Pasar al contenido principal

comunidades indígenas

Vie 3 Jun 2022

Vivencia del Congreso Regional Misionero en Popayán

Tres momentos fundamentales marcaron el Congreso Regional Misionero del Sur-occidente y Tolima grande, que se realizó en la ciudad de Popayán. Son ellos: En el camino sinodal la escucha de los clamores de la misión; presentación de los testigos de la misión del ayer y del hoy; y un momento especial para dedicarlo a las necesidades de la misión con el hermanamiento misionero. Para monseñor Omar Sánchez Cubillos, arzobispo de Popayán y anfitrión de este encuentro, el Congreso deja grandes retos tanto para los territorios de misión como para quienes tienen el carisma de prestar su servicio como misioneros. Este trabajo de reflexión y compartir dijo el prelado “sirvió para evidenciar las dificultades que existen, pero también reconocer los logros que se han dado en distintas jurisdicciones y comunidades religiosas en materia del servicio misionero”. Resaltó la presencia de los indígenas durante el congreso, quienes solicitaron a los organizadores pensar en la realización de este tipo de eventos, con la especificidad propia de las comunidades y que vayan en la dirección de poder acompañar y evangelizar el mundo indígena. Explicó que las ponencias ayudaron a vislumbrar un horizonte más amplio, menos provincial y a evidenciar que la misión Ad gentes sigue más viva que nunca. Agregó además que “es una llamada que nos debe exigir, nos debe proyectar naturalmente para querer llegar a donde el nombre de Jesús como Salvador no ha llegado”. Agradecimiento y gratitud por este trabajo Al concluir el congreso, monseñor Mario de Jesús Álvarez Gómez, obispo de Istmina-Tadó y presidente de la Comisión Episcopal de Misiones, resaltó que fue una fiesta de misión la que se vivió en esta ciudad blanca. A la vez, expresó su agradecimiento a todos los que hicieron posible este gran evento, entre los que se encuentran: la Arquidiócesis de Popayán, la Comisión Episcopal de Misiones de la Conferencia Episcopal de Colombia (CEC), las Obras Misionales Pontificias (OMP) y el Consejo Nacional Misionero, CONAMI, entre otros. "Aquí vamos avanzando hacia el 2024, donde celebraremos el centenario del primer congreso nacional misionero que se vivió en nuestro país, será un momento de gracia donde realizaremos el 24 octubre el XIII Congreso Nacional Misionero. Que este trabajo que estamos haciendo sea todo por la Misión Ad gentes de nuestro país. Hemos vivido unos días de particular efusión del espíritu en la fuerza de la misión", concluyó el prelado. Por su parte el padre Ramiro Antonio López Montoya, director del Centro Nacional Misionero, del Secretariado Permanente del Episcopado Colombiano (SPEC), resaltó la riqueza de los contenidos expuesto por los conferencistas y el trabajo presentado por los participantes, quienes tuvieron la oportunidad de mostrar sus experiencias desde sus diversas realidades. El Congreso que se realizó en la ciudad de Popayán del 18 al 20 de mayo, estuvo animado bajo el lema “Con María Misionera, más allá de las fronteras”. Contó con la participación de unos 200 delegados de todo el territorio nacional, resaltando de manera especial la asistencia de sacerdotes religiosos, religiosas, laicos y algunos obispos de las Jurisdicciones Eclesiásticas del Sur-occidente y Tolima grande.

Mar 1 Feb 2022

Primer aniversario de la pascua del padre Constantino Gutiérrez

A un año de la pascua de nuestro hermano en el Secretariado Permanente del Episcopado Colombiano (SPEC), padre Constantino Gutiérrez, MXY, (n. 9 dic. 1956 – +7 febrero 2021), responsable del área de ETNIAS del Centro Pastoral de Animación Misionera y director del Instituto Misionero de Antropología –IMA- durante los últimos 11 años, desde la Conferencia Episcopal de Colombia (CEC) elevamos al Señor nuestra oración por su eterno descanso. El padre Constantino falleció el 7 de febrero de 2021, después de una lucha intensiva, en los últimos 20 días de su vida, por vencer las consecuencias de su afectación con el virus COVID 19, en una UCI en la ciudad de Medellín. Junto al padre Constantino hacemos memoria, además, de la señora Estela Restrepo, su secretaria en el IMA, fallecida 5 días después. El padre Constantino se distinguió por su profundo amor e incansable trabajo apostólico por las diversas étnias minoritarias de nuestro país, trabajo que realizó desde el área de ETNIAS de la CEC, en coordinación con la Comisión Episcopal de Misiones. Desde ETNIAS el padre Constantino lideró proyectos para apoyar el trabajo apostólico de diócesis del país con Indígenas, Comunidades Negras (Afros, Palenqueros y Raizales), así como de pueblos Rromi (gitanos) dispersos en varias regiones, especialmente en Boyacá, Cundinamarca y Antioquia. Una prolongación de su trabajo en ETNIAS fue la dirección del IMA, instituto de la Conferencia Episcopal, que tiene como objetivo central apoyar la educación superior de personal de las diversas étnias minoritarias del país. Desde el año de 1989 el IMA realiza su objetivo a través del convenio con la Universidad Pontificia Bolivariana de Medellín, avalado por el Ministerio de Educación Nacional. Estos estudios en ETNOEDUCACIÒN están orientados al conocimiento adecuado de los pueblos, culturas y religiones, a cuyo servicio trabajan los estudiantes, líderes de las étnias y misioneros/as, que viven en sus regiones. El padre Constantino realizó una encomiable labor en el IMA, implementando diversos programas educativos de licenciatura en etno-educación, Especialización en Gestión Humana y Maestría en Administración pública. A través de estos programas, más de 5.000 miembros de estas étnias están en la actualidad prestando sus servicios profesionales en sus lugares de origen. A un año de su partida, desde la CEC, nos unimos a su familia, al Instituto de Misiones Extranjeras de Yarumal, Congregación a la que pertenecía, y a la familia IMA que deploran su ausencia. Desde la Casa de nuestro buen Padre Dios, el padre Constantino y Estelita nos siguen animando en nuestra caminada sinodal con nuestros hermanos y hermanas de la diversidad de étnias minoritarias de Colombia. GRACIAS PADRE CONSTANTINO. Padre Omer Giraldo,MXY Área de ETNIAS, Centro Pastoral de Animación Misionera - CEC

Vie 23 Oct 2020

Vicariato de Inírida continúa brindando apoyo a comunidades indígenas

Dando continuidad al proceso de acompañamiento, en este tiempo de pandemia, a algunas comunidades indígenas en el Departamento del Guainía, el Vicariato Apostólico de Inírida a través de su proyecto brigadas extramurales de salud, se dispone a realizar a partir del próximo mes de noviembre un segundo recorrido de asistencia humanitaria por el río Guainía. Según lo han expresado en un informativo esta misión busca “apoyar y fortalecer la atención en salud a cinco comunidades de la etnia Curripaco en el río Guainía, visitando así Galilea, San Felipe, Puerto Colombia, San José, y Santa Rita, además de dos comunidades de Venezuela incluyendo Maroa y San Gabriel”. Esta brigada irá acompañada de un médico y dos auxiliares de enfermería, quienes atenderán consultas durante siete meses, además una pareja de laicos misioneros distribuirán ayudas humanitarias compuestas por kits de bioseguridad, además de apoyar pastoralmente a estas comunidades a visitar. También Irán otros colaboradores locales en diferentes áreas. En atención a los sectores en mención, se llevarán 1200 paquetes de ayuda alimentaria, 1200 Kits de higiene y, elementos de bioseguridad para cinco centros de salud en Colombia y dos en Venezuela, además de medicamentos y elementos de protección personal. Para los participantes de la brigada, ésta experiencia significa un gran reto profesional con el que se contribuye al país y al departamento en una de las zonas más distantes de la región, ya que como lo expresa el médico Octaviano, quien acompañará la misión “es significativa en el sentido que desde el conocimiento profesional, se está ayudando a mejorar lo que está pasando a causa de la Covid-19, pues se adelantará una investigación de tipo científico, para conocer las características epidemiológicas de ésta zona, que a diferencia de otras regiones del país, son más variadas y resilientes, gracias a la medicina tradicional”. Ésta brigada de salud, respaldada por el Vicariato de Inírida, presidida por monseñor Joselito Carreño Quiñónez y el episcopado colombiano, es un trabajo de gran valía que busca preservar la vida de las personas y ganar la batalla que se viene librando día a día, desde que se inició la emergencia por Covid-19. Fuente: Of. de pastoral de comunicaciones Vicariato Apostólico de Inírida

Lun 27 Jul 2020

Vicariato de Puerto Carreño al servicio de la vida y la dignidad

El Vicariato Apostólico de Puerto Carreño ejecuta varias acciones con el propósito de evangelizar a través de la Pastoral Social. Su compromiso es con los más necesitados, razón por la que han conformado distintos equipos que se encuentran al frente de las pastorales de la salud, la educación, los indígenas y los jóvenes. Las comunidades indígenas de la región son una de las prioridades del Vicarito, actualmente se encuentran trabajando con dos asentamientos: Roncador y Trompillo, con ellos se viene realizando un acompañamiento con el objetivo de crear planes de vida y considerar acciones de incidencia con el gobierno para mejorar su calidad de vida y el acceso a iniciativas de manera más organizada. Con el fin de atender a la población migrante, actualmente se ejecuta un proyecto con el Consejo para Refugiados, a través del cual se entregan raciones de alimentos, donde el 80% de los beneficiarios son migrantes y un 20% población colombiana de acogida. En ese mismo sentido, a través del Secretariado Nacional de Pastoral Social / Cáritas Colombiana, se desarrolla otro proyecto enfocado en migrantes radicados en Colombia, a quienes se les realizan entregas de dinero en efectivo para cubrir sus necesidades básicas. Así mismo, cuentan con la línea IPA, enfocada en la protección de los derechos humanos. Con ella se busca visibilizar casos específicos de colombianos o venezolanos, donde se viola algún derecho y poder aportar a que deje de ser vulnerado, por ejemplo, personas discapacitadas con necesidad de elementos como sillas de ruedas, caminadores o muletas para mejorar su calidad de vida y no cuentan con los recursos para acceder a ellos. En Puerto Carreño hay tres comedores comunitarios en los que se brindan diariamente 540 almuerzos, de lunes a viernes, a través de dos parroquias. La Pastoral Social se ha articulado con varias organizaciones con el fin de tener un mayor alcance de ayuda, una de ellas es Orden de Malta, con quienes han realizado campañas para recolectar medicamentos, elementos para personas con alguna discapacidad y arroz fortificado. Otra de las vinculaciones es a través de familias francesas, que apoyan los talentos de niños y niñas de la región, apadrinando a familias de bajos recursos con aptitudes especiales, no tienen la posibilidad de desarrollarlas, reciben alimento, vestuario y elementos educativos. A raíz de la actual crisis sanitaria, el departamento de Vichada, señala la directora de Pastoral Social del Vicariato, ha sido golpeado fuertemente, ya que la mayoría de su población obtenía el sustento de trabajos informales por un pago diario o en el caso de los indígenas, algunos de ellos no contaban con un trabajo, sino que sobrevivían, desafortunadamente, por medio de la mendicidad. Existe un equipo humanitario local en el departamento, así que desde que iniciaron las restricciones obligatorias de movilidad, desde la Pastoral Social se reunieron y establecieron un plan de acción en el que lograron brindar elementos e información de bioseguridad, mercados, kits de aseo, kits de protección: chinchorro y toldillo, asesorías jurídicas y psicológicas. Estas asesorías han sido uno de los pilares de las acciones ejecutadas en medio de la pandemia, darle a conocer a la gente qué está pasando, muchos de ellos no tienen acceso a medios de comunicación, lo que generó un choque frente a las medidas impuestas, al final, las comunidades indígenas comenzaron a apropiarse de la necesidad de proteger su gente y crearon sus propias medidas dentro de sus comunidades. Como parte del acompañamiento espiritual, los sacerdotes siguen llevando la comunión a cada una de las personas a sus casas, algunos transmiten la misa por internet y cada día a las 9:00 de la mañana, un sacerdote a través de la emisora del Ejército, transmite un mensaje de esperanza para la comunidad. “Ellos van buscando maneras también de que no se pierda esa parte espiritual que es súper importante, porque esa es la que nos da la esperanza para seguir en este proceso que es bastante difícil” asegura Natalia Ceballos, directora de la Pastoral Social de Puerto Carreño. “Si Dios está con nosotros, ¿quién contra nosotros?, en estos momentos donde algunas personas no ven salida, lo que tienen que hacer es literalmente abandonarse en Dios, confiados, teniendo fe y esperanza de que Él todo lo tiene planeado, y nosotros estamos en los planes de Él. Vamos a salir de esto, a pesar de la situación, siempre va a haber una mano amiga que esté dispuesta a colaborar. Y también es una invitación a eso: nadie es tan rico que no tenga qué recibir, ni tan pobre que no tenga que dar, entonces apoyar con lo mínimo al vecino, en unión podemos salir adelante de esta pandemia. Empezar a ver la posibilidad de hacer cultivos propios en nuestros hogares para sostenernos, ir sembrando productos básicos como el tomate, cebolla, cilantro y demás, que podrían aportar a sobrevivir a una crisis como esta”, es el mensaje que Natalia Ceballos envía a los colombianos. Fuente: Oficina de comunicaciones Secretariado Nacional de Pastoral Social

Mié 3 Jun 2020

Se requiere salir de la indiferencia ante las amenazas a líderes sociales: Mons. Henao

Al referirse al Informe sobre la situación de violencia en contra de los líderes sociales y excombatientes en 6 departamentos del suroriente colombiano, monseñor Héctor Fabio Henao Gaviria, director del Secretariado Nacional de Pastoral Social, reiteró la preocupación ante “el incremento de la violencia y las amenazas contra líderes sociales, defensores de derechos humanos, organizaciones indígenas, acciones comunales y excombatientesde la guerrilla de las Farc que optaron por el camino de la reincorporación”. En este sentido, insistió en la urgencia de “salir del estado de indiferencia frente a las amenazas que viven los líderes sociales” y en la necesidad de atención y acciones integrales ante “la situación de los pueblos indígenas, por el abandono en el que se encuentran y por el alto estado de vulnerabilidad que están viviendo frente a los problemas de salud, las amenazas que representa las actuales circunstancias de la pandemia, pero también, presiones, violencia e intimidaciones que reciben desde distintos sectores”. Finalmente, precisó que la Pastoral Social continuará trabajando de manera muy intensa en la protección de las comunidades y en la garantía de sus derechos. Lea “Síntesis de Informe de Asesinatos a Líderes Sociales y Excombatientes - Regional Suroriente. Primer cuatrimestre del año 2020” aquí

Jue 7 Mayo 2020

Vicariato de Inírida presta ayuda humanitaria a comunidades indígenas

Como parte de las acciones sociales que realiza el Vicariato Apostólico de Inírida en este tiempo de pandemia y con el apoyo de un grupo de profesionales en el área de la salud, en días pasados salió una embarcación que hizo un recorrido por el Bajo Río Guaviare, con el fin de llevar servicios de prevención en Covid-19 y entrega de kids alimentarios a comunidades indígenas de la zona cinco de Cumaribo en el Vichada. La misión salud, compuesta por un médico, tres enfermeras y un ingeniero agrónomo, realizó un monitoreo y seguimiento al covid-19, brindando atención ágil y oportuna, espacio que fue aprovechado para consultar por diversas patologías como escabiosis, artralgias o dolores musculares y articulares en adultos mayores, enfermedades respiratorias agudas, eda y parasitismo en los niños. Por su parte el director de la misión doctor Octaviano Martín, destacó que, ésta iniciativa del Vicariato, brinda información actualizada sobre el covid-19 y simultáneamente ofrece la posibilidad de atención médica por otras sintomatologías, brindando a las comunidades la posibilidad de acceder a la consulta médica con tratamiento incluido; en éste primer recorrido se atendió cerca de 300 familias de la cuenca baja del río Guaviare en las comunidades de Sejal, San Benito, Laguna Negra, Laguna Colorada, La Rompida y comunidades aledañas. Esta atención extramural en salud, es una herramienta fundamental que se puede constituir en un nexo entre éstas comunidades indígenas y el sistema de salud. El equipo multidisciplinario, además de prestar servicios de salud, llevar alimentos y medicinas; brindó toda la información en lengua propia, de tal forma que esta acción humanitaria fuera de alto impacto en la población indígena, rompiendo las barreras culturales lingüísticas. Finalmente, el recorrido permitió determinar el riesgo en salud al que las comunidades están expuestas, ya que éstas al no ser atendidas agravan el grado de vulnerabilidad, ante la inminente amenaza que el covid-19 representa para los pueblos indígenas. Fuente: Oficina de prensa, Vicariato Apostólico de Inrída

Jue 28 Mar 2019

Comunicado de Obispos del Sur Occidente

Luego de una lectura de la realidad sociopolítica, económica, cultural y religiosa del suroccidente del país, los obispos de esta zona emitieron un comunicado en el que hacen un llamado para que se respete la persona humana y se propicien caminos de dignificación. En su mensaje, evidencian la crisis humanitaria por las que muchas comunidades están atravesando, generando resistencia y movilizaciones por parte de campesinos e indígenas que luchan por la defensa de sus territorios y una vida digna. “Exhortamos a mantener abierta la posibilidad de un diálogo que construya unidad, evite la polarización y sea herramienta fundamental que permita superar diferencias y encontrar soluciones a las situaciones que están viviendo las comunidades del sur occidente del país”, señala la misiva. Durante la reunión que se desarrolló del 25 al 27 de marzo, en el municipio de Chachagui, departamento de Nariño, los obispos firmantes de este mensaje: monseñor Enrique Prado Bolaños, obispo de Pasto; monseñor José de Jesús Grisales Grisales, obispo de Ipiales, y monseñor Orlando Olave Villanova, obispo de Tumaco, piden se trabaje por “soluciones concretas a mediano y largo plazo que promuevan el desarrollo humano integral y el progreso de nuestras comunidades, evitando futuras acciones que menoscaben la dignidad humana”. Ante el desabastecimiento de productos e insumos básicos, los prelados instan a buscar caminos que lleven prontamente a solucionar esta problemática. Finalmente, llaman a dirigir una mirada a esta región del Colombia "que permita superar la histórica marginación y abandono a la que se ha visto sometida". [icon class='fa fa-download fa-2x'] Descargar comunicado[/icon]

Jue 28 Jun 2018

Animadores indígenas y misioneros hablan de familia, comunidad y liderazgo

Del 21 al 25 de junio estuvieron reunidos en Puerto Leguízamo, Putumayo, sesenta animadores y animadoras provenientes de 36 comunidades indígenas de la cuenca del río Putumayo, para la Escuela Semestral de Formación. En el territorio amazónico de Puerto Leguízamo, en el Putumayo colombiano, se desarrolló la Escuela Semestral de Formación de Animadores, Animadoras y Misioneros con pensamiento y corazón amazónicos, tri-fronterizos y en diálogo intercultural. Los participantes son provenientes de los Vicariatos de San Miguel de Sucumbíos (Ecuador), San José del Amazonas (Perú) y Puerto Leguízamo-Solano (Colombia), que en los últimos tres años realizan un camino conjunto de formación de las comunidades indígenas, estimulando para que haya uno o dos animadores que acompañen la experiencia de fe y los procesos comunitarios del sector. Según el padre Fernando Flórez, misionero en Soplín Vargas (Perú), los participantes se reunieron esta vez “para ‘sentipensar’ en torno al tema familia, comunidad y liderazgo, sabiendo que somos territorio, somos pobladores y somos cuidadores, evidenciando la preocupación de la Iglesia encarnada en el Sínodo que ya se viene gestando desde este gran territorio llamado Amazonía". Mons. Joaquín Pinzón, vicario apostólico de Puerto Leguízamo-Solano, destaca el camino que se viene haciendo entre los animadores, animadoras y misioneros para formar líderes locales: “Los animadores y animadoras están haciendo un camino de crecimiento, fortaleciendo su fe y adquiriendo herramientas para ejercer su liderazgo en las comunidades. En los dos últimos encuentros de la Escuela se trató con los animadores de las cuencas de los ríos Caquetá y Putumayo sobre la tarea del líder en la comunidad”. “El objetivo de la Escuela es formar y tener animadores y animadoras que puedan motivar, animar y conducir sus comunidades en la experiencia de fe y también en los procesos comunitarios”, afirma el prelado. Concluye diciendo que “estamos en sintonía con lo que el papa Francisco nos está pidiendo al convocar el Sínodo para la Amazonía, que es buscar caminos para constituir una Iglesia con rostro amazónico”. Por: Julio Caldeira (Revista Dimensión Misionera) Fotos: Fernando Flórez