros, debe importar e interesarnos a todos. De la salud afectiva de los hombres y mujeres de Colombia, dependerá, en gran medida, que los cambios legítimos se hagan efectivos. Dios es Amor, proclama la fe en Cristo, Enviado por el Padre Dios. Que el Espíritu de este Amor, en el que la unidad del Dios Único se hace unidad inseparable con el mundo y misterio de encarnación, de cruz y resurrección, sea invocado y acogido en la multitud de los corazones y en la formación espiritual de las consciencias. Este mes del Santo Rosario y del amor por La Virgen María, consolide con el “rezar juntos” bajo cada techo, el “caminar juntos” como Iglesia y sociedad. La sensibilidad de todos, las emociones y los sentimientos, más que las razones y los argumentos, encuentren nuevos cauces para expresarnos, que no sean los de la dureza, la ofensa, la violencia y las armas. + Darío de Jesús Monsalve Mejía Arzobispo de Cali

Vie 30 Sep 2022

'Hablar con el corazón', tema para la 57ª Jornada Mundial de las Comunicaciones Sociales 2023

Este 29 de septiembre, el Papa Francisco hizo público el título del mensaje para la 57ª Jornada Mundial de las Comunicaciones Sociales en 2023, donde insta a los comunicadores a ejercer la profesión como una misión "para construir un futuro más justo, más fraterno y humano" y ha pedido que dejen de lado la "psicosis bélica". "Hoy día, en el dramático contexto del conflicto global que estamos viviendo, es más necesario que nunca que se afirme una comunicación no hostil. Una comunicación abierta al diálogo con el otro, que favorezca un 'desarme integral', que trabaje para desmontar la 'psicosis bélica' que se anida en nuestros corazones", ha pedido el Pontífice en su mensaje, cuyo título será 'Hablar con el corazón'. El Pontífice señala que "en un tiempo caracterizado - también en la vida eclesial - por polarizaciones y debates exasperados que exacerban los ánimos, estamos invitados a ir contra corriente", utilizando el don de la comunicación como un puente y no como un muro. Por tanto invita a no tener miedo de afirmar la verdad, "a veces incómoda, que tiene su fundamento en el Evangelio; pero, al mismo tiempo, no hemos de separar este anuncio de un estilo de misericordia, de sincera participación en las alegrías y los sufrimientos de las personas de nuestro tiempo, como nos enseña de modo sublime la página evangélica que narra el diálogo entre el misterioso Viandante y los discípulos de Emaús". Es agrega el Pontífice es “un esfuerzo que se nos pide a todos, pero en especial a los operadores de la comunicación, llamados a ejercer su profesión como una misión para construir un futuro más justo, más fraterno, más humano". Según ha indicado la Santa Sede, el tema se conecta idealmente con el de 2022, “Escuchar con el oído del corazón”, y se inserta en el camino que conducirá a toda la Iglesia a la celebración del Sínodo de octubre de 2023. “Hablar con el corazón significa dar razón de la esperanza que hay en nosotros y hacerlo con afabilidad, utilizando el don de la comunicación como un puente y como un muro". Son las dos partes del lema elegido por el Santo Padre para la 57 edición de la Jornada Mundial de las Comunicaciones Sociales, que se celebrará el 18 de mayo de 2023. Es de esperar que, como es tradición, el mensaje completo del Pontífice se publique el 24 de enero, memoria de san Francisco de Sales, patrono de los periodistas.

Vie 30 Sep 2022

Voz del Pastor | 02 de octubre de 2022

Reflexión de monseñor Luis José Rueda Aparicio, Arzobispo de Bogotá y primado de Colombia Lectura del Santo Evangelio segúnSan Lucas 17,5-10

Vie 30 Sep 2022

Ecología integral: «Los arcángeles y el desperdicio de alimentos»

Mons. Fernando Chica Arellano - Las casualidades del calendario han unido, en el mismo día 29 de septiembre, la Fiesta de los Santos Arcángeles y el Día Internacional de Concienciación sobre la Pérdida y el Desperdicio de Alimentos, declarado por las Naciones Unidas. ¿Podemos ver alguna conexión entre ambos eventos, aparentemente tan distantes entre sí? Aunque sea de un modo simbólico, me parece que así es. Y, en todo caso, este hecho nos ofrece una sencilla ocasión para vincular lo más grandioso a lo más cotidiano de la realidad. De entrada, recordemos que los arcángeles son seres espirituales cuyo conocimiento se fue afianzando en los fieles a medida que se subraya la infinita trascendencia de Dios. El Altísimo, el Innombrable, el Misterioso, el Señor podría quedar muy lejos de la vida cotidiana. En ese contexto, los arcángeles aparecen como mediadores de la presencia divina y expresión de su amoroso cuidado por los hombres. De manera análoga, cuando hablamos del hambre, la injusticia o la desigualdad en el mundo, podemos sentir que se trata de palabras muy grandes, inabarcables, desmesuradas. Tomar conciencia de la pérdida y del desperdicio de alimentos puede ayudar a tender un puente entre esas grandes palabras y nuestra vida diaria. Se estima que en la Unión Europea se desperdician 80 millones de toneladas de alimentos cada año, unos 180 kilos por persona. Es decir, unos 3 kilos y medio cada semana. Es como si cada uno de nosotros (varones, mujeres, niños, niñas, ancianos, jóvenes…) tirase a la basura un melón y tres cuartos cada siete días. Otro dato importante, que no debe pasar desapercibido, es que el 42% de esos despilfarros se produce dentro de los hogares (un 39% ocurre en la industria, un 14% en la restauración y un 5% en el comercio). Se calcula que solamente con una cuarta parte de las pérdidas y del desperdicio de alimentos se podría alimentar a 870 millones de personas, equivalente casi al número total de personas subalimentadas en nuestro mundo. Aquí se ve el vínculo entre lo grande (el hambre en el mundo) y lo pequeño (nuestras acciones cotidianas en la cocina, en el comedor o en el mercado). ¿Y los ángeles, mediadores entre Dios y los hombres, qué pueden decir al respecto? “Los ángeles cooperan en toda obra buena que hacemos”, escribe Santo Tomás de Aquino. Y, ya en el siglo IV, había afirmado San Basilio Magno: “Nadie podrá negar que cada fiel tiene a su lado un ángel como protector y pastor para conducir su vida”. A partir de estos textos podemos decir, por un lado, que los ángeles protegen a cada persona, y muy especialmente a aquellas que sufren hambre o viven en la miseria; y, por otro lado, que los ángeles animan el compromiso de cada persona y organización que lucha contra el despilfarro de alimentos y a favor de una mejor distribución de los recursos en nuestro mundo. “El nombre de ángel indica su oficio, no su naturaleza. Si preguntas por su naturaleza, te diré que es un espíritu; si preguntas por lo que hace, te diré que es un ángel”. Siguiendo estas observaciones de San Agustín, podemos ahora detenernos en los nombres de los tres arcángeles, sabiendo que en el nombre descubrimos su función específica. Rafael significa “medicina de Dios” o bien “Dios sana”. Por eso, ejerce su patronazgo sobre enfermeros y personal sanitario. El pasaje bíblico más relevante sobre el arcángel Rafael lo encontramos en el episodio de la curación de Tobías, que quedó completamente ciego durante cuatro años (Tob 2,10), hasta que fue enviado Rafael “para que pudiera ver con sus mismos ojos la luz de Dios” (Tob 3,17). Entre otras cosas interesantes de este relato, podemos detenernos en el modo en que se produce la curación de la ceguera, gracias a la hiel de un pescado. El ángel da instrucciones precisas: “Abre el pez, sácale la hiel, el corazón y el hígado, y tira los intestinos; porque su hiel, su corazón y su hígado son remedios útiles” (Tob 6,5). Lo que parecía inútil, poco vistoso o incluso desagradable a la vista, se convierte en un remedio saludable. Lo que se pensaba desperdiciar resulta ser valioso. Quizá hay aquí una lección para nuestros hábitos de despilfarro, para nuestra cultura del descarte. Gabriel significa “fortaleza de Dios” y, en su caso, la acción benéfica de este ángel está muy especialmente asociada a la Anunciación de la Virgen María (Lc 1,26-38). Se trata de un pasaje lleno de paradojas fecundas. La fortaleza de Dios anuncia, en debilidad, la llegada del Señor de los ejércitos: “Dios fuerte, Padre perpetuo, Príncipe de la Paz” (Is 9,5). El amor desbordante de Dios se derrama, abundantemente, por toda la creación, con suma sencillez. Podemos decir que ni el arcángel Gabriel ni la Santísima Virgen María despilfarran palabras; al contrario, van a lo esencial. Quizá también nosotros podemos aprender de esta actitud: no perdernos en la palabrería hueca, por muy solidaria que parezca, sino dar pasos concretos para luchar contra el hambre y contra el desperdicio de alimentos. Miguel significa “¿quién como Dios?”, dando a entender así la grandeza de Dios, que nunca deja de sorprendernos y desbordarnos en su infinita misericordia. Es el ángel protector que defiende al pueblo en las dificultades; así aparece tanto en el Antiguo Testamento (Dan 10,12-21) como en el Nuevo (Ap 12,7-12), en contextos de batalla contra el Mal. Como dijo el papa Francisco al bendecir la estatua de san Miguel en los Jardines Vaticanos, el 5 de julio de 2013, “Miguel lucha por restablecer la justicia divina; defiende al pueblo de Dios de sus enemigos y sobre todo del enemigo por excelencia, el diablo”. En la misma dirección, hace un año, el 2 de octubre de 2021, el Santo Padre decía en una homilía, inspirándose en la figura del arcángel San Miguel: “Que el Señor nos dé a todos la gracia de comprender bien que la vida es una lucha: cuando no hay lucha no hay vida: los muertos no luchan; los vivos siempre luchan, hay lucha. Y que nos dé la gracia de no estar solos en la lucha, que siempre haya alguien que nos acompañe”. Quizá también podamos descubrir que, en algo tan sencillo como la lucha contra el desperdicio de alimentos, estamos luchando por la vida. Termino recordando algunas palabras de Su Santidad, en su Mensaje al Director General de la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO), el pasado 15 de octubre de 2021, por la Jornada Mundial de la Alimentación: “La lucha contra el hambre exige superar la fría lógica del mercado, centrada ávidamente en el mero beneficio económico y en la reducción de los alimentos a una mercancía más, y afianzar la lógica de la solidaridad”. Y añadía: “Nuestros estilos de vida y prácticas de consumo cotidianas influyen en la dinámica global y medioambiental, pero si aspiramos a un cambio real, debemos instar a productores y consumidores a tomar decisiones éticas y sostenibles y concienciar a las generaciones más jóvenes del importante papel que desempeñan para hacer realidad un mundo sin hambre. Cada uno de nosotros puede brindar su aportación a esta noble causa, empezando por nuestra vida cotidiana y los gestos más sencillos”. Que los santos arcángeles Miguel, Gabriel y Rafael nos ayuden en esta misión. Mons. Fernando Chica Arellano Observador Permanente de la Santa Sede ante la FAO, el FIDA y el PMA

Jue 29 Sep 2022

Arzobispo de Bogotá rechaza actos vandálicos contra la Catedral Primada y otros templos en Bogotá

El Arzobispo de Bogotá y presidente de la Conferencia Episcopal de Colombia, Luis José Rueda Aparicio, se pronunció a través de un comunicado ante los actos vandálicos cometidos el día de ayer miércoles 28 de septiembre, contra la Catedral Primada de Colombia y otros templos emblemáticos y culturales ubicados en Bogotá, allí manifiesta su dolor y preocupación por estos hechos que se dieron en medio de las manifestaciones. “Rechazamos toda forma de violencia en los actos y en las palabras, exigimos respeto civil por parte de los promotores y participantes en las marchas y protestas, solicitamos a las autoridades que garanticen la vida, honra y bienes de la ciudadanía”. El prelado asegura que si bien se debe respetar el derecho a la protesta pacífica, con “el firme compromiso de fortalecer la cultura democrática”, promulgada según la Sentencia STC 7641 de 2020, por la Corte Suprema de Justicia, esta debe hacerse “siempre por los caminos racionales y humanos”. “Si queremos un verdadero desarrollo humano integral para todos en Colombia, debemos privilegiar el diálogo social y las vías establecidas en las normas constitucionales. Recurrir a las vías de hecho es, en todo caso, un acto que deshumaniza y destruye el tejido social porque obstaculiza la paz y la sana convivencia”. Finalmente, el arzobispo advirtió que en ningún momento la Iglesia responderá a estos actos vandálicos con violencia. “Como discípulos misioneros de Jesucristo estamos dispuestos siempre a construir una cultura del encuentro, que supera el odio, la venganza y la violencia en todas sus formas”. Contexto Los hechos se dieron este miércoles 28 de septiembre, en medio de la jornada de protestas a favor del aborto, en la que varias personas salieron a manifestarse en el marco del Día de la Acción Global por un Aborto Legal y Seguro, allí un grupo de mujeres integrantes de diferentes colectivos feministas intentaron prender fuego a la puerta de la Catedral y pintaron la fachada con grafitis. Cabe recordar que el 21 de febrero de este año la Corte Constitucional fijo el tiempo límite para la interrupción voluntaria del embarazo a la semana número 24. No obstante, hay una demanda en contra de esta decisión que podría modificar esta determinación. Ataques anteriores contra la Catedral Primada Encapuchadas entran a la Catedral - El 20 de marzo de este año, un grupo de personas encapuchadas interrumpió una misa en la Catedral Primada, en el centro de Bogotá. En video quedó registrado el momento en que varias mujeres, que ocultaban sus rostros bajo capuchas, se mueven dentro del recinto religioso en el que se celebraba una Eucaristía. Luego se subieron a las bancas y empezaron a gritar arengas que leían de hojas de papel. Inicialmente, una persona trata de disuadirles, pero ellas se mantienen en su acción. En un momento, dos mujeres los empujan; pero, nuevamente, continuaron con su discurso. A través de Twitter, una persona identificada como 'Simona' atribuyó el hecho a un grupo denominado R.A.R. y aseguró que se trataba de un performance. Al parecer, se trataría de la misma persona que, en mayo de 2021, posó frente a la sede de revista Semana, cuya fuente fue teñida de color rojo.

Jue 29 Sep 2022

El Papa Francisco designa a un colombiano consultor del Dicasterio para las Comunicaciones

Se trata del Doctor Óscar Elizalde Prada, actual director (i) del Centro para la Comunicación del Consejo Episcopal Latinoamericano (Celam) y director de Comunicación y Mercadeo de la Universidad de La Salle de Bogotá. La designación hecha por el Papa Francisco se dio a conocer este 29 de septiembre a través de una comunicación emitida por la oficina de prensa de la Santa Sede. La Conferencia Episcopal de Colombia, a través de monseñor Juan Carlos Cárdenas Toro, obispo de la Diócesis de Pasto, coordinador del Consejo en el Centro para las Comunicaciones del CELAM y presidente de la Comisión Episcopal de Comunicaciones, ha expresado su alegría y saludo de felicitación al académico, deseándole éxitos en esta nueva tarea encomendada por la Iglesia Universal,responsabilidad que asumirá por un periodo de cinco años. “Es una alegría para la Iglesia que peregrina en América Latina, que el Papa Francisco haya fijado su mirada en Colombia designando a este joven catedrático como consultor del Dicasterio de Comunicaciones, le auguramos éxitos y lo acompañamos con nuestras oraciones en el desarrollo de este servicio que se suma al que ya presta en el CELAM”. Junto con Oscar Elizalde, el Santo Padre ha nombrado también como consultores a los sacerdotes Andrew Kaufa, Fabio Pasqualetti y a George Plathottam; a las religiosas Veronica Amata Donatello y Adelaide Felicitas Ndilu y a los laicos Antonio Cisternino, Helen Osman, John E. Corcoran y a Tomás Insúa. Desde el Departamento de Comunicaciones de la Conferencia Episcopal, hablamos con Óscar Elizalde y estas fueron sus impresiones ante su nombramiento. P/ Cómo recibe este nombramiento hecho por el Santo Padre R/ Con muchos sentimientos: alegría, agradecimiento, humildad, ilusión… pero sobre todo con la esperanza de saberme instrumento de Dios para asumir esta importante misión. Como comunicador, periodista y docente lasallista, considero que es un honor servir a nuestra Iglesia y al Papa Francisco desde el areópago de la comunicación, teniendo presente la rica trayectoria de tantos comunicadores y comunicadoras católicas de nuestro país y de nuestro continente. Así que espero poder seguir tendiendo puentes de colaboración y comunión. P/ Cuáles considera son los principales retos que ha de afrontar nuestra iglesia en materia de comunicaciones y cuál podría ser su aporte desde este Dicasterio. R/ En medio del proceso sinodal que estamos viviendo van emergiendo muchos desafíos pastorales. De cara a esto, creo que la transversalidad de la comunicación en la misión de la Iglesia es cada vez más necesaria para acompañar los múltiples esfuerzos del Pueblo de Dios y de nuestros pastores, en cabeza del Papa Francisco, para responder a los clamores de vamos constatando en el ejercicio de escucha y de discernimiento sinodal. Tengo la esperanza de poder contribuir en la tarea que nos encomienda el Papa Francisco de escuchar con los oídos del corazón para descubrir y narrar historias generadoras de vida, defensoras de la vida, que tengan en el centro la opción preferencial por los pobres y la construcción de la civilización del amor. Pienso, por ejemplo, en tantas experiencias inspiradoras que tenemos en nuestro país y en nuestro continente, donde los comunicadores juegan un papel fundamental para visibilizar el servicio al que estamos llamados como discípulos-misioneros en salida. QUIÉN ES ÓSCAR ELIZALDE PRADA Nació en Bucaramanga, 14 de junio de 1977. Es Doctor en Comunicación Social de la Pontificia Universidad Católica de Rio Grande do Sul, de Porto Alegre – PUCRS (Brasil). Su tesis doctoral se enfocó en “La comunicación digital de la fe religiosa en la sociedad del espectáculo” investigación que fue laureada en el grado de Suma Cum Laude. Licenciado en educación con especialidad en ciencias religiosas y Magíster en estudios y gestión del desarrollo de la Universidad de La Salle de Bogotá (Colombia), posee estudios en teología y pastoral de la juventud. Además de su servicio al Celam y a la Iglesia es director de Comunicación y Mercadeo de la Universidad de La Salle de Bogotá en Colombia. Asimismo, desde hace 15 años ejerce la docencia y la investigación en la Universidad de La Salle de Bogotá, vinculado al Departamento de Formación Lasallista. Hace parte del grupo de investigación “Intersubjetividad en educación superior”. Desde 2018 es el director de Comunicación y Mercadeo de la Universidad, donde lidera un equipo interdisciplinar de más de 30 profesionales en áreas de comunicación, diseño, mercadeo, finanzas, publicidad y creación digital. Una de sus características como profesional es que ha logrado combinar su vocación educativa con la comunicación y el periodismo religioso. Es colaborador permanente del semanario español Vida Nueva. Fue jefe de redacción de la edición de Vida Nueva para Colombia y coordinó el portal VidaNuevaDigital.com para los países andinos. Servir a la Iglesia Desde 2013 ha estado vinculado al equipo de comunicación y prensa del Consejo Episcopal Latinoamericano (CELAM). Actualmente es asesor de comunicación de la Confederación Interamericana de Educación Católica (CIEC) y asesor de comunicación de la red Amerindia. También hace parte del equipo editorial de la Red Eclesial Panamazónica (REPAM) y ha colaborado en el proceso de constitución de SIGNIS Colombia. De igual forma, participa en el equipo internacional de reflexión sobre “espiritualidad lasallista” de la Casa Generalicia del Instituto de los Hermanos de las Escuelas Cristianas. En 2021 fue nombrado miembro de la comisión de comunicación de la Secretaría General del Sínodo en El Vaticano. Así mismo es un reconocido conferencista internacional en temas de comunicación, educación, pastoral, tecnología, Iglesia, vida religiosa y autor de artículos relacionados con estos tópicos, así como en educación y liderazgo, entre otros. Qué es el Dicasterio para la Comunicación El Papa Francisco instituyó la secretaría para la comunicación el 27 de junio de 2015. Desde ese tiempo y al constituirse como Dicasterio ha asumido el desafío de reestructurar y reorganizar todas las realidades que se han ocupado históricamente de la comunicación en la Santa Sede con el fin de responder con mayor efectividad a las exigencias de la misión de la Iglesia. Así se replanteó todo el sistema comunicativo de la Santa Sede, para convertirse en un referente unitario para la comunicación. Proceso que cada vez se hace más complejo y necesitado de propuestas creativas para narrar la vida de la Iglesia universal y transmitir las bases del pontificado del Papa Francisco.

Jue 29 Sep 2022

4 de octubre | Lectura del santo Evangelio según san Lucas. 10,38-42

EN aquel tiempo, entró Jesús en una aldea, y una mujer llamada Marta lo recibió en su casa. 39 Esta tenía una hermana llamada María, que, sentada junto a los pies del Señor, escuchaba su palabra. 40 Marta, en cambio, andaba muy afanada con los muchos servicios; hasta que, acercándose, dijo: «Señor, ¿no te importa que mi hermana me haya dejado sola para servir? Dile que me eche una mano». 41 Respondiendo, le dijo el Señor: «Marta, Marta, andas inquieta y preocupada con muchas cosas; 42 solo una es necesaria. María, pues, ha escogido la parte mejor, y no le será quitada». Palabra del Señor.