Pasar al contenido principal

policía nacional

Lun 1 Ago 2022

Por recrudecimiento de violencia, obispo de Apartadó convoca a jornadas de oración

Ante el recrudecimiento de la violencia y el ataque contra miembros de la fuerza pública, la Diócesis de Apartadó, al noroccidente de Antioquia, en unión con otras fuerzas vivas de la sociedad civil del Urabá Darién, convocaron para que antes de la posesión del nuevo presidente, se realice en cada poblado y ciudad actos simbólicos de rechazo a la violencia armada y se adelanten jornadas de oración, clamando por la paz de esta región. En un comunicado firmado por monseñor Hugo Alberto Torres Marín, obispo de la Diócesis de Apartadó, se rechaza el asesinato de jóvenes, ataques contra estaciones de policía, el cierre de establecimientos educativos y de servicios públicos, todo ello causado por miembros del Clan del Golfo, quienes persisten con amenazas por desplazamiento, confinamiento y asesinato para el control territorial. "Exhortamos a los grupos y personas que están causando este dolor inmenso a la región y al país, para que humanicen el conflicto parando este accionar y utilizando otras alternativas que respetando la vida y cuidando el tejido social, les permita lograr sus objetivos". El prelado expresó su saludo de cercanía y condolencia a los familiares de policías y militares asesinados, así como a las instituciones a las cuales pertenecían y a la población en general. Aseguró su oración por toda la comunidad y les invitó a no perder la esperanza. Según han informado las autoridades, los ataques terroristas contra el Estado en Antioquia se han presentado en Apartadó, Ituango, Ebéjico, Necoclí, Peque, Uramita, Chigorodó, Turbo, Carepa, Santa Fe de Antioquia y Cañasgordas. Como resultado de ellos, 27 uniformados murieron y más de 40 salieron lesionados de los disparos y de las detonaciones de artefactos explosivos. DESCARGAR COMUNICADO

Mié 27 Jul 2022

Episcopado expresa saludo de solidaridad a la Policía Nacional

En una carta dirigida al General Jorge Luis Vargas Valencia, Director General de la Policía Nacional de Colombia, la directivas de la Conferencia Episcopal, expresaron su saludo de condolencia a la Institución por la pérdida de los uniformados asesinados y extendieron su saludo a los familiares de los policías caídos. "Queremos renovar nuestro agradecimiento por la abnegada dedicación de todos los efectivos que integran el cuerpo policial que en las diversas regiones y territorios de nuestra amada nación colombiana hacen presencia institucional". Así mismo, manifestaron su compromiso para unirse a la jornada de oración convocada por el Obispado Castrense, los días 28 y 30 de julio, donde se pedirá al Señor de la Vida por la Policía Nacional y por un país en paz y reconciliado. La misiva fue firmada por Mons. Luis José Rueda Aparicio, arzobispo de Bogotá y presidente de la CEC; Mons. Omar Alberto Sánchez Cubillos, arzobispo de Popayán y vicepresidente de la CEC; Mons. Luis Manuel Alí Herrera, obispo auxiliar de Bogotá y secretario general de la CEC. Descargar CARTA

Vie 10 Sep 2021

Obispado Castrense presenta Plan de Valores: "Es un honor ser policía"

Este jueves 09 de septiembre, en las instalaciones de la Dirección General de la Policía Nacional, el Obispado Castrense de Colombia, a través del Área de Ética y Humanización, hizo la presentación del Plan de Valores: "Es un honor ser Policía". Durante su intervención, monseñor Víctor Manuel Ochoa Cadavid, Obispo Castrense, agradeció el trabajo y el esfuerzo decisivo de tantos policías que en los distintos rincones del país sirven con generosidad, aún en medio de tantas dificultades. “Ellos viven con fuerza extraordinaria y definitiva dejándolo todo y demostrando que su tarea, fundada en la lealtad, fidelidad y lealtad, rompen el mal y fortalece la seguridad de nuestra patria”, aseguró el prelado. Fue un espacio además, donde se hizo el lanzamiento del Diplomado de ética para la seguridad ciudadana, que busca “brindar herramientas conceptuales y prácticas que faciliten el ejercicio profesional integral y transparente de la fuerza y el sector público, en el marco de la ética y de la vida castrense”; así como también, “brindar elementos para el fortalecimiento de las competencias ciudadanas como componente transformador y transversal de sociedades”. La ceremonia contó con la presencia del Inspector General, Mayor General Jorge Luis Ramírez Aragón; el Director de Talento Humano de la Policía Nacional, señor Mayor General Ramiro Castrillón Lara; la Señora Brigadier General Yackeline Navarro Ordoñez, Directora Nacional de Escuelas; la Directora del Área de Ética y Humanización, Dra. Nini Johana Roncancio; y algunos párrocos castrenses de la Policía Nacional.

Mié 11 Ago 2021

Obispado Castrense de Colombia, dona 500 Biblias a la Policía Nacional

Con el fin de acompañar espiritualmente la vida pastoral y psicológica de hombres y mujeres que están al servicio de la Fuerza Pública, este 10 de agosto, el Obispo Castrense de Colombia, Víctor Ochoa Cadavid, hizo entrega de más de 500 Biblias para funcionarios de esta institución. El prelado observó que el objetivo de este acto de entrega es acompañar a quienes tienen fe, “respetuosos de la libertad religiosa, respetuosos también de la autoridad judicial. La libertad religiosa es acompañar a los creyentes”. Igualmente, aseguró que la Palabra de Dios es para muchos de estos funcionarios fuente de vida, que inspira grandes valores éticos y humanos. “Para la Policía Nacional la Palabra de Dios es aliento y es parte de sus grandes valores institucionales, con ese gran lema que nos inspira: Dios y Patria” La ceremonia de la entrega de donación, se realizó en la sede de la Dirección General de la Policía Nacional, contando con la presencia del general Jorge Luis Vargas Valencia, director de la institución, de algunos generales, oficiales, suboficiales y personal civil.

Jue 20 Mayo 2021

Obispado Castrense invita a 30 horas de oración por la paz de Colombia

Ante la actual crisis y las manifestaciones de violencia que se vienen presentando en el país por cuenta del paro nacional, que hoy completa 23 días, el Obispado Castrense, presidido por monseñor Víctor Manuel Ochoa Cadavid, está animando a vivir "30 horas de oración por la paz de Colombia", marcadas bajo el lema: "Abre tu corazón de pueblo de Dios, déjate reconciliar". Se trata de una jornada que inició, este jueves desde tempranas horas y se extenderá hasta el viernes 21 de mayo a las 11:00 a.m., con una eucaristía que presidirá monseñor Ochoa Cadavid, pidiendo el fin de la violencia. Serán 30 horas de adoración eucarística y se realizarán en todas las capellanías castrenses del país, donde participará el personal del Ejército Nacional, la Armada Nacional, la Fuerza Aérea y la Policía Nacional. Toda la celebración de la jornada podrá seguirse a través del canal de YouTube del Obispado Castrense.

Lun 1 Feb 2021

“Quiero ponerme como obispo al servicio de esta tarea con humildad y sencillez”

Este fue el mensaje contundente que expresó el nuevo obispo castrense, monseñor Víctor Manuel Ochoa Cadavid, durante su homilía en la celebración eucarística de posesión canónica realizada el pasado 30 de enero, en la Catedral Castrense Jesucristo Redentor, en Bogotá. Al dirigirse a los miembros de las fuerzas militares y de policía, así como a representantes de todas las instituciones del Ministerio de Defensa, les aseguró que desde el obispado castrense pueden sentirse “arropados, cuidados, apoyados y estimulados en los momentos de dificultad o tristeza que puedan estar pasando”. “Quisiera que hoy nos centráramos en Jesucristo. La acción, la tarea, el servicio del obispado castrense, ese es nuestro principio y fin, anunciar a Jesucristo. Es hacer que cada uno de los miembros de las fuerzas militares ponga su mirada en Jesús. ¡Desde hoy los llamo queridos hijos! (…) Las fuerzas militares y de policía de Colombia no deben tener miedo, porque tienen la certeza de la fe y la certeza de los altos ideales y de las altas tareas a las que están llamados, las más altas tareas en medio de una comunidad constituida como lo es la patria”, agregó. El prelado aseguró que es importante que en el ámbito militar y de policía se viva una experiencia de Dios y de pertenencia a la Iglesia, esto da la seguridad de construir sobre grandes valores. “Allí tienen que vivirse los valores espirituales con una profunda vivencia de Dios. Allí donde están nuestros soldados, oficiales, suboficiales y personal militar y también el personal civil qué sirve al Ministerio de Defensa y a los que han prestado su obra a estas grandes instituciones, encontrarán la presencia de la Iglesia en los párrocos y capellanes, que transmiten y contribuyen a que la vida militar sea un proyecto de vida, animado por altos valores espirituales y humanos”. Monseñor Ochoa Cadavid resaltó seis líneas que considera marcarán el caminar pastoral de servicio en el obispado castrense. Primero: Estado de misión permanente. Observó que el anunciar a Jesucristo será una misión que continuará la Iglesia diocesana del obispado castrense. “Esto no cambia, tenemos que anunciar a Jesucristo, tenemos que hacer que los soldados de tierra, mar, aire y agua y los miembros de la Policía Nacional, vivan a Jesucristo celebrando los sacramentos, orando, encontrando la certeza de la presencia de Dios”. Segundo: Al servicio del sufrimiento. Al afirmar que el sacrificio de las fuerzas armadas y de policía, en ocasiones, es incomprendido y atacado en su oficio, también destacó que la absoluta mayoría de sus miembros están ofreciendo su servicio para cuidar y ayudar a los colombianos. Tercero: Solidaridad y caridad cristiana. Al resaltar la labor de tantos héroes de la patria, que en cumplimiento de su deber han quedado inválidos o con secuelas psicológicas, advirtió que es importante ayudar desde el obispado a estos hombres y mujeres que quizás necesitan de una palabra de aliento. Cuarto: Cuidado de las familias. También puso de presente a los familiares de militares y policías. “Es urgente hoy trabajar en las fuerzas armadas y de policía en favor de las familias de oficiales, suboficiales, soldados, policías, para que brille la luz de Cristo en cada hogar, para que brille una gran riqueza espiritual y humana”. Quinto: Trabajar en la construcción de una Colombia digna, justa, respetuosa de la persona humana. Frente a este aspecto, el prelado trajo a la memoria algunas palabras del Papa Francisco durante su última visita a Colombia y dijo que en este camino hacia la paz “es necesario evangelizar, es necesario tener opciones éticas y es necesario reencontrarse en la dignidad humana”. Sexto: “Tenemos que defender a la persona humana”. “La Iglesia, en su misión, está comprometida con la paz, la justicia y el bien común; es consciente que los principios evangélicos constituyen una dimensión significativa del tejido social colombiano y, por eso, puede aportar mucho al crecimiento del país”, a este respecto el prelado dijo que se trabajará para fortalecer la santidad y la práctica religiosa dentro de los estamentos militares y de policía. Al acto de posesión canónica le acompañaron el nuncio apostólico de Colombia, monseñor Luis Mariano Montemayor; el obispo castrense saliente, monseñor Fabio Suescún Mutis; monseñor Víctor Manuel López, primer obispo castrense de Colombia, y el arzobispo de Bogotá, monseñor Luis José Rueda Aparicio; los obispos auxiliares de Bogotá, monseñor Luis Manuel Alí Herrera y monseñor Pedro Manuel Salamanca Mantilla; y monseñor Timoteo Archimandrita, máxima autoridad de la Iglesia Ortodoxa Griega en Colombia. Igualmente hizo presencia una pequeña delegación de la Diócesis de Cúcuta.

Jue 5 Nov 2020

“Yo les diría sin temor, sean policías santos”: Mons. Fabio Suescún

Esta es la invitación que hace el representante castrense de la Iglesia católica en Colombia, monseñor Fabio Suescún Mutis, quien envió un saludo a todos los miembros de la Policía Nacional, hoy 05 de noviembre, en la celebración de su aniversario 129 como institución. “Saludarlos diciendo ‘Dios y Patria’, este lema hace grande a nuestra Policía; estamos trabajando por una patria mejor, más segura, más grata, donde haya una sana convivencia en todos los ciudadanos. Nuestros policías cuidan de que las relaciones humanas sean de entendimiento, acuerdo, alegría y contribución para el beneficio a los demás”, afirmó. El prelado recordó que, a pesar de los momentos difíciles por los que pueda pasar la Institución, hay que seguir cuidando la imagen de ella y continuar adelante con honor y llenos de mística. “Queridos policías, Dios está con ustedes, Jesús es su amigo y el Espíritu de Dios los impulsa a ejercer su vocación policial con generosidad y con sacrificios”, puntualizó.

Jue 28 Nov 2019

Mensaje del Obispado Castrense a los uniformados de Colombia

En las movilizaciones que se han registrado en el país tras el paro prolongado del 21 de noviembre, la Policía Nacional, y con ellos sus familias, han sido otros de los actores afectados en medio de los disturbios. Ante estos hechos, el Obispo Castrense en Colombia, monseñor Fabio Suescún Mutis, envió un saludo de agradecimiento y reconocimiento a estos héroes de la patria: “Mis queridos policías, en estos días difíciles para el país, sabemos que su trabajo ha sido duro y pesado, quiero que sepan que los estamos acompañando de corazón, que sabemos de la calidad de su servicio y entrega (…) Ustedes son nuestros guardianes, nuestros protectores y su sacrificio es muy grande”. Reconociendo la difícil tarea en el cumplimiento de su deber, el prelado ofreció al personal uniformado sus oraciones para que, fortalecidos con ellas, puedan seguir sirviendo con afecto en la protección y la seguridad de todos los ciudadanos. “Les ofrecemos nuestro cariño, pero ante todo nuestra oración. Estamos orando por ustedes, sabemos lo difícil que es el cumplimiento de su deber y queremos que cuenten con la ayuda de Dios, en Él encuentren la fortaleza para cumplir lo que deben hacer por estos días en beneficio de la guarda de los derechos y también en la protección y seguridad de todos los ciudadanos”, expresó. Por último, extendió su bendición y puso en la protección de la Virgen del Carmen, patrona de la Policía Nacional, cada uno de los miembros de esta Institución. Por otra parte, hizo un llamado a todos los capellanes de las instituciones militares y de policía del país para que, como pastores, manifiesten su cercanía y acompañamiento a estos servidores de la patria: “Debemos estar cerca de ellos porque su corazón tiene aflicción, porque son grandes sus responsabilidades y sus riesgos, porque pueden estar buscando de nosotros espacios para la reconciliación”. “Ahí tienen que estar los capellanes, cerca de sus fieles compartiendo sus dolores y preocupaciones, ojalá ustedes los acompañen con su presencia permanente, su oración y su voz de ánimo para que ellos puedan cumplir rectamente su misión”, aseveró. Los invitó a estar listos, en comunión y en permanente comunicación de lo que pase en las diferentes ciudades del país. “Debemos estar junto con nuestros policías ayudándoles a que cumplan con rectitud su deber, pero también dándoles la voz de animo a ellos, que se sacrifican por el bienestar de todos los ciudadanos”. El Obispado Castrense de Colombia, es también conocido como Ordinariato Militar, ​ es una Iglesia particular católica encargada de atender el servicio religioso de las Fuerzas Militares y de la Policía Nacional, e igualmente a sus familias en cualquier parte del país.