Pasar al contenido principal

santo rosario

Lun 19 Sep 2022

Protestar desde la Iglesia

“Convirtieron el Rosario en un arma de protesta”, dijo recientemente un prelado, viendo las imágenes de unas personas situadas en la calle para protestar contra algo que no era de su agrado. Y es cierto. Se ha convertido en una especie de hábito el que algunos católicos se agrupen ante instituciones, clínicas, edificios estatales y, camándula en mano, expresen su protesta por una u otra cuestión. Aunque hay que reconocer la valentía de situarse en la calle para levantar la voz de protesta cuando hay ofensas a la religión y a la Iglesia, cabe preguntarse si una oración como la del Rosario fue diseñada para tal fin, pero, sobre todo, si esos plantones generan a la larga algo positivo o una mayor repelencia con la fe y la Iglesia. En lo que estamos de acuerdo unos y otros es que la Iglesia, los fieles bautizados, no podemos permanecer estáticos cuando hay actos que violentan la libertad religiosa y de culto, cuando se ataca a la institución eclesiástica o a sus ministros, a las comunidades, en razón de su fe. La historia milenaria de la Iglesia demuestra una y otra vez que, si no está atenta a los signos negativos de los tiempos, la fe corre peligro de extinguirse, la Iglesia es desplazada, sus instituciones aniquiladas. Hoy en día se ha visto un despertar notable de los laicos para ser la voz de protesta de la Iglesia pues a veces consideran las intervenciones de los pastores muy genéricas y diplomáticas, sin efectos reales sobre ciertos problemas por solucionar. Sin embargo, pareciera que hoy en día la Iglesia tiene que ser la abanderada del diálogo en todo momento, pero sobre todo en cuestiones problemáticas que causan tensiones. Hay que tener cuidado de no fomentar a nivel de la misma Iglesia y en el campo religioso posiciones extremas y polarizantes, pues cualquier persona radicalizada en lo religioso puede convertirse en problema mayúsculo y hasta generadora de violencia. Por eso, insistimos, el diálogo para crear, fortalecer o sanar vínculos de la fe y la sociedad, o la fe y las instituciones, o la fe y el Estado, debe ser la herramienta –no arma- para lograr acuerdos benéficos para que los creyentes puedan vivir su fe en medio de la sociedad sin mayores inconvenientes. La Iglesia toda debe ser consciente de que estamos en un mundo cambiante y que se hace necesario encontrar las formas adecuadas para continuar su misión en todas partes. En Colombia, la Constitución y las leyes admiten y protegen los derechos religiosos de las personas y en ese marco hay que actuar. Las protestas sobre realidades que afecten derechos adquiridos o la misma libertad religiosa, además de manifestaciones públicas válidas y necesarias, deben ir acompañadas de claros soportes teológicos y jurídicos, de manera que se obtengan los resultados esperados. Pero siempre hay que tener presente que ninguna manifestación eclesial debería producir alejamientos de la fe de otras personas, ni cerrar las puertas del diálogo en toda circunstancia. Como quiera que sea, a todas las personas, incluso a quienes no simpaticen con la Iglesia, esta debe llevarles el mensaje salvador de Jesús y por eso siempre se necesitan puentes. Y la oración que siempre siga siendo eso: oración. Fuente: Oficina Arquidiocesana de Comunicaciones de Bogotá

Vie 10 Dic 2021

Desde el Vaticano se rezará el Rosario en honor a la Virgen de Guadalupe

La Pontificia Comisión para América Latina anunció que el 12 de diciembre de 2021, a las 04:00 a.m. hora de Colombia, Nuestra Señora de Guadalupe tendrá una celebración muy especial en El Vaticano, con el rezo del Santo Rosario desde la Plaza de San Pedro. “Con gozo evangélico, caminando con toda la Iglesia, les compartimos que el Papa Francisco acogió la propuesta de la Pontificia Comisión para América Latina de celebrar la festividad de Nuestra Señora de Guadalupe, patrona de toda América y las Filipinas, el domingo 12 de diciembre en la Plaza de San Pedro”, informó la Comisión. La celebración, que está enmarcada en la fiesta de Nuestra Señora de Guadalupe, Emperatriz de América y Patrona de México, consistirá en el rezo del Rosario iniciando a las 04 de la mañana hora de Colombia. Cada decena del Rosario será rezada por representantes de diferentes pueblos y culturas. Entre cada rezo se tendrán cantos y se pedirá de modo especial por los enfermos de Covid-19. Finalmente, se concluirá con una oración presidida por el Cardenal Marc Ouellet, presidente de la Pontificia Comisión para América Latina y posteriormente, a las 12 m., el Papa Francisco rezará el ángelus desde la ventana del apartamento apostólico.

Lun 11 Oct 2021

Provincia Eclesiástica de Popayán se prepara para la vivencia del camino sinodal

Como un signo de sinodalidad y a portas de inicar en Colombia el proceso del camino sinodal propuesto por el Papa Francisco, la provincia eclesiástica de Popayán realizará este martes 12 de octubre a las 6:00 p.m. el Santo Rosario en intención por la vivencia del Sínodo 2021-2023. La señal de transmisión se emitirá desde el Santuario de Las Lajas en Ipiales, con simultánea desde cada Jurisdicción que hace parte de esta provincia. Son ellas: la Arquidiócesis de Popayán, las Diócesis de Pasto, Tumaco e Ipiales y los Vicariatos Apostólicos de Tierradentro y Guapi. Además podrá seguirse en los fanpage de:@Diocesisdeipialesoficial @TVIPIALES Sínodo 2021 - 2023 Fue el pasado mes de mayo cuando se hizo público el itinerario sinodal aprobado por el Papa Francisco para la XVI Asamblea General Ordinaria del Sínodo de los Obispos, que debe tener lugar en octubre de 2023 con el lema: 'Por una Iglesia sinodal: comunión, participación y misión'. Con esta convocatoria, el Pontífice “invita a toda la Iglesia a interrogarse sobre la sinodalidad: un tema decisivo para la vida y la misión de la Iglesia”. De ahí, la comunión con el obispo de Roma para que en todas las diócesis del mundo se dé inicio a un itinerario al Sínodo, que arranca el 17 de octubre y concluye en el mes de octubre de 2023. Se trata de actividades orientadas a ayudar a entender y vivir la sinodalidad en la Iglesia. Son cuatro las fases contempladas como itinerario: diocesana y nacional entre 2021 y 2022, y continental y mundial entre 2022 y 2023 para concluir en octubre de este último año en Roma con la XVI Asamblea Ordinaria del Sínodo de los Obispos.

Jue 13 Mayo 2021

Millones de personas, pensando en Colombia, rezan hoy el santo rosario

¡Llegó el gran día! Hoy 13 de mayo, los colombianos, unidos a millones de personas en el mundo, rezarán a una sola voz el santo rosario, desde el Santuario Mariano de Nuestra Señora del Rosario de Chiquinquirá, donde se pedirá por el fin de la pandemia, la santificación de la Iglesia y la paz en Colombia. El secretario general de la Conferencia Episcopal de Colombia, monseñor Elkin Álvarez Botero, ha dicho que esta institución en unión con la Diócesis de Chiquinquirá y el Santuario Mariano de Chiquinquirá, se han unido a la iniciativa de "Mater Fátima Internacional", para que este día se realice un acto mariano desde este lugar, donde los colombianos veneran a la Virgen del Rosario de Chiquinquirá, como la Reina de Colombia. "Los invitamos a todos. El Rosario es la oración de la paz y lo hacemos a la Santísima Virgen María, reina de la paz (...) Invitamos a todos a unirse, que seamos uno en la oración, que seamos un pueblo que sigue a Dios y se deja transformar por su gracia", afirmó el prelado. Será un momento de gracia para la Iglesia católica. Este momento mariano iniciará a las 11:00 a.m. con la celebración eucarística, que estará presidida por Fray Carlos Mario Alzate Montes, rector del Santuario Mariano. Seguidamente, se realizará la adoración eucarística y el santo rosario en 15 idiomas. Además, se hará la consagración a los Corazones de Jesús y María, a través de la intercesión de San José, y la jornada finalizará, como es tradición en la basílica, con una procesión que llevará una réplica de la imagen de la Virgen del Rosario de Chiquinquirá y de la Virgen de Fátima. Todos estos momentos de la jornada se retransmitirán por la página en Facebook /episcopadocol y otros medios de comunicación, tradicionales y digitales, que se han unido a este importante acontecimiento de fe católica. Se estima que esta jornada, con la que se conmemora el aniversario 104 de la aparición de la Virgen María en Fátima, Portugal, será transmitida a más de 100 millones de devotos, en al menos 150 países, por canales católicos nacionales e internacionales, así como también por medio de las plataformas virtuales de Mater Fátima.

Mar 11 Mayo 2021

Mayo 13: Rosario Mundial desde Colombia

Este jueves 13 de mayo, en la fiesta de Nuestra Señora Fátima, más de 150 países se unirán en oración desde el Santuario Mariano Nacional de Nuestra Señora de Chiquinquirá, ubicado en el departamento de Boyacá (Colombia), para rezar el tercer “Rosario Mundial de Mater Fátima”. Fray Carlos Mario Alzate Montes, rector del Santuario Mariano, al hacer la invitación para que se unan a este acto mariano, ha dicho que será un momento especial que tiene como intenciones pedir por el fin de la pandemia que azota al mundo, la santificación de la Iglesia y, en este momento de crisis que vive el país, implorar de la Santísima Virgen la paz para Colombia. Sus organizadores han indicado que este espacio de oración iniciará a las 11:00 am con la Santa Misa, minutos después la adoración eucarística y el santo rosario en 15 idiomas. Además, se hará la consagración de los Corazones de Jesús y María, a través de la intercesión de San José, y se finalizará, como es tradición en la basílica, con una procesión que llevará una réplica de la imagen de la Virgen del Rosario de Chiquinquirá y de la Virgen de Fátima. Todos estos momentos de la jornada se retransmitirán en el sitio web de la Conferencia Episcopal www.cec.org.co y en la página en Facebook /episcopadocol La jornada, con la que se conmemora el día del aniversario 104 de la aparición de la Virgen María en Fátima, será transmitida a más de 100 millones de devotos, en al menos 150 países, por canales católicos nacionales e internacional, así como también por medio de las plataformas virtuales de Mater Fátima. Por su parte, el padre Héctor Ramírez, fundador y director de Mater Fátima, contó que la iniciativa del Rosario mundial nació cuando él era capellán del Santuario de Fátima, en Portugal, y fue allí donde se celebró esta primera oración a escala mundial; el segundo se llevó a cabo desde la Basílica de Guadalupe, en México. Así mismo, el sacerdote se refirió al por qué se eligió a Colombia como sede para este Rosario: “Yo no elijo, es la Virgen la que va guiándonos. Al ser un país católico y muy mariano, la Virgen María quiso tener una diferencia con Colombia, una muestra de cariño, especialmente con las necesidades que está teniendo en este momento; quiere darle un abrazo y decirles a todos que no haya miedo, que todo se puede solucionar”. ¿Quiénes convocan? Esta acción de oración y súplica ante Dios y la Virgen Madre es una invitación que se extiende desde la Conferencia Episcopal de Colombia, los frailes dominicos de la Orden de Predicadores -custodios del venerado lienzo de la Virgen de Chiquinquirá- y Mater Fátima, para el Mundo. ¿Qué es Mater Fátima? Surge en 2017 como una iniciativa de un grupo de católicos que quieren hacer, como decía la Virgen a sor Lucía, conocer y amar el Corazón Inmaculado de María y ya Dios se encargará de dar a todas esas personas, familias, países, diócesis, sacerdotes, obispos, etc., todas las gracias que Ella prometió en ese santo lugar.

Vie 7 Mayo 2021

HOY: Obispos colombianos rezan juntos el santo rosario

Hoy viernes 7 de mayo, a partir de las 6:00 de la tarde, el Nuncio Apostólico, la directiva del Episcopado, los Arzobispos y Obispos de Colombia, estarán conectados de manera virtual para rezar juntos el santo rosario implorando por la paz y la reconciliación de nuestro país, así como por el fin de la pandemia. La invitación, hecha desde la Conferencia Episcopal de Colombia (CEC), se extiende a sacerdotes, religiosos, religiosas y fieles laicos, “para que oremos juntos, un mismo día, a una misma hora, pidiendo la intercesión de la Virgen María por la paz de Colombia y la superación de la emergencia sanitaria que afecta al mundo”, explicó monseñor Elkin Álvarez Botero, secretario general de la CEC. Esta plegaria mariana, que se realizará de manera virtual y promocionará los numerales #OremosPorColombia y #OremosJuntos, será transmitida desde las 6:00 p.m. por la página en Facebook de la CEC/ episcopadocol, así como por los medios tradicionales y digitales de arquidiócesis, diócesis, vicariatos apostólicos y otras organizaciones eclesiales que existen en el país.

Vie 7 Mayo 2021

Todo un mes con la Virgen María

Por: Mons, Fernando Chica Arellano - Mayo es el mes mariano por excelencia. En este año 2021 el Sumo Pontífice ha convocado a toda la Iglesia para que se una en oración, apoyada en la intercesión de la Bienaventurada Virgen María, pidiendo el fin de la pandemia y, de manera particular, elevando súplicas por los más afectados. Cada día de este mes la iniciativa ha sido especialmente asignada a un santuario mariano del mundo y el culmen de cada jornada de oración será el rezo del Santo Rosario. Como un modo de unirnos a esta intención, y para facilitar una ambientación general, quiero dedicar los párrafos siguientes a presentar algunas de las referencias explícitas que el Sucesor de Pedro ha reservado a la Madre de Dios en su magisterio pontificio. Concretamente, me centro en sus tres encíclicas: Lumen Fidei (2013), sobre la fe; Laudato Si’ (2015), sobre el cuidado de la casa común; y Fratelli Tutti (2020), sobre la fraternidad y la amistad social. Incluyo además la exhortación apostólica Evangelii Gaudium (2013), sobre el anuncio del evangelio en el mundo actual, ya que ha sido considerada por muchos analistas como el documento programático del pontificado de Francisco. Los misterios gozosos y Evangelii Gaudium “La alegría del evangelio” es, ya desde el título, el tema central de Evangelii Gaudium. Lo cual no puede sorprender, ya que “el Evangelio, donde deslumbra gloriosa la Cruz de Cristo, invita insistentemente a la alegría. Bastan algunos ejemplos: ‘Alégrate’ es el saludo del ángel a María (Lc 1,28). La visita de María a Isabel hace que Juan salte de alegría en el seno de su madre (cf. Lc 1,41). En su canto María proclama: ‘Mi espíritu se estremece de alegría en Dios, mi salvador’ (Lc 1,47)” (Evangelii Gaudium, n. 5). Los misterios gozosos del rosario nos impulsan a contemplar las escenas de la Anunciación a María, la Visitación de esta a su prima santa Isabel, la Natividad del Señor, la Presentación del Niño en el templo y el episodio del Encuentro en el mismo templo. En ellas, descubrimos que “María es la que sabe transformar una cueva de animales en la casa de Jesús, con unos pobres pañales y una montaña de ternura” (Evangelii Gaudium, n. 286). En realidad, “hay un estilo mariano en la actividad evangelizadora de la Iglesia. Porque cada vez que miramos a María volvemos a creer en lo revolucionario de la ternura y del cariño. En ella vemos que la humildad y la ternura no son virtudes de los débiles sino de los fuertes, que no necesitan maltratar a otros para sentirse importantes. Mirándola descubrimos que la misma que alababa a Dios porque ‘derribó de su trono a los poderosos’ y ‘despidió vacíos a los ricos’ (Lc 1,52.53) es la que pone calidez de hogar en nuestra búsqueda de justicia. Es también la que conserva cuidadosamente ‘todas las cosas meditándolas en su corazón’ (Lc 2,19). María sabe reconocer las huellas del Espíritu de Dios en los grandes acontecimientos y también en aquellos que parecen imperceptibles. Es contemplativa del misterio de Dios en el mundo, en la historia y en la vida cotidiana de cada uno y de todos. Es la mujer orante y trabajadora en Nazaret, y también es nuestra Señora de la prontitud, la que sale de su pueblo para auxiliar a los demás ‘sin demora’ (Lc 1,39)” (Evangelii Gaudium, n. 288). Los misterios dolorosos y Laudato Si’ Por su parte, los misterios dolorosos nos conducen hasta la oración de Cristo en el huerto de Getsemaní, la flagelación del Señor, la coronación de espinas, el Via Crucis, y la crucifixión y muerte de Jesús en el monte Calvario. Junto a ello, el Obispo de Roma nosanima a “escuchar tanto el clamor de la tierra como el clamor de los pobres” (Laudato Si’, n. 49), dado que, en realidad, “no hay dos crisis separadas, una ambiental y otra social, sino una sola y compleja crisis socio-ambiental” (Laudato Si’, n. 139). También en este punto Nuestra Señora viene en nuestra ayuda. “María, la madre que cuidó a Jesús, ahora cuida con afecto y dolor materno este mundo herido. Asícomo lloró con el corazón traspasado la muerte de Jesús, ahora se compadece del sufrimiento de los pobres crucificados y de las criaturas de este mundo arrasadas por el poder humano. Ella vive con Jesús completamente transfigurada, y todas las criaturas cantan su belleza. Es la Mujer ‘vestida de sol, con la luna bajo sus pies, y una corona de doce estrellas sobre su cabeza’ (Ap 12,1). Elevada al cielo, es Madre y Reina de todo lo creado. En su cuerpo glorificado, junto con Cristo resucitado, parte de la creación alcanzó toda la plenitud de su hermosura. Ella no solo guarda en su corazón toda la vida de Jesús, que ‘conservaba’ cuidadosamente (cf Lc 2,19.51), sino que también comprende ahora el sentido de todas las cosas. Por eso podemos pedirle que nos ayude a mirar este mundo con ojos más sabios”(Laudato Si’, n. 241). Los misterios gloriosos y Lumen Fidei Los misterios gloriosos nos introducen en algunas dimensiones absolutamente nucleares de nuestra fe; son realidades que, además, no pueden captarse plenamente si no es desde la fe. Estamos hablando, en primer lugar, de la Resurrección del Señor, pero también de su Ascensión a los cielos y de la venida del Espíritu Santo en Pentecostés; en el ámbito más directamente mariano, contemplamos la Asunción de María al cielo y la Coronación de la Virgen como Reina y Señora de todo lo creado. En la primera encíclica de Francisco leemos que “en la Madre de Jesús, la fe ha dado su mejor fruto, y cuando nuestra vida espiritual da fruto, nos llenamos de alegría, que es el signo más evidente de la grandeza de la fe. En su vida, María ha realizado la peregrinación de la fe, siguiendo a su Hijo” (Lumen Fidei, n. 58). Por eso, con el Santo Padre, nos dirigimos filialmente a María, madre de la Iglesia y madre de nuestra fe, con el texto que aparece en el número 60 de Lumen Fidei: “¡Madre, ayuda nuestra fe! Abre nuestro oído a la Palabra, para que reconozcamos la voz de Dios y su llamada. Aviva en nosotros el deseo de seguir sus pasos, saliendo de nuestra tierra y confiando en su promesa. Ayúdanos a dejarnos tocar por su amor, para que podamos tocarlo en la fe. Ayúdanos a fiarnos plenamente de él, a creer en su amor, sobre todo en los momentos de tribulación y de cruz, cuando nuestra fe es llamada a crecer y a madurar. Siembra en nuestra fe la alegría del Resucitado. Recuérdanos que quien cree no está nunca solo. Ensénanos a mirar con los ojos de Jesús, para que él sea luz en nuestro camino. Y que esta luz de la fe crezca continuamente en nosotros, hasta que llegue el día sin ocaso, que es el mismo Cristo, tu Hijo, nuestro Señor”. Los misterios luminosos y Fratelli Tutti Finalmente, los misterios luminosos son: el bautismo de Jesús en el río Jordán, la autorrevelación del Señor en las bodas de Caná, la predicación del Reino de Dios, la transfiguración del Señor y la institución de la Eucaristía. Estos misterios fueron introducidos por san Juan Pablo II en el año 2002 con la publicación de la encíclica Rosarium Virginis Mariae, para insistir en que Jesucristo es “la luz del mundo” (Jn 8, 12), lo cual se manifiesta, sobre todo, “en los años de la vida pública, cuando anuncia el evangelio del Reino” (n. 21). Al servicio de este Reino que Jesucristo anuncia y encarna, “la Iglesia es una casa con las puertas abiertas, porque es madre. Y como María, la Madre de Jesús, queremos ser una Iglesia que sirve, que sale de casa, que sale de sus templos, que sale de sus sacristías, para acompañar la vida, sostener la esperanza, ser signo de unidad, para tender puentes, romper muros, sembrar reconciliación” (Fratelli Tutti, n. 276). La vigorosa llamada del papa Francisco a la fraternidad universal, “tiene también una Madre, llamada María. Ella recibió ante la Cruz esta maternidad universal (cf. Jn 19,26) y está atenta no solo a Jesús sino también ‘al resto de sus descendientes’ (Ap 12,17). Ella, con el poder del Resucitado, quiere parir un mundo nuevo, donde todos seamos hermanos, donde haya lugar para cada descartado de nuestras sociedades, donde resplandezcan la justicia y la paz” (Fratelli Tutti, n. 278). Conclusión María santísima vivió en intensa y honda comunión con su divino Hijo. Ella es modelo perfecto y puro de santidad. Que su ejemplo nos aliente en este mes de mayo. No dejemos de repetir amorosa y constantemente su Nombre. No nos cansemos de abandonarnos a su cuidado materno, rezando para que se incremente en nuestros días el número de hombres y mujeres que, a través de una fe humilde y sencilla, testimoniada en la vida, sean por doquier sal de la tierra y luz del mundo. Con el rezo diario del Santo Rosario, encomendemos a la guía tierna y solícita de la Madre de Dios la vitalidad de las comunidades cristianas, la fidelidad de las almas consagradas, el camino futuro de los jóvenes, la penuria de los desempleados, la aflicción de los atribulados, la suerte de los prófugos, los migrantes y desterrados, el clamor de los hambrientos y la paz y la concordia del orbe entero. Que María enjugue las lágrimas de los contagiados por el coronavirus y de cuantos han visto fallecer a sus seres queridos por esta cruel pandemia. Que Ella alcance también cuantiosas bendiciones a quienes cotidianamente luchan para erradicar de una vez por todas este flagelo, que tan inicuamente nos está fustigando. Monseñor Fernando Chica Arellano Observador Permanente de la Santa Sede ante la FAO, el FIDA y el PMA

Mié 5 Mayo 2021

Viernes 7 de mayo: Oremos por Colombia

Este viernes 07 de mayo, la Iglesia católica realizará una jornada de oración para pedir por la reconciliación, la paz y la unión de nuestra nación, así lo han dado a conocer las directivas de la Conferencia Episcopal de Colombia (CEC). Esta jornada, denominada ‘Oremos por Colombia’, busca atender el clamor del pueblo colombiano que pide a gritos que cese la violencia y se busque el diálogo como camino para solucionar el conflicto que enfrenta hoy el país. Cómo participar Se trata de animar, desde todas las parroquias del país, para que esta jornada se viva en diferentes espacios, rezando el santo Rosario, celebrando la Eucaristía, uniéndose en adoración al Santísimo, participando en conciertos católicos, entre otros. Corresponde a los párrocos promover la jornada en sus comunidades, para que los fieles se animen a vivir momentos de oración junto con sus familias, y también con vecinos, compañeros de estudio o trabajo, ya sea de manera presencial (guardando todos los protocolos de bioseguridad) o, preferiblemente, recurriendo a la virtualidad. Invitación de los obispos Esta invitación nace de una reflexión expresada por los obispos de Colombia, quienes a través de un comunicado han manifestado su preocupación por el futuro del país, y hacen un llamado urgente y clamoroso para que se detengan estos hechos de violencia y de muerte que se están presentando. DESCARGAR COMUNICADO [icon class='fa fa-download fa-2x'] AQUÍ[/icon] Monseñor Héctor Fabio Henao, director del Secretariado Nacional de Pastoral Social de la Conferencia Episcopal, ha dicho que “la Iglesia ve con mucha preocupación, la violación a los derechos humanos, la destrucción de bienes públicos y privados, los asesinatos, los heridos y desaparecidos que están dejando estas propuestas”. Frente a esta realidad, el directivo recuerda que los obispos en su mensaje invitan a reflexionar en profundidad sobre la necesidad de un diálogo constructivo y transformador. Pero aclara que este diálogo debe ir también acompañado de un ejercicio de espiritualidad, “donde todos nos unamos este viernes desde las parroquias, los hogares y los diferentes espacios, para pedir al corazón amadísimo de Jesús que nos dé el don de la reconciliación y la paz en Colombia”.