Pasar al contenido principal

diálogos de paz

Vie 18 Nov 2022

“El Congreso de Reconciliación nos invita a desarmar los corazones y abrirnos a vivir en un ambiente de diálogo y amistad social”

Con estas palabras, monseñor Juan Carlos Barreto, obispo de Soacha y presidente de la Comisión Episcopal de Pastoral Social, hizo la presentación oficial de lo que será el IX Congreso Nacional de Reconciliación a celebrarse en Bogotá del 22 al 24 de noviembre. Señaló que este es un espacio que se ha venido promoviendo en sus varias versiones, donde involucra a todas las Jurisdicciones Eclesiásticas, organizaciones y líderes que trabajan por la paz. Dijo además que, este encuentro debe llevar a la fraternidad del pueblo colombiano, a la reconciliación de todos, en un país tan golpeado por las diversas violencias. “En la coyuntura actual es necesario darle significado a los retos que plantea la reconciliación de un país, a partir de la paz que se tiene que dar desde el nivel familiar, en ambientes educativos, en ambientes de trabajo, de vecinos, pero también en la construcción de paz en el país, en la construcción de paz en la cual estamos implicados todos con las diferentes responsabilidades, desde el Estado, la sociedad civil y también las personas y los grupos que han decidido afectar al país a través de la vía armada”. Por su parte, monseñor Héctor Fabio Henao, delegado para las relaciones Iglesia-Estado por la Conferencia Episcopal de Colombia (CEC), celebró que este Congreso se realice en un momento clave para la paz del país, refiriéndose a los diálogos de paz que en los próximos días se reanudarán entre el Gobierno y la guerrilla del ELN. “Me alegra mucho y le doy gracias a Dios porque este Congreso se realiza en un momento muy clave, en el cual se trata de fortalecer la esperanza, de crear un ambiente que nos ayude en medio de todas las expectativas que hay en el país, frente al enorme desafío de crear una nueva forma de convivencia, una nueva forma de encuentro, de relacionamiento en la población colombiana”, aseveró. Agregó además, que el Congreso muestra un horizonte importante de que la Reconciliación y la paz sí son posibles e invitó a no desfallecer en la larga y compleja tarea de la reconciliación. “Porque el horizonte que se está emprendiendo hoy en el país es de largo aliento, es una tarea de largo alcance, ya hemos dado pasos importantes, pero hay desafíos presentes que nos exigen seguir trabajando incansablemente por la reconciliación de nuestro país”. “El congreso pues, será un escenario muy importante de encuentro, de escucha, porque la escucha es clave en el proceso que estamos viviendo, en el proceso de reconciliación, la escucha tiene un papel muy importante y será también un espacio de diálogo en medio del respeto”, observó. Igualmente, el Rafael Castillo Torres, director del Secretariado Nacional de Pastoral Social (SNPS), durante su intervención dijo que la Iglesia Católica en su labor pastoral, guiada por el Evangelio y la doctrina, siempre ha tenido “el propósito de contribuir al desarrollo de acciones y seguimiento de acuerdos que aporten a la construcción de la paz y la reconciliación, buscando ser una voz de esperanza para las comunidades vulnerables, ante la compleja realidad del país”. Por lo anterior, indicó que el Congreso se realizará con el fin de discernir de manera profunda sobre estas realidades e identificar elementos comunes que contribuyan a construir una propuesta compartida de país. “Este es el camino de esperanza, que como Iglesia queremos abrir y queremos que no solamente la oración nos acompañe, sino también los buenos propósitos para alcanzar una sociedad justa reconciliada y en paz”, apuntó. El padre Eliecer Soto Ardila, secretario general de la Comisión de Conciliación Nacional, explicó que el Congreso es un espacio que se abre para todos los sectores, buscando generar un diálogo respetuoso entre otras Iglesias, con los distintos actores sociales, políticos, económicos y culturales. “No podemos seguir generando encuentros para yo con yo, no podemos seguir generando Congresos de Reconciliación para vernos aquí nosotros como Iglesia, con los que piensan como nosotros. No, aquí vamos a escuchar a todos los que piensan distinto, incluso contrariamente a nosotros”. Esta dijo, es la gran apuesta que viene haciendo la Iglesia, facilitar un diálogo abierto y apoyar las iniciativas en bien de las comunidades que ofrece el Estado y los distintos actores que participan para que pronto se llegue al fin del conflicto. IX CONGRESO NACIONAL DE RECONCILIACIÓN En su novena versión, la Conferencia Episcopal de Colombia,a través del Secretariado Nacional de Pastoral Social (SNPS) y de la Comisión de Conciliación Nacional (CCN). realizará el Congreso de Reconciliación, evento que se llevará a cabo del 22 al 24 de noviembre, bajo el lema: “Abriendo Caminos de Diálogo y Esperanza”. El mismo busca generar un espacio de reflexión acerca de los aportes que realiza la Iglesia Católica, los retos y desafíos en términos de reconciliación y construcción de paz, a la luz del evangelio y la doctrina social de la Iglesia. Ejes temáticos: 1. De la confrontación y exclusión al diálogo inclusivo, (Las diferentes apuestas y propuestas de paz, con diversos actores, sectores, ámbitos, - estrategia eclesial para aclimatar el diálogo en Colombia). 2. De agendas territoriales a proyecto compartido de país (participación real de las agendas territoriales en el Plan de Desarrollo Nacional). 3. De la fragmentación y la polarización a la fraternidad (Reforma Rural Integral, Justicia Transicional y restaurativa, sanciones propias JEP y Recomendaciones del Informe de la Comisión de la Verdad, para favorecer la reconciliación en los territorios). Participantes y metodología En el IX Congreso Nacional de Reconciliación se fomentará una amplia participación y presentación de voces y experiencias de la Iglesia y de las comunidades en los territorios en torno al diálogo social, la reconciliación y la paz. En este contexto, la metodología abordará diferentes espacios como: Iluminaciones doctrinales, presentación de experiencias significativas en los paneles, espacios amplios de preguntas, espacios interactivos de participación: formularios online, murales para escribir sus aportes, conversatorios con preguntas al público, mesas temáticas con la presentación de iniciativas y aprendizajes regionales, y feria de experiencias e iniciativas de diálogo social, construcción de paz y reconciliación. Con el material que se recoja durante el Congreso, se elaborará luego un documento para la formulación de estrategias que permitan el fortalecimiento del trabajo de la Iglesia católica en la construcción de la paz, y sus aportes a la reconciliación y el diálogo social en la sociedad colombiana. Lugar del evento El evento se desarrollará en la ciudad de Bogotá, Hotel Casa Dann Carlton Cl. 94 # 19-71 y podrá seguirse a través de las redes sociales de la Conferencia Episcopal de Colombia @Episcopadocol

Mié 27 Jul 2022

Iglesia católica dispuesta a facilitar caminos de diálogo en Colombia

Atendiendo la invitación hecha por el presidente electo Gustavo Petro Urrego, el pasado 23 de julio, tuvo lugar una reunión entre las directivas de la Conferencia Episcopal de Colombia (CEC) y el Canciller designado, Álvaro Leiva Durán, con el fin de avanzar en esfuerzos conjuntos para iniciar diálogos con la guerrilla del ELN y los grupos armados al margen de la ley. En diálogo con monseñor Héctor Fabio Henao Gaviria, delegado por la Conferencia Episcopal de Colombia para las relaciones Iglesia-Estado, quien estuvo en la reunión que se realizó en la sede de la Arquidiócesis de Bogotá, explicó que fue un espacio de diálogo cordial donde la Iglesia estuvo atenta a escuchar con detenimiento los planteamientos hechos por el Gobierno entrante en materia de paz. Así también, explicó que la Iglesia expuso el carácter pastoral de acompañamiento que siempre ha tenido cuando ha estado presente en los diversos procesos de diálogos en el país y la perspectiva como históricamente le ha aportado al desarrollo de la nación, desde su experiencia evangelizadora llegando a cada rincón del país. El directivo informó que la reunión concluyó con unos compromisos por ambas partes, para seguir avanzando y buscando fórmulas que den salida a la crisis humanitaria y a la violencia que aqueja a gran parte del territorio nacional. Desde la Iglesia agregó, “se mantendrá un diálogo con el Estado y se analizarán las distintas perspectivas relacionadas con este importante tema”. A la reunión asistieron: Mons. Luis José Rueda Aparicio, arzobispo de Bogotá y presidente de la CEC; Mons. Omar Alberto Sánchez Cubillos, arzobispo de Popayán y vicepresidente de la CEC; Mons. Luis Manuel Alí Herrera, obispo auxiliar de Bogotá y secretario general de la CEC; Mons. Héctor Fabio Henao Gaviria, delegado por la Conferencia Episcopal de Colombia para las relaciones Iglesia-Estado; y el Canciller designado, Álvaro Leiva Durán.

Lun 4 Jul 2022

Iglesia: Diálogo con diversas fuerzas del país propuesto por el electo Presidente de Colombia

A propósito de los escenarios y manifestaciones de voluntad para el encuentro y el diálogo entre diversas fuerzas políticas, sociales y económicas en el país, que adelanta por estos días el electo Presidente de la República, Gustavo Petro Urrego, la Iglesia Católica, a través de monseñor Héctor Fabio Henao, delegado de la Conferencia Episcopal de Colombia para las relaciones Iglesia - Estado, comparte su visión sobre los principales elementos que deberían considerarse en dichas conversaciones. Para el informativo de CCN Noticias, de la Comisión de Conciliación Nacional, el directivo destacó la importancia de estos diálogos y preciso: “En el largo camino de construcción de paz, el diálogo no busca homogeneizar las posiciones políticas, no busca ocultar la pluralidad y las diferencias que hay, pero sí busca que desde cada ángulo se pueda apostar a objetivos comunes donde todos ganan, como dice el Papa Francisco". Observó, además, que estos diálogos deben pasar por tres momentos importantes son ellos: la verdad, la justicia y la misericordia, solo así agrega “se podrá avanzar en un diálogo que sea constructivo del proyecto de nación, donde podamos convivir en paz, convivir en el reconocimiento de cada uno los sectores y apuestas que se puedan dar”. Recordemos que el mandatario electo está impulsando la idea de forjar un “gran acuerdo nacional” en torno a su Gobierno. De ahí que busca aglutinar a distintos sectores políticos para mitigar el ambiente de polarización y aclimatar a Colombia para la paz.

Mar 10 Sep 2019

CELAM se une a la Iglesia colombiana en la convicción de que «la paz es posible»

Los miembros del Consejo Episcopal Latinoamericano CELAM, reunidos en cesión por estos días en Bogotá, a través de un mensaje, manifestaron su apoyo a la Iglesia colombiana frente a las iniciativas que adelanta en favor de la paz. "Ofrecemos nuestra cercanía y apoyo a las iniciativas que como Iglesia que peregrina en este país tengan a bien fortalecer para contribuir en generar espacios de reconciliación y paz", señala el mensaje. Esto a propósito del anuncio hecho por un grupo de excombatientes de las FARC de regresar a las armas, y las dolorosas noticias que dan cuenta de hechos de violencia que afectan a hombres y mujeres de diversas condiciones, desde uniformados de la Fuerza Pública y líderes sociales hasta campesinos e indígenas de regiones azotadas por diferentes actores armados. Así mismo, invitaron a instancias como el Estado, la Comunidad Internacional y a los colombianos a “reflexionar con seriedad y ponderación los pasos que deben seguir dándose para caminar hacia la meta de una Colombia reconciliada y en paz”. [icon class='fa fa-download fa-2x'] Descargar comunicado[/icon]

Vie 6 Sep 2019

La Vida Consagrada comprometida con la paz

En el marco de la Semana por la Paz, la Conferencia de Religiosos de Colombia, reafirmó su compromiso de trabajo en la construcción de un país reconciliado y en paz. En un comunicado los miembros directivos de la Institución manifestaron su angustia y desconcierto ante la violencia que siguen viviendo las comunidades en todo el territorio nacional "No queremos que se repita esa historia y como hijos de un mismo Padre nos sentimos llamados a llevar la esperanza, perdón y reconciliación a sus corazones, hogares y comunidades". En este sentido, animaron a religiosos y religiosas a seguir apoyando con entusiasmo la labor evangelizadora en todo el territorio nacional donde están presentes. "Estamos llamados a escuchar el clamor de los pueblos, a salir a las fronteras, a ser hospital de campaña, a llevar la alegría del Evangelio allí donde la vida es amenazada y violentada". Igualmente, ante el desconcierto que ha generado el anuncio de un grupo de desmovilizados de las Farc para volver a las armas, hicieron un llamado al Gobierno colombiano para que retomen con firmeza el cumplimiento de los acuerdos de paz firmados. En este mismo sentido, pidieron que se respete los derechos de quienes con firmeza decidieron abandonar las armas "ellos merecen el respaldo, apoyo y protección en este momento". A quienes le siguen apostando a la guerra los invitaron para que trabajen por la construcción de un mejor país, "donde se testimonie con hechos de vida la justicia, la paz, la solidaridad, la inclusión, la verdad y la reparación". Al referirse al tema de la polarización que vive el país, señalaron que "esto genera odio y no es la vía para el ejercicio de la política como posibilitadora del bien común", por lo que invitaron a trabajar en la construcción de un mejor país, donde con un buen testimonio se construya la justicia, la paz, la inclusión, la verdad y la reparación". [icon class='fa fa-download fa-2x'] Descargar comunicado[/icon]

Mar 3 Sep 2019

Nuncio observa implementación de los Acuerdos de Paz en el Catatumbo

El viernes 30 y sábado 31 de agosto, el Nuncio Apostólico del Papa Francisco en Colombia, Monseñor Luis Mariano Montemayor, estuvo en Norte de Santander, preocupado por el cumplimiento de los Acuerdos de Paz y para alentar la atención migratoria. "Estuve visitando Caño Indio, la sede de los antiguos miembros del Frente 33 de las FARC” (...) Es parte del recorrido que estoy haciendo, para verificar las condiciones de aplicación del Acuerdo de Paz y el estado de ánimo de los ex combatientes”, afirmóMontemayor, durante su visita a esta zona del país, en compañía del Obispo de Tibú, Monseñor Omar Sánchez Cubillos. El Nuncio aseguró que lo que pasó con Iván Márquez “lo veníamos venir”, pero constata que ha estado en cinco Espacios Territoriales de Capacitación y Reincorporación (ETCR), donde ninguno de los ex combatientes tiene ganas de volver, “de ahí no va a volver la mayor disidencia”. Finalizado su paso por Tibú, expresó: “venimos a decirles que no están solos, bien sea que se cumplan o no por parte del Estado todos los compromisos”, recalca en que en cualquier circunstancia, acompañarán a quienes dejaron las armas. En el ETCR de Caño Indio, Catatumbo, los ex guerrilleros reafirmaron su responsabilidad para dar cumplimiento a los Acuerdos de Paz, aseguran que seguirán en el proceso de reincorporación a la vida civil. Visita a la Casa de Paso ‘Divina Providencia’ El representante de Su Santidad, aseguró en su visita a Norte de Santander, que no podía dejar de ir a la Casa de Paso, ya que desde que llegó al país a asumir su rol, inmediatamente empezó a preocuparse por la frontera a causa de las migraciones de los venezolanos. El Nuncio manifestó su preocupación por la inestabilidad que vive Venezuela y “el colapso que nos causa a nosotros en Colombia. Ustedes saben que yo no soy Nuncio Apostólico en Venezuela, sino en Colombia, pero hasta la frontera me toca a mí, así que en cuanto ponen un pie aquí, esa es mi responsabilidad”. Destacó la labor del Obispo de la Diócesis de Cúcuta, Monseñor Víctor Manuel Ochoa Cadavid, a quien alienta a expandir este servicio, el cual ya ha alcanzado grandes resultados. Monseñor Luis Mariano, testifica que “esta Casa es un milagro”, suceso que desglosa en tres milagros: 1. Nació por una iniciativa espontánea. 2. Hace posible que exista gracias a los voluntarios, sino sería inmanejable y nos permite expandirnos, porque tenemos la seguridad que el servicio lo podemos prestar. 3. No falta el arroz y el aceite, que es lo que pedimos siempre; y hasta ahora el milagro de las vasijas que no se vacían, se cumple. Destaca que llegan los recursos, los cuales no han sobrado, pero tampoco han faltado. Incluso, relata que la Cruz Roja, la Agencia de la ONU para los Refugiados (ACNUR), entre otras organizaciones internacionales, “no pueden creer que podamos dar la cantidad de almuerzos completos para desayunos y almuerzos, con poco presupuesto”. “Hay una administración eficiente y eso es un ejemplo a nivel internacional, eso hace que los organismos internacionales y agencias humanitarias quieran colaborar con la Casa de Paso; hasta el Estado Americano quiere trabajar con nosotros y nosotros estamos dispuestos a trabajar con quien quiera verdaderamente ayudar a los venezolanos, esa es nuestra preocupación”. Subraya la colaboración que siempre se ha recibido de la Agencia de los Estados Unidos para el Desarrollo Internacional (USAID), “ha estado desde el principio y ha seguido, nosotros tenemos que reconocerlo y agradecerlo”. Otra cara de las migraciones es la salud, un tema que el Nuncio ve “marginado” por parte del Estado, y, aunque el campo de la salud no es el de la Iglesia, se han aprovechado los recursos que la caridad provee para dar asistencia sanitaria y pediátrica. “He constatado que hoy vienen muchas más mujeres embarazadas y con niños, que antes”. Mientras tanto, reveló que la Orden de Malta, la cual está conectada con la Santa Sede, está “pensando en hacer un esfuerzo por la salud aquí (…) su especialidad es propia de este campo”. Monseñor es realista con la situación e insiste en que Colombia no debe cerrar fronteras, “una solución a este problema no se resuelve porque se vaya Maduro (presidente de Venezuela), ni en seis meses o un año. Primero deben llevar a cabo elecciones legítimas, reconstruir la economía, y eso lleva a lo menos, una década”. Por esto, lamenta la falta de previsión del Estado colombiano en su sistema de salud, porque “los que más han sufrido son los cucuteños, han dejado de recibir la asistencia correcta” por el colapso en las entidades médicas. A pesar de esto, “admiro la paciencia y tolerancia del pueblo colombiano, en permitir que el venezolano sea asistido”. El mayor impacto del fenómeno migratorio se da en la frontera y desata una crisis, la cual, “no ha sido peor, gracias a la Iglesia colombiana, que ha sido de las primeras instituciones y de las más eficaces en ayudar”. Resalta el Nuncio que el Santo Padre apoya fuertemente el esfuerzo de la Iglesia en Colombia por dar este gesto de solidaridad a los hermanos venezolanos.

Vie 14 Jun 2019

Seminario Internacional: El proceso de paz en Colombia después de dos años

En las conclusiones del Seminario que se realizó en la ciudad Washington, por iniciativa del Instituto Kroc, y el Secretariado Nacional de Pastoral Social, donde se evaluaron los dos años del proceso de paz en Colombia, Monseñor Héctor Fabio Henao Gaviria, director de Cáritas, insistió en la importancia del diálogo y escucha entre altos representantes del Estado, el gobierno, la comunidad internacional y la sociedad civil, para buscar alternativas y lecciones aprendidas en el proceso de construcción de paz. Monseñor Henao Gaviria, también explicó como el Seminario concluyó, que construir confianza es crucial para asegurar un proceso de reconciliación a largo plazo en Colombia. Una historia tan prolongada de violencia destruyó la confianza en la sociedad. La confianza en los demás es una herida en el alma de la sociedad. Luego lo expresó en varios puntos que estuvieron presentes a lo largo de las discusiones. Así: La importancia de la participación de todos los niveles y sectores de la sociedad en los debates públicos y en la vida de la democracia. Esto implica que todas las instituciones estén enfocadas en aumentar la comprensión y entendimiento recíprocos. Esto es la manera de evitar que discusiones transitorias escalen hasta convertirse en problemas mayores y se haga casi imposible el diálogo y el encuentro social. Recordó la propuesta del Papa Francisco durante su visita a Colombia de hacer realidad la “cultura del encuentro”. Los ejercicios para asegurar la infraestructura, vincular las regiones afectadas por el accionar de grupos al margen de la ley y por cultivos ilícitos, así como los esfuerzos por lograr mayor seguridad a líderes sociales y comunidades, pasa por el desafío de hacerlo en un marco que cree y refuerce confianza entre los diferentes sectores de la sociedad y sus dirigentes. Las respuestas a víctimas sin distinciones, sobrevivientes y ex combatientes, requiere enfoque en restaurar la dignidad en clave de reconciliación. Es importante asegurar la no repetición sobre todo cuando se habla de planes integrales territoriales, con una presencia de la institucionalidad de largo plazo que recupere confianza para lograr la legitimidad en poblaciones en las que existen numerosas capacidades individuales y colectivas que pueden aportar mucho al proceso. Existen numerosas contradicciones entre actores sociales. Se requiere un enfoque desde la reconciliación para encontrar soluciones. Es urgente fortalecer el diálogo social, el cual es una necesidad en Colombia. La verdad como elemento clave en el proceso. El proceso de recuperación de la verdad debe ser sanador, debe pasar por el conocimiento y reconocimiento de los hechos del pasado para construir un proyecto compartido de sociedad. Lograr consensos con una agenda de futuro es clave para prevenir nuevos conflictos. La confianza da legitimidad profunda a las instituciones. Esto se logra por numerosas iniciativas y diversos caminos. Se trata de dar la oportunidad a todos los sectores comprometidos con la democracia, en medio de sus diferencias, para mantenerse activos en forma permanente. Después de décadas de violencia se requiere de un proceso de largo plazo. Es claro que no se va a lograr en corto plazo dar solución a las dinámicas que han estado en la base de las violencias y alcanzar la confianza. Tal como se analizó hay elementos sociales, estructurales y de actividades ilegales que requieren intervenciones sostenidas en el largo plazo para lograr las metas. Integrar los territorios y las voces de las comunidades indígenas, afrocolombianas, mujeres y líderes es de enorme importancia para fortalecer la confianza en la sociedad en general. El asunto de la tierra, el catastro, los planes de desarrollo con enfoque territorial, requieren una visión que incluya el diálogo y la voz de las comunidades con sus expectativas y planes. La existencia de diferentes narrativas sobre el pasado y el presente es un desafío si no se logra ponerles en diálogo y escucha recíproca. Construir confianza pasa por el respecto por las opiniones de las comunidades sobre su territorio. Monseñor Henao Gaviria concluyó agradeciendo la presencia del Alto Consejero para la estabilización Dr. Emilio Archila, el Defensor del Pueblo Carlos Negret, Pete Maroco de la Oficina de conflictos y operaciones de estabilización del Departamento de Estado y numerosos expertos internacionales. El evento se desarrolló en el marco del trabajo de incidencia del Grupo de Trabajo por Colombia -GTC, que en esta ocasión se encuentra en Estados Unidos desarrollando acciones de reflexión e incidencia sobre la construcción de la paz y reconciliación en el país. Fuente: Of. de comunicaciones de SNPS

Jue 20 Dic 2018

Parroquia, paz y evangelización, aspectos de la CEC en el 2018

La renovación de la parroquia, los movimientos apostólicos dentro de la vida parroquial, la reconciliación y la paz, fueron algunos de los énfasis trabajados durante este año por la Conferencia Episcopal de Colombia (CEC), así lo compartió monseñor Elkin Álvarez Botero, obispo auxiliar de Medellín y secretario general del Episcopado, al hacer un balance de la gestión durante el período 2018. Al referirse a la parroquia y los movimientos apostólicos dentro de la vida parroquial, señaló que fueron dos Asambleas Plenarias en las que los obispos abordaron estos temas. Fruto de esta reflexión se presentó a las jurisdicciones las conclusiones del trabajo que servirán como marco para el camino pastoral que ha de seguir cada Iglesia particular. Así mismo, hizo énfasis en el trabajo colegial que los obispos realizaron en materia de reconciliación y paz. De manera especial en procura de facilitar las vías para continuar los diálogos con algunos grupos insurgentes; la verificación en el cumplimiento de la firma de los acuerdos de paz con las Farc; y la participación a nivel nacional e internacional en reuniones en procura de buscar la paz y la reconciliación del país. Monseñor Álvarez Botero, resaltó el trabajo de los diferentes departamentos del Secretariado Permanente del Episcopado - SPEC, que tiene la tarea de acompañar en su caminar a las Iglesias particulares del país, cada uno desde su especificidad. Por otra parte resaltó tres momentos vividos a nivel eclesial: Un año de la visita del Papa Francisco; el 50 aniversario de la visita del Papa Pablo VI a Colombia; y los 50 años de la Conferencia de Medellín. “Fueron momentos de gracia y auto reflexión para la tarea de la Iglesia, para seguir caminando con mucha firmeza en todos los programas pastorales y en ser testimonio y luz en medio de una sociedad que necesita del amor de Dios”. El prelado recordó que la CEC ha avanzado dentro de su Plan Global 2012 – 2020, en las dos primeras fases propuestas que son: Promover procesos de nueva evangelización que formen discípulos misioneros y animar la comunión eclesial. Ahora viene la tercera y última etapa del plan que consiste en incidir en la sociedad desde los valores del Evangelio. “De acuerdo al plan pastoral de programación a 9 años que sigue la CEC, esta última está centrada en la incidencia o en el aspecto caritativo y proyección social hacia los hermanos. Tuvimos un momento para la comunión eclesial, otro para el anuncio evangelizador y ahora para esta puesta en práctica de nuestra fe. Así pues, tenemos la triada de lo que corresponde propiamente a la CEC crear comunión, animar procesos de evangelización e incidir desde los criterios del Evangelio en la sociedad”, aseguró. Recordó que el lema que se seguirá para esta última fase fue inspirado en la parábola del Buen Samaritano: ‘Como Jesús ve y haz tú lo mismo’. “Es una invitación para que todos nos tomemos en serio que ser cristiano es ser fermento de los valores del Evangelio, en medio de una sociedad que necesita realmente de la palabra de Dios”. Finalmente, expresó a los colombianos los sentimientos de los obispos de las 77 jurisdicciones, animándolos a no perder la esperanza y a esperar en la fe y en la oración la llegada del Niño Jesús.