Pasar al contenido principal

salud

Dom 22 Ene 2023

Otros temas para iluminar

Por: Diario El Catolicismo - El panorama para la población colombiana en el presente año no parece muy tranquilo. Ya hemos comentado el que se refiere a la paz. Pero en el horizonte también vienen asuntos de la mayor repercusión social. Por una parte, el Gobierno Nacional está por presentar una reforma al sistema de salud y también al sistema del ahorro pensional. Por otra, cada vez es más notable la importancia negativa que empieza a tener la inflación, cuyos niveles no veía el país hace muchos años y que ha tocado casi todo, pero especialmente el rubro de los alimentos, generando o ahondando más la situación de precariedad de muchas familias colombianas. Y no es menor el problema de desempleo, que no logra disminuir en forma importante, mientras la informalidad ocupa a millones de ciudadanos, con todas las limitaciones y carencias que este modo de trabajo conlleva. Ningún asunto es de poca monta. Como los temas son tan complejos y prácticamente de especialistas, es importante que desde donde se pueda hacerlo, incluyendo a la misma Iglesia, se den luces a los ciudadanos. Hoy en día la gran tentación, tanto del Gobierno como de algunos sectores de la población, es tomar decisiones sin suficiente fundamento y, a la larga, empeorarlo todo. El muy conocido populismo que arroja a la miseria a tanta gente. Sin embargo, no hay que desconocer que sí se requieren cambios profundos en muchos sectores para que el bienestar llegue cada vez a más personas en todo el país. Pero a estos cambios hay que ponerles manejo impecable, cero corrupción y muy alta gerencia para que los sienta la gran mayoría de la población. De lo contrario, todo seguirá igual o tal vez peor. Quizás el primer criterio en las grandes reformas debe ser el de lograr realizar el mayor bien común posible con todo lo que se propone, decide y ejecuta, por supuesto partiendo de la base que lo que está funcionando bien no hay que destruirlo, sino fortalecerlo. La democracia es el sistema de las mayorías y se trata de beneficiarlas en la medida de las posibilidades reales. Un segundo criterio debería ser la conciencia clara de que el progreso y el bienestar de todos es un proceso largo y nunca automático, pero que se puede acelerar en muchos aspectos. En tercer lugar, debe brillar el uso inmaculado de los recursos que, en un país como Colombia, son limitados: no alcanza para todo y no todo se puede hacer al mismo tiempo. A veces, se sabe, por tratar de hacer mucho, se hace poco. A esto se debe añadir que Colombia ya tiene una deuda externa muy abultada y seguir creciéndola no es otra cosa que dirigir el país a una crisis que llegará tarde o temprano, porque las deudas hay que pagarlas. Y, el cuarto criterio tiene que ver con generar más riqueza y no solo pensar en gastar … porque el dinero se acaba. A la ciudadanía hay que darle instrumentos para que apoye o no lo que se le propone. Los impuestos salen de su bolsillo, el ahorro pensional también, los pagos por salud por supuesto. Tiene la ciudadanía todo el derecho a estar bien informada en todo lo que se quiera hacer en estos y otros aspectos que tocan directamente su vida. Y los mismos ciudadanos deben vigilar cada proyecto, cada debate, cada decisión que tenga que ver con su vida cotidiana. El Estado y todas sus instituciones, lo mismo que las instituciones privadas que manejan aspectos como la salud o la pensión de las personas, todos tienen que recordar una y otra vez que su razón de ser y su primer deber moral es responderle a la gente para que pueda vivir dignamente. Desde la Iglesia, en concreto desde su doctrina social, se puede contribuir con conceptos e ideas significativas para que una ciudadanía en tantos aspectos confundida, y también los dirigentes, se orienten bien, y pensando siempre en el bien común, construyan, entre todos, una sociedad más justa, equilibrada y donde todos puedan vivir bien y progresar siempre. Fuente: Oficina Arquidiocesana de Comunicaciones de Bogotá

Vie 11 Feb 2022

Estar al lado de los que sufren

Por: Mons. Juan Carlos Cárdenas Toro – El Papa nos invita a estar cerca de los enfermos - El viernes 11, fiesta de Nuestra Señora de Lourdes, se celebra la 30ª Jornada Mundial del Enfermo. Quisiera resaltar algunos puntos que el Santo Padre plantea en su mensaje para la ocasión y que nos vienen bien en este contexto de pandemia, no sólo por los afectados por el Covid, sino porque hay otra cantidad muy grande de personas que en este contexto, han relegado el debido cuidado de su salud y hoy están experimentando las consecuencias de esto. Así mismo, el descalabro que el sistema de salud, con la debacle de EPS como Coomeva y Emssanar, es un campanazo de alerta para mirar con unos ojos distintos a los enfermos y a los trabajadores de la salud. 1. La misericordia de Dios Recuerda el Santo Padre que «Dios siempre mira a sus hijos con amor […] y nos cuida con la fuerza de un padre y con la ternura de una madre». Los evangelios abundan en relatos de encuentros de Jesús con tantos enfermos. Jesús no pasó de largo ante el sufrimiento de la gente. Y eso es precisamente la misericordia: la capacidad de inclinarse ante la humanidad que sufre y hacer algo para aliviar ese sufrimiento. Inspirados en esta convicción acerca de Dios, los creyentes estamos llamados a ser «testigos de la caridad», derramando «sobre las heridas de los enfermos el aceite de la consolación y el vino de la esperanza». 2. Tocar la carne sufriente de Cristo Esta expresión que es tan propia del Papa Francisco es una invitación a no pasar de largo, a implicarnos ante la enfermedad de nuestros semejantes. Sobre este particular, el Santo Padre se dirige a médicos, enfermeros y enfermeras, personal que asiste y cuida a los enfermos, voluntarios, etc.: «Sus manos, que tocan la carne sufriente de Cristo, pueden ser signo de las manos misericordiosas del Padre. Sean conscientes de la gran dignidad de su profesión, como también de la responsabilidad que conlleva». Todo esto sobre la base de que «El enfermo es siempre más importante que su enfermedad». 3. Los centros de asistencia sanitaria, casas de misericordia ​Aunque en el contexto actual los servicios de salud tienen una fuerte connotación empresarial, el Papa no deja de convocar a que sean espacios de presencia y cercanía, marcados por un profundo sentido humano. Y resalta también el papel delas instituciones católicas, a las cuales califica como «un tesoro precioso que hay que custodiar y sostener». Damos gracias a Dios por los hospitales San Pedro e Infantil y los hospitales mentales que procuran poner al enfermo y sus familias en el centro de sus actividades. +Juan Carlos Cárdenas Toro Obispo Diócesis de Pasto

Dom 6 Feb 2022

¡A vacunarse!

Por: Mons. Carlos Arturo Quintero Gómez - Desde diciembre del 2019, cuando la Organización Mundial de la Salud, reportó la presencia de un virus originado en Wuhan, China, identificado como ‘Coronavirus’, COVID-19, han transcurrido dos años, en los que la ciencia ha ido conociendo mejor las causas y consecuencias del virus, que se ha ido expandiendo con rapidez, llevando al estallido de una pandemia, que sigue haciendo estragos en la faz de la tierra. La aparición del SARS-CoV-2 ha ido desgastando esta sociedad, que ha tenido que vivir desde el confinamiento, pasando por los cambios de hábitos ordinarios hasta llegar a tener que asumir nuevas conductas y comportamientos, a partir de normas de bio-seguridad, frente a las que aún hay resistencia e incluso grupos o movimientos denominados ‘anti vacuna’. Hoy quiero invitarles, queridos lectores, a dar una mirada a lo que han significado estos dos años. Cuántos seres queridos hemos tenido que despedir, sin los rituales religiosos acostumbrados, en medio de un dolor desgarrador, que nos hace experimentar las ausencias, dejando profundas heridas, que tardarán en sanar. Miles de hermanos han tenido que estar en una UCI, luchando para ganar la batalla a la COVID, mientras otros, millones en el mundo, han perdido la batalla. En Colombia, el deceso de 133.560 personas, a la fecha, es una cifra escandalosa, máxime cuando solo en el departamento del Quindío se reportan más de 1944 muertes por COVID. En verdad, estamos frente a un terremoto de magnitudes insospechadas. La OMS, ante esta ola de contagios –estamos en un cuarto pico-, habla de ‘enfermedad endémica’, que significa, que debemos aprender a convivir con este virus, pues ‘ha llegado para quedarse’. Ahora bien, ante esta pandemia, ¿Qué debemos hacer? Lo más importante, asumir las normas de protección personal y comunitaria, como el uso del tapabocas, el gel anti-bacterial o alcohol, el lavado frecuente de las manos y el distanciamiento social, normas básicas, que todos debemos cumplir, con responsabilidad ciudadana y amor al prójimo. Reconozco que, en la sociedad, existen grupos o movimientos ‘anti vacunas’, que se oponen abiertamente a las dosis exigidas y que promueven una resistencia a vacunarse, difundiendo doctrinas personales y generando miedo y zozobra en muchos interlocutores. Es respetable que haya personas que no deseen vacunarse y que invoquen el ‘libre albedrío’, sin embargo, no podemos llegar a radicalismos, impidiendo que otros hermanos tomen conciencia de su responsabilidad social. La ciencia nos está recordando que, muchas personas infectadas o que han muerto a causa del coronavirus, han sido personas que se han resistido a vacunarse, lo que imposibilita, además, que se llegue a la inmunización del rebaño. Repito, tenemos que ser respetuosos de las decisiones de las personas es verdad, pero desde mi condición quiero persuadir a muchos que lean estas líneas, a que se vacunen, como un ‘acto de amor’, en palabras del Papa Francisco. Me hago vacunar, quizás no por mí, quizás no creo en el poder de las vacunas, pero quiero cuidar la vida de mis semejantes, de mis familiares y de las personas con las que entro en contacto cada día; se trata de pensar en el bien común, en los otros, reconociendo que juntos podemos hacer frente a esta pandemia. Aquellos que se resisten a vacunarse, invocan la ciencia, con argumentos nada coherentes; otros invocan sus principios religiosos, cerrando sus oídos y su corazón a la enseñanza da la misma Iglesia, que es madre y maestra; muchos cuestionan a las farmacéuticas y se van en rastre contra los gobiernos, por considerar que se trata de un negocio que traspasa fronteras. Otros opinan que no quieren hacerlo porque las vacunas están elaboradas con membranas de embriones o fetos abortados. Sin embargo, aunque muchos pudieran tener la razón, lo que no podrán ignorar es que el virus no se ha ido y los contagios siguen disparados, porque hemos bajado la guardia en relación con las normas de bioseguridad y los elementos de auto cuidado. Y mientras aparecen nuevas variantes, el personal médico no ha cejado en su misión de ‘salvar vidas’. Por lo menos, asumamos nuestro rol ciudadano, quizás nos llevará a tomar conciencia de la necesidad de vacunarnos. + Carlos Arturo Quintero Gómez Obispo de Armenia

Mié 26 Ene 2022

Papa Francisco: "El enfermo es siempre más importante que su enfermedad"

Al acercarse la fecha de la Jornada Mundial del Enfermo, que se animará el próximo 11 de febrero de 2022, deseamos recordar el mensaje que el Papa Francisco ha enviado para esta ocasión, titulado: “Sean misericordiosos así como el Padre de ustedes es misericordioso. (Lc 6,36). Estar al lado de los que sufren en un camino de caridad”. A partir de cinco puntos, el Pontífice desarrolla su reflexión: “misericordiosos como el Padre”, Jesús, en su carácter de “misericordia del Padre”, el hecho de “tocar la carne sufriente de Cristo”, los centros de asistencia sanitaria como “casas de misericordia” y la “misericordia pastoral” que debe ser, precisamente “presencia y cercanía”. “Misericordiosos como el Padre” Recuerda que, "la misericordia es el nombre de Dios por excelencia, que manifiesta su naturaleza, no como un sentimiento ocasional, sino como fuerza presente en todo lo que Él realiza. Es fuerza y ternura a la vez. Por eso, podemos afirmar con asombro y gratitud que la misericordia de Dios tiene en sí misma tanto la dimensión de la paternidad como la de la maternidad (cf. Is 49,15), porque Él nos cuida con la fuerza de un padre y con la ternura de una madre, siempre dispuesto a darnos nueva vida en el Espíritu Santo". “Jesús, misericordia del Padre” En este aspecto el Pontífice destaca que el testigo supremo del amor misericordioso del Padre a los enfermos es su Hijo unigénito. "¡Cuántas veces los Evangelios nos narran los encuentros de Jesús con personas que padecen diversas enfermedades!". Reconoce, la incansable y generosa labor de los diferentes agentes de la salud, sobre todo en tiempos de pandemia. Además, hace notar la experiencia vivida por muchos enfermos, que en su última etapa de existencia y en las unidades de cuidados intensivos, tuvieron que experimentar la soledad por la falta de afecto y la lejanía de sus familiares. "He aquí, pues, la importancia de contar con la presencia de testigos de la caridad de Dios que derramen sobre las heridas de los enfermos el aceite de la consolación y el vino de la esperanza, siguiendo el ejemplo de Jesús, misericordia del Padre". Tocar la carne sufriente de Cristo El obispo de Roma, advierte que la invitación de Jesús es clara, "ser misericordiosos como el Padre" y allí advierte los agentes sanitarios y voluntarios juegan un papel importante. Queridos agentes sanitarios, su servicio al lado de los enfermos, realizado con amor y competencia, trasciende los límites de la profesión para convertirse en una misión. Sus manos, que tocan la carne sufriente de Cristo, pueden ser signo de las manos misericordiosas del Padre. Sean conscientes de la gran dignidad de su profesión, como también de la responsabilidad que esta conlleva". Al resaltar los avances progresivos de la ciencia médica, el avance de las nuevas tecnologías para el desarrollo de tratamientos y los espacios de investigación para erradicar enfermedades, también advirtió que, esto, no debe hacer olvidar la singularidad de cada persona enferma, con su dignidad y sus fragilidades. "El enfermo es siempre más importante que su enfermedad y por eso cada enfoque terapéutico no puede prescindir de escuchar al paciente, de su historia, de sus angustias y de sus miedos. Incluso cuando no es posible curar, siempre es posible cuidar, siempre es posible consolar, siempre es posible hacer sentir una cercanía que muestra interés por la persona antes que por su patología. Por eso espero que la formación profesional capacite a los agentes sanitarios para saber escuchar y relacionarse con el enfermo". Los centros de asistencia sanitaria, casas de misericordia El Papa recuera en su cuarto punto que esta “también es una ocasión propicia para centrar nuestra atención en los centros de asistencia sanitaria”, gracias a “la misericordia hacia los enfermos” que “ha llevado a la comunidad cristiana a abrir innumerables posadas del buen samaritano, para acoger y curar a enfermos de todo tipo, sobre todo a aquellos que no encontraban respuesta a sus necesidades sanitarias, debido a la pobreza o a la exclusión social, o por las dificultades a la hora de tratar ciertas patologías”. El Papa llama la atención sobre la población más vulnerable “los habitantes de las zonas más pobres del planeta, donde a veces hay que recorrer largas distancias para encontrar centros de asistencia sanitaria. Aún queda un largo camino por recorrer y en algunos países recibir un tratamiento adecuado sigue siendo un lujo. Lo demuestra, por ejemplo, la falta de disponibilidad de vacunas contra el virus del Covid-19 en los países más pobres; pero aún más la falta de tratamientos para patologías que requieren medicamentos mucho más sencillos”. A lo que agrega, “deseo reafirmar la importancia de las instituciones sanitarias católicas: son un tesoro precioso que hay que custodiar y sostener. ¡Cuántos fundadores de familias religiosas han sabido escuchar el grito de hermanos y hermanas que no disponían de acceso a los tratamientos sanitarios o que no estaban bien atendidos y se han entregado a su servicio! Aún hoy en día, incluso en los países más desarrollados, su presencia es una bendición”. La misericordia pastoral: presencia y cercanía Al reconocer las fortalezas que ha desarrollado la pastoral de la salud, a lo largo de estos 30 años, también advierte sobre la discriminación que padecen hoy los pobres y enfermos, se trata de la falta de atención espiritual. "No podemos dejar de ofrecerles la cercanía de Dios, su bendición, su Palabra, la celebración de los sacramentos y la propuesta de un camino de crecimiento y maduración en la fe" y agrega "quisiera recordar que la cercanía a los enfermos y su cuidado pastoral no sólo es tarea de algunos ministros específicamente dedicados a ello; visitar a los enfermos es una invitación que Cristo hace a todos sus discípulos". Al concluir su mensaje el obispo de Roma, puso bajo el amparo de Jesús y la Virgen María, a todos los enfermos y sus familias, para que encuentren sentido, consuelo y confianza. Así también, oró por los agentes sanitarios, para que llenos de Dios, ofrezcan a los pacientes, además de los cuidados adecuados, su cercanía fraterna. Mensaje de la Jornada Mundial del Enfermo 2022 [icon class='fa fa-download fa-2x'] AQUÍ[/icon]

Mié 9 Jun 2021

El Vaticano promueve charlas para personal sanitario y agentes de la salud

Ante la emergencia sanitaria provocada por la pandemia de la Covid-19, el personal sanitario y los agentes de la salud siempre han estado comprometidos en salvaguardar la vida de las personas. Esto, ha llevado a que muchos de ellos vivan niveles de estrés altos, afectando, en muchos casos su estado de salud físico y mental. En este contexto y en atención a este público, el Dicasterio para el servicio del Desarrollo Humano Integral del Vaticano está desarrollando por estos días videoconferencias sobre el tema de la salud, inspirados en las Encíclicas Laudato Si' y Fratelli tutti. "Las videoconferencias ayudarán a los participantes a comprender el impacto de la pandemia sobre el personal sanitario y todos los que forman parte de redes de atención y apoyo. Escucharemos testimonios, compartiremos experiencias e intentaremos responder una pregunta importante: ¿Cómo podemos acompañar a los agentes sanitarios y pastorales implicados en la primera línea de la pandemia?", señalan sus organizadores. Para este jueves 10 de junio, de las 16:00 a 18:20 horas (hora italiana), 9:00 a.m. a 11:20 a.m. (hora colombiana), corresponde la sesión de AMÉRICA LATINA, donde el cardenal Peter K. Turkson, prefecto del Dicasterio para el Servicio del Desarrollo Humano Integral de la Santa Sede, tendrá a su cargo la apertura de la videoconferencia. Expertos conferencistas serán los encargados de abordar temas como: "Experiencia, necesidades y desafíos durante y después de la pandemia de Covid-19"; "Acompañamiento y ayuda al personal sanitario durante y después de la pandemia"; "La presencia cristiana junto a la fragilidad humana en el tiempo de la pandemia"; y "Una ética para los tiempos de la pandemia junto a los profesionales de la asistencia sanitaria". El público, en atención a esta emergencia sanitaria, entre ellos personal sanitario y los agentes de la salud interesados en participar, lo podrán hacer ingresando al siguiente link [icon class='fa fa-download fa-2x'] AQUÍ[/icon]- Webinar ID: 817 8544 4877 /Passcode: 300686

Vie 15 Ene 2021

“La enfermedad tiene un rostro”: Mensaje Jornada Mundial del Enfermo

Con el título: "Dar al que sufre el bálsamo de la cercanía", inspirado en el pasaje evangélico en el que Jesús critica la hipocresía de quienes «dicen, pero no hacen» (cf. Mt 23,1-12), el Papa Francisco presentó el escrito para esta Jornada, que se celebrará el próximo 11 de febrero. En el escrito recuerda la importancia de apoyar y acercarse a quienes sufren una enfermedad. “La cercanía, de hecho, es un bálsamo muy valioso, que brinda apoyo y consuelo a quien sufre en la enfermedad (...) estamos llamados a ser misericordiosos como el Padre y a amar, en particular, a los hermanos enfermos, débiles y que sufren (cf. Jn 13,34-35). Y vivimos esta cercanía, no sólo de manera personal, sino también de forma comunitaria: en efecto, el amor fraterno en Cristo genera una comunidad capaz de sanar, que no abandona a nadie, que incluye y acoge sobre todo a los más frágiles” recuerda. En su escrito, el Santo Padre afirma que esta Jornada "es un momento propicio para brindar una atención especial a las personas enfermas y a quienes cuidan de ellas, ya sea en los lugares destinados a su asistencia como en el seno de las familias y las comunidades". "Quienes sufren en todo el mundo los efectos de la pandemia del coronavirus" Al referirse al tema de la pandemia, señala que esta ha puesto en evidencia las insuficiencias en el sistema de la salud y la carencia de atención a las personas enfermas. “Esto depende de las decisiones políticas, del modo de administrar los recursos y del compromiso de quienes ocupan cargos de responsabilidad. Invertir recursos en el cuidado y la atención a las personas enfermas es una prioridad vinculada a un principio: la salud es un bien común primario”, afirma. Agradecimiento en atención a los enfermos El Pontífice hizo extensivo su agradecimiento al personal de la salud, voluntarios, sacerdotes, religiosas y religiosos, quien con su entrega profesional atienden a tantos enfermos y acompañan a los familiares de los pacientes. “Una multitud silenciosa de hombres y mujeres que han decidido mirar esos rostros, haciéndose cargo de las heridas de los pacientes, que sentían prójimos por el hecho de pertenecer a la misma familia humana”. La Jornada Mundial del Enfermo Fue instituida por el Papa San Juan Pablo II en el mes de mayo del año 1992. “Deseo comunicarle que he decidido instituir la Jornada mundial del enfermo, que se celebrará el 11 de febrero de cada año, memoria litúrgica de la Virgen de Lourdes. En efecto, creo muy oportuno extender a toda la comunidad eclesial una iniciativa que se está realizando en algunos países y regiones, con grandes frutos pastorales”. ¿Por qué el 11 de febrero? Dado que el 11 febrero de 1984, el Papa San Juan Pablo II publicó la carta apostólica: “Salvifici doloris” acerca del significado cristiano del sufrimiento humano. Con el Motu Proprio “Dolentium hominum” del 11 de febrero de 1985, El Pontífice en su momento instituyó la Pontificia Comisión para la pastoral de los Agentes Sanitarios, que con la “Pastor Bonus” de 1988 pasó a llamarse Pontificio Consejo para la pastoral de los Agentes Sanitarios. [icon class='fa fa-download fa-2x'] Leer mensaje de la jornada[/icon]

Mié 22 Abr 2020

¿Más de coronavirus?

Por: Mons. Luis Fernando Rodríguez Velásquez - No se puede negar que hay una especie de sobresaturación en cuanto a la información relacionada con la pandemia que nos acosa. No se trata de quitarle valor a este esfuerzo que se hace para informar a los ciudadanos sobre el desarrollo y expansión de este virus, que a veces se hace más urgente por el hecho de que todavía hay muchas personas que por distintas razones, justificadas o no, están haciendo caso omiso a las advertencias gubernamentales. Ahora no quisiera hablar más del coronavirus, quisiera que volviéramos a la escuela de Jesús. No deja de ser interesante, cómo los discípulos disfrutaban de estar junto a su maestro. De hecho, dice San Marcos, que Jesús “llamó a los que quiso, para que estuvieran con él” (Mc. 3,14). En Betania, Marta y María se esmeraban atendiendo a su amigo Jesús cuando las visitaba en su casa, la una atendiéndolo, la otra escuchándolo sentada a sus pies. (Lc. 10, 38 - 42). En estos días de Pascua, hemos podido también escuchar los pasajes en los cuales Jesús entra a la casa donde están los discípulos, estando las puertas cerradas, no una sino varias veces. Y allí, come con ellos y los instruye. Todo esto hace pensar en lo que estamos viviendo en la cuarentena, durante la cual, estamos siendo convocados, por no decir obligados, a estar recluidos en nuestras casas. La pregunta que debemos hacernos es: en nuestra condición de obispos, sacerdotes, religiosos, religiosas, laicos, ciudadanos en general, ¿cómo estamos asumiendo viviendo esta experiencia? ¿En nuestras casas hemos dejado entrar a Jesús, el Cristo, para contar con su compañía? Sin duda que por lo sorpresivo e inesperado de la cuarentena, para la mayoría estos días de confinamiento son muy difíciles, y más cuando esta misma situación implica realidades como la ausencia de trabajo y por tanto la falta de alimento, o lo que es tan común para un inmenso número de personas, estar en un espacio inadecuado para una larga convivencia familiar, pues no se puede negar, que especialmente las llamadas viviendas de interés social, fueron pensadas más como lugares dormitorios, donde sus residentes trabajan o estudian todo el día y vienen solo a dormir, que lugares para la convivencia. Es entonces necesario aquí apelar a las grandes capacidades humanas y espirituales para superar la adversidad, en lo que hoy se denomina la “resiliencia”. Como creyentes, que ponemos nuestra confianza en Dios, considero que aparte de las muchas técnicas de convivencia, de ocupación de tiempo, de los juegos y actividades didácticas en familia, del trabajo en casa, vale la pena aprovechar esta ocasión para hacer lo mismo que los discípulos de Jesús: aprovechar para estar con él, para escucharlo, para aprender de quien “es manso y humilde de corazón (Mt. 11, 29), para hacer resonar de nuevo sus palabras “vengan a mí todos los que están fatigados y sobrecargados…y hallarán descanso para sus almas” (Mt. 11,28). Estoy seguro que la experiencia de una sana espiritualidad, de aquietamiento del alma, nos permitirá sanar los ímpetus, los cansancios, las frustraciones e incluso los signos de depresión y de tristeza que nos puedan querer dominar. Es vital recuperar el valor del silencio, de los ritmos pausados, de paz interior y de la oración, para sacarle provecho a los días de encierro. El Resucitado que nos ha dicho que estará siempre con nosotros, nos aliente con su palabra de vida: “no tengan miedo, yo estaré con ustedes todos los días hasta el fin del mundo” (Mt. 28, 20). El fin del mundo no ha llegado, pero estamos siendo probados. Dirá el Apóstol San Pedro que aún viviendo en la alegría pascual, “es preciso que todavía por algún tiempo sean afligidos con diversas pruebas, a fin de que la calidad probada de su fe, más preciosa que el oro perecedero que es probado por el fuego, se convierta en motivo de alabanza, de gloria y de honor, en la revelación de Jesucristo” (1Pe. 1, 6-7). Por esto mismo, es necesario que dediquemos un espacio de nuestro tiempo, para no hablar más del coronavirus, sino de aquel que nutre nuestra fe y fortalece en la debilidad. Estemos con Jesús. Escuchemos a Jesús, él es nuestro aliado en estos tiempos de pandemia. + Luis Fernando Rodríguez Velásquez Obispo Auxiliar de Cali

Vie 20 Mar 2020

Cardenal consagra su país al Señor de Monserrate y pide acatar medidas preventivas

Ante el difícil panorama que se vive en Colombia y en el mundo entero por cuenta del COVID-19, el cardenal Rubén Salazar Gómez, celebró el 19 de marzo, Solemnidad de San José, una eucaristía en el Santuario de Monserrate, en la que invitó a todos los colombianos a no perder la esperanza y no dejarse llevar por el miedo. “Vivimos momentos en los que no sabemos qué va a suceder, que muchas veces nos llenan de miedo, de ansiedad, pero no debemos dejarnos llenar de angustia sino todo lo contrario fortalecernos en Dios, en el Señor que todo lo puede, solo falta creer” Durante su homilía recordó que son momentos difíciles y de incertidumbre los que está enfrentando el país y el mundo, “una realidad totalmente nueva y amenazante para todos nosotros que precisamente la vemos como una gran tormenta que se desata sobre toda nuestra vida rutinaria, sobre todo lo que constituye nuestra existencia, porque nos amenaza de una manera la muerte”. Ante esta realidad explicó que “la figura de San José, fiesta que celebra hoy la Iglesia Católica y que nos lo explican las lecturas, invita a una profunda esperanza. José, por lo tanto, es el hombre que acata la Palabra de Dios, que la hace suya y la lleva a la práctica con alegría, en medio de mil preguntas que seguramente le surgieron en su corazón cuando el Ángel le dice ‘no tengas reparo’, podríamos traducir estas palabras diciendo: no temas, sigue adelante, confía en el Señor”. Recordó que, para un hombre de fe, la esperanza le debe llevar a cuidar la salud y proteger la vida, por lo que invitó para que en estos momentos difíciles se acaten en paz todas las medidas restrictivas, que, aunque parezcan duras, ayudarán a salvar muchas vidas. “Porque si somos discípulos misioneros del Señor Jesucristo entonces somos defensores de la vida, tratemos de hacer posible por todos los medios que la salud se preserve y que por lo tanto este daño terrible que está causando el virus sea contenido, sea destruido lo más pronto posible”, aseguró. Celebración de la Semana Santa El cardenal Salazar dijo que ante esta situación atípica para la Iglesia, las celebraciones de Semana Santa no se podrán realizar de manera física como es la tradición, pero exhortó para que estos momentos de fe sean seguidos por los católicos a través de los medios de comunicación tradicionales y virtuales. “De tal manera que tenemos que celebrar el Triduo Pascual y la Pascua como si estuviéramos participando físicamente en las celebraciones litúrgicas, tenemos que seguir con el corazón, con la mente, con todo nuestro ser, todas esas celebraciones, que una vez más nos unamos profundamente a Cristo muerto y resucitado, esto lo podremos lograr gracias a la posibilidad que nos brinda los medios de comunicación”. Consagración al Señor Caído de Monserrate La eucaristía se realizó sin fieles en el templo de Monserrate y participaron además del arzobispo de Bogotá, Cardenal Rubén Salazar Gómez, los obispos de Soacha, monseñor José Daniel Falla y Fontibón, monseñor Juan Vicente Córdoba, quienes al final de la ceremonia hicieron una oración especial para consagrar ante el Señor caído de Monserrate, no solo la Nación colombiana sino al mundo entero, para que sea liberado del mal del coronavirus. Foto redes: Of. de comunicaciones arquidiócesis de Bogotá Videos:Of. de comunicaciones arquidiócesis de Bogotá