Pasar al contenido principal

banco de alimentos

Lun 4 Jul 2022

Banco de Alimentos de Ibagué, catalogado como uno de los mejores del país

Así lo manifestó monseñor Orlando Roa Barbosa, arzobispo de Ibagué, durante un encuentro con medios locales, destacando además la labor que hacen todos los bancos de alimentos en el país y su papel en materia de propender por la seguridad alimentaria de la población en condición de vulnerabilidad. “Los bancos de alimentos han cogido mucha fuerza en Colombia. El Banco de alimentos de Ibagué, en este momento está catalogado como uno de los mejores bancos de alimentos del país, por la seriedad en cómo se maneja, porque indudablemente está cumpliendo con el objetivo de llegar a sectores muy necesitados tanto en la ciudad como en los pueblos y veredas”, observó. Gracias a la generosidad de muchas personas, este banco se ha convertido en uno de los referentes más importantes en seguridad alimentaria en esta región del Tolima, llegando así a favorecer a un número importante de familias de la región, pero también a familias migrantes venezolanas, todo esto, explica el prelado, canalizado a través de las parroquias. Programa “Plan Padrino” Uno de los programas bandera que adelanta el Banco de Alimentos, bajo la dirección del padre Juan Carlos Corzo, es el "Plan Padrino", este permite que cada mes un buen número de familias asegure su alimento diario. Consiste en animar a personas de buen corazón que estén dispuestas a contribuir al menos durante seis meses, con un aporte mínimo de 30 mil pesos mensuales, de manera que esta ayuda beneficie a unas 50 familias de los barrios y veredas de los sectores más necesitados de apadrinamiento. Este programa de ayuda alimentaria va acompañado de la mano de especialistas quienes desde sus diferentes campos brindan ayuda psicosocial y espiritual. COMO APOYAR Para inscribirse como padrino de una familia, se puede comunicar a los números (608) 2624927-3164237289.

Mar 7 Jun 2022

Banco de Alimentos de Ibagué, catalogado como uno de los mejores del país

Así lo manifestó monseñor Orlando Roa Barbosa, arzobispo de Ibagué, durante un encuentro con medios locales, destacando además la labor que hacen todos los bancos de alimentos en el país y su papel en materia de propender por la seguridad alimentaria de la población en condición de vulnerabilidad. “Los bancos de alimentos han cogido mucha fuerza en Colombia. El Banco de alimentos de Ibagué, en este momento está catalogado como uno de los mejores bancos de alimentos del país, por la seriedad en cómo se maneja, porque indudablemente está cumpliendo con el objetivo de llegar a sectores muy necesitados tanto en la ciudad como en los pueblos y veredas”, observó. Gracias a la generosidad de muchas personas, este banco se ha convertido en uno de los referentes más importantes en seguridad alimentaria en esta región del Tolima, llegando así a favorecer a un número importante de familias de la región, pero también a familias migrantes venezolanas, todo esto, explica el prelado, canalizado a través de las parroquias. Programa “Plan Padrino” Uno de los programas bandera que adelanta el Banco de Alimentos, bajo la dirección del padre Juan Carlos Corzo, es el "Plan Padrino", este permite que cada mes un buen número de familias asegure su alimento diario. Consiste en animar a personas de buen corazón que estén dispuestas a contribuir al menos durante seis meses, con un aporte mínimo de 30 mil pesos mensuales, de manera que esta ayuda beneficie a unas 50 familias de los barrios y veredas de los sectores más necesitados de apadrinamiento. Este programa de ayuda alimentaria va acompañado de la mano de especialistas quienes desde sus diferentes campos brindan ayuda psicosocial y espiritual. COMO APOYAR Para inscribirse como padrino de una familia, se puede comunicar a los números (608) 2624927-3164237289.

Jue 17 Mar 2022

Arquidiócesis de Ibagué ofrece ayuda alimentaria y psicosocial a migrantes

La Pastoral Social de la Arquidiócesis de Ibagué, impulsada por la Asociación de Bancos de Alimentos de Colombia (ABACO), a través del proyecto de fortalecimiento - Atención a Migrantes, entrega atención alimentaria a 150 jefes de hogar de la población venezolana. Este proyecto contempla tres fases, que se desarrollarán a lo largo de 8 meses, durante este tiempo la población migrante que no cuenta con la posibilidad de cubrir sus necesidades básicas, recibirá ayuda alimentaria, asistencia y apoyo psicosocial. Según lo explica Maryory Saavedra, coordinadora del área psicosocial, de la Arquidiócesis de Ibagué, luego de "un estudio y visitas domiciliarias por parte del equipo de la Pastoral Social, se pudieron identificar las necesidades de esta población que, a través de esta importante alianza con ABACO, logra fortalecer los lazos solidarios con 150 hermanos migrantes, que han sido beneficiados a través de este importante proyecto". Es importante resaltar que este proyecto impulsado por ABACO, tiene como aliado al Banco Arquidiocesano de Alimentos de Ibagué y su objetivo está centrado en enfocar estas ayudas alimentarias en la población migrante que reside en la ciudad de Ibagué. Maryory Saavedra, coordinadora del área psicosocial, de la Arquidiócesis de Ibagué

Mié 27 Oct 2021

Premio Gonzalo Jiménez de Quesada al Banco de Alimentos de Bogotá

Por los 20 años de labor en el favorecimiento de las poblaciones más vulnerables de la capital colombiana, de manera especial por el apoyo brindado durante el tiempo de la pandemia, le fue otorgado al Banco de Alimentos de Bogotá el Premio Gonzalo Jiménez de Quesada, un galardón que en su edición 82, entregó la Sociedad de Mejoras y Ornato. La distinción, compuesta por un diploma y la medalla con la imagen del fundador de Bogotá acuñada, fue recibida por el padre Daniel Saldarriaga Molina, director ejecutivo del Banco de Alimentos de Bogotá, de manos de Carlos Roberto Pombo Urdaneta, presidente de la Sociedad de Mejoras y Ornato, en una ceremonia que tuvo lugar en el Museo El Chicó, el dirigente destacó la lucha contra el hambre que este organismo eclesial lideró hacia las comunidades durante la pandemia. “Exaltar los valores ciudadanos de la generosidad, responsabilidad y solidaridad es deber de todos como sociedad. En consecuencia, una labor de amor y fraternidad ante el clamor de millones de personas en condición vulnerable, es un ejemplo real hacia la construcción de la civilidad”, expresó el directivo. Por su parte, el padre Saldarriaga en sus palabras de agradecimiento por la distinción recibida, dijo que “Este reconocimiento es muy significativo porque nos invita a seguir uniendo a mucha gente buena. Estoy seguro que en esta ciudad hay más gente que puede ayudar, que la que necesita, necesitamos seguir contando este cuento para sumar a muchos y alegrar el corazón de los que siendo generosos, se beneficiaran a sí mismos, con estos gestos. La generosidad es la vacuna contra el virus del hambre”. El Premio Gonzalo Jiménez de Quesada Es el reconocimiento que la ciudadanía bogotana otorga desde hace 83 años, por conducto de la Sociedad de Mejoras y Ornato de Bogotá, a quien haya prestado reconocidos servicios a la capital o a sus habitantes. Por su parte, la Sociedad de Mejoras y Ornato de Bogotá es la organización cívica más antigua del país, creada el 17 de marzo de 1917, con un legado filantrópico para la construcción de una ciudad más solidaria.

Mié 20 Oct 2021

BAB: “Que la alimentación en Colombia sea un derecho y no un privilegio”

En el Día Mundial de la Alimentación que se celebró el pasado 16 de octubre, el Banco de Alimentos de Bogotá (BAB), ofreció un reporte en cifras en el que señala que son más de 230 millones de kilos de productos entregados, superando todas las expectativas y alcanzando cada vez más claros y eficientes procesos, desde que se creó este organismo eclesial. En un mensaje entregado para resaltar esta fecha, el padre Daniel Saldarriaga Molina, Director Ejecutivo del Banco, recuerda la misión que siempre ha tenido la Institución “Nuestra tarea diaria es que la alimentación en Colombia sea un derecho y no un privilegio”. Según se resalta en el comunicado, es la segunda vez que se celebra el Día Mundial de la Alimentación en tiempo de pandemia, con gravísimos efectos y alteraciones en los sistemas agroalimentarios y la economía mundial. “Hoy más que nunca, la tarea del BAB es fundamental para apoyar a miles de personas que se han visto golpeadas por los efectos del COVID19 y la crisis social que ha afectado al país”. "La realidad del hambre en nuestro país no tiene razón de ser. Tenemos hambre en un país donde sobra la comida. Cerca de 12 millones de personas no tienen que comer y 560.000 niños menores de cinco 5 años sufren de desnutrición crónica. ¡Esto nos tiene que doler a todos! Son millones de colombianos los que luchan por tener una vida digna para sus familias y se levantan cada día con la esperanza de tener un presente y un futuro mejor”, reitera el directivo. Por último, la institución extiende su agradecimiento a los miles de donantes entre empresas, organizaciones, voluntarios y estudiantes, que, a lo largo de estos 20 años, se han ido sumado a esta iniciativa de llevar alimentos y esperanza a quienes carecen de ellos. El Día Mundial de la Alimentación Se celebra el 16 de octubre de cada año. Fue proclamado en 1979 por la Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación (FAO). Su finalidad es concientizar a los pueblos del mundo sobre el problema alimentario mundial y fortalecer la solidaridad en la lucha contra el hambre, la desnutrición y la pobreza. El día coincide con la fecha de la fundación de la FAO en 1945. De acuerdo con la FAO, cerca de 690 millones de personas padecen hambre en el mundo y el Banco Mundial estima que 233 millones de personas sufrieron de inseguridad alimentaria al finalizar 2020, lo que deja ver el altísimo riesgo de padecer una hambruna que toque a millones de personas.

Lun 23 Ago 2021

Banco de Alimentos: Veinte años brindando seguridad alimentaria

El Banco Arquidiocesano de Alimentos en Bogotá (BAB) celebra su vigésimo aniversario, consolidándose como uno de los referentes más importantes en seguridad alimentaria y la lucha contra el desperdicio de alimentos del país. A lo largo de estos 20 años, esta obra de la Arquidiócesis de Bogotá, ha logrado distribuir más de 228 millones de kilos de alimentos a las poblaciones en condición de vulnerabilidad, que sufren de inseguridad alimentaria y desnutrición. El padre Daniel Saldarriaga Molina, director ejecutivo del Banco de Alimentos, expresó su agradecimiento a aquellas personas que de una u otra forma se han vinculado desde el inicio a esta obra, entre ellos: La academia, organizaciones, empresas, voluntarios y funcionarios de la institución, quienes, con sus aportes económicos, transferencia de productos, entrega de alimentos perecederos o no perecederos, han permitido que se llegue con fraternidad y justicia a tantos que los necesitan. “Dios bendice este día de los 20 años. Ojalá al ver que todavía no dejamos de ser necesarios, podamos ser mucho más importantes con el apoyo de los que nos vean, nos están creyendo y de los que hacen posible que luchemos juntos contra el hambre”, aseveró. El sacerdote resaltó también el difícil momento que enfrenta hoy el país no solo por la pandemia, sino por la realidad social que actualmente se vive, hecho que ha que permitido que este organismo de la Iglesia, continúe trabajando sin descanso para apoyar a miles de familias que han quedado desprotegidas en seguridad alimentaria. “En Colombia hay 12 millones de personas que viven en inseguridad alimentaria, pero que constantemente luchan por conseguir alimentos de vida (…) Hoy más que nunca, la tarea del BAB es fundamental, para apoyar a miles de personas que se han visto golpeadas por los efectos del COVID y la crisis social que enfrenta el país. Misión del Banco Arquidiocesano de Alimentos Su misión ha estado centrada en articular esfuerzos para combatir el hambre. Esta misión, que se consolidó en el 2001 por iniciativa del Cardenal Pedro Rubiano y el apoyo de los empresarios Arturo Calle y Gonzalo Restrepo, entre otros, ha asumido la responsabilidad de alimentar la esperanza de cientos de familias que viven en situación de vulnerabilidad. El Banco de Alimentos de Bogotá lleva dos décadas garantizando que el acceso a los alimentos sea un derecho y no un privilegio. En el último año de la mano de 130 colaboradores, 1.413 voluntarios y 924 estudiantes de buen corazón, el BAB ha logrado no solo multiplicar esfuerzos gracias al entusiasmo de muchos, sino mover millones de kilos de alimentos para transformar diversas realidades.

Mié 24 Mar 2021

Banco de Alimentos de Bogotá logró lo “impensable” durante la pandemia

Durante la pandemia, el Banco de Alimentos de Bogotá (BAB) ha logrado entregar casi 30 millones de kilos de productos en todo el territorio nacional, pues, desde el inicio de esta crisis sanitaria, no ha parado de prestar ayuda a la población más vulnerable del país. En la presentación del informe anual, ofrecido en su asamblea celebrada el pasado 15 de marzo, las directivas del BAB dieron un parte positivo del incremento de ayuda alimentaria que ofrecieron durante el período 2020, llegando a más de un millón quinientas mil personas. "La pandemia no detuvo al BAB, más bien aceleró los esfuerzos traduciendo en acciones de generosidad de más de 15 mil donantes individuales de buen corazón (...) Cuando los pronósticos frente a la pandemia eran desfavorables y los retos se multiplicaban día tras día, nosotros logramos lo impensable”, afirmó el padre Daniel Saldarriaga Molina, director ejecutivo del BAB. Por su parte monseñor Luis José Rueda Aparicio, arzobispo de Bogotá y primado de Colombia, quien estuvo presente en la asamblea, aseguró que "la misión del Banco de Alimentos de Bogotá es un signo de las batallas que, por amor, debemos dar en favor de la humanidad". El comunicado resalta que el año 2020 les dejó unos resultados sin precedentes con la generosidad de las ayudas recibidas y un gran desafío para este año en curso, más aún cuando el BAB celebrará los 20 años de haber sido creado como institución para apoyar a las comunidades más vulnerables. Estas ayudas fueron distribuidas a poblaciones en Bogotá, Cundinamarca, Quibdó, Riohacha, Cúcuta, San Vicente del Caguán, El Salado, Cartagena, Leticia, San Andrés y Providencia, y Buenaventura. Finalmente, las directivas del BAB agradecieron la generosidad de los cientos de donantes y resaltaron el apoyo de 1.150 estudiantes, la energía de más de 3.900 voluntarios y el empuje de un equipo formado por 130 colaboradores, quienes con su compromiso vienen cumpliendo un papel importante en esta labor de ayuda. [icon class='fa fa-download fa-2x'] Descargar comunicado[/icon]

Mar 17 Nov 2020

En tiempos de Covid, el amor tiene la última palabra, no la muerte

Hace ocho meses el país vive una realidad ajena a la que se imaginaba a comienzos de este 2020. Durante este tiempo, la emergencia sanitaria a causa de la Covid-19 ha generado fuertes impactos en la vida social y económica de los colombianos, llevándolos a pasar situaciones extremas de vulnerabilidad y zozobra. Ante esta realidad, la Iglesia católica en Colombia, en concordancia con los valores del Evangelio, activó sus planes de emergencia y puso en marcha acciones inmediatas para tratar de solventar un poco el golpe que la pandemia generó en muchas de las familias colombianas, especialmente las pertenecientes a los lugares más recónditos del territorio nacional. Los resultados del trabajo que la Conferencia Episcopal de Colombia ha realizado durante este tiempo de emergencia sanitaria, fueron expuestos el pasado jueves por monseñor Héctor Fabio Henao Gaviria, director del Secretariado Nacional de Pastoral Social/ Caritas Colombia, en la reunión de obispos colombianos que se llevó a cabo de manera virtual. En primer lugar, el directivo subrayó que la Iglesia ha estado muy activa en el desarrollo de varias acciones, con el fin de dar esperanza en medio de una situación que es dramática, esto, con la convicción de llevar el amor de Dios en todas las circunstancias, particularmente en las emergencias, pues es el amor el que debe dar la última palabra y no la muerte. Lastimosamente la realidad que vislumbró la pandemia y que fue evidenciada por quienes trabajan directamente en las jurisdicciones eclesiásticas, es preocupante, pues se ha identificado que la población con más alto grado de vulnerabilidad son los migrantes, los refugiados solicitantes de asilo, los enfermos terminales, las poblaciones étnicas y las personas internas en los centros carcelarios. Monseñor Henao también mencionó que se presentó un aumento en la violencia intrafamiliar, una situación que ha sido constatada por diferentes organismos del Estado. A esto se suma un aumento en la percepción de inseguridad en zonas urbanas del país a cuenta del empobrecimiento. Las llamadas rentas ilícitas del narcotráfico, la minería ilegal, el asesinato de líderes y lideresas sociales y excombatientes, se suman a este alto porcentaje de las problemáticas que aquejan al país. Finalmente, se encuentra el aumento del desempleo que es cada vez más grave, pues se han alcanzado tasas que no se tenían desde hace 10 años. Ante este panorama y durante la cuarentena estricta, decretada en el mes de marzo, la Iglesia puso en marcha cuatro acciones fundamentales con las que buscó socorrer a la población más necesitada: “pasar de la indiferencia a la unidad, caminar del egoísmo a la solidaridad, pasar de la división a la paz y la convivencia y pasar del olvido a la atención del hermano en necesidad”, afirmó monseñor Henao. “Hemos colocado en primer lugar el apoyo psicosocial, que es una necesidad cada vez más urgente. Se han entregado 19.775 paquetes alimentarios. Por parte del Episcopado se ha brindado también apoyo jurídico, kits de aseo e higiene y de aseo personal. Acceso a servicios de salud a buena parte de la población. Se ha dado apoyo para el trabajo, se han distribuido equipos de bioseguridad especialmente en jurisdicciones alejadas, transporte y ayuda humanitaria. Educación y formación para buena parte de la población dando paso a una dimensión educativa dentro de la Iglesia. Transferencias en efectivo a 20.767 familias, recursos que se hacen a través de acciones bancarias y cuya finalidad es que las personas puedan atender sus necesidades inmediatas y, por último, se ha brindado albergue a 2.477 familias, entre otras ayudas”, señaló el director del SNPS/CC. Son varias las jurisdicciones eclesiásticas que han desarrollado programas por sí mismas con sus recursos, sus colectas y campañas que ha ejecutado localmente. Monseñor Henao manifestó que también se ha venido trabajando en articulación con organismos del Estado, como el Ministerio del Interior, así como con alcaldías y gobernaciones. Las instituciones y fundaciones también han hecho parte de este trabajo articulado, donde se ha logrado la entrega efectiva de mercados, kits de aseo, comida preparada, apoyo económico a poblaciones vulnerables, hospedaje, apoyo psicosocial y acompañamiento espiritual, una acción muy fuerte que se ha desarrollado en muchas diócesis y que realmente responde a una necesidad muy profunda, pues muchas personas están afectadas emocionalmente. “Los proyectos se han acoplado de manera que respondan y fortalezcan la capacidad de la Iglesia de hacer presencia ante esta emergencia sanitaria. Lo segundo es organizar una respuesta operativa y humanitaria coordinada desde Pastoral Social con todos los organismos que integran el Episcopado”, aseveró monseñor Henao. Por último, dijo que la Iglesia continuará reuniendo esfuerzos en pro de ayudar y proteger a los más necesitados, pues aún queda un desafío muy grande, ya que Colombia continúa con aumento significativo en el número de contagios, lo que significa que la situación aún no ha cesado y que puede extenderse por un largo tiempo.