Pasar al contenido principal

Domingo de Ramos

Dom 10 Abr 2022

Domingo de Ramos: “Aprendamos el camino del servicio, el perdón y la oración”

Fue la exhortación de monseñor Luis José Rueda Aparicio, arzobispo de la Arquidiócesis de Bogotá, durante la solemne eucaristía del Domingo de Ramos, en la Catedral Primada de Bogotá, este 10 de abril. “Con los ojos y el corazón puestos en Cristo Jesús, que se entrega por amor a nosotros, y tras prepararnos en el tiempo de Cuaresma con la oración, la penitencia y el ayuno, aprendamos las enseñanzas de su pasión y gocemos de su Resurrección”, señaló el prelado al indicar tres caminos para el seguimiento a Jesús, para vivir como discípulos misioneros: “Jesús es servidor de la humanidad, se hace el menor. Aprendamos a ser el último” Ante el altercado de los discípulos por saber quién era el más importante les recuerda que el que quiera ser el primero se haga servidor de todos. Debemos entender la autoridad como servicio a los sencillos, a los humildes, a los más pobres. La autoridad es para servir no para someter. Promovamos la economía de servicio no de la acumulación. “Jesús es maestro del perdón. Aprendamos a perdonar con la ternura de la misericordia” Ante la negación de Pedro Jesús no tiene mirada condenatoria sino de amigo y de misericordia. Hoy, Él nos sigue mirando con ese amor y compasión. “La oración de Jesús permite encontrar la voluntad del Padre. Intensifiquemos la oración” Esta sea una semana para la oración. Oremos por nuestras familias, por Colombia, y para que el Señor nos enseñe a perdonar. Se necesita ternura para perdonar y esto se encuentra en la oración. Finalmente, monseñor Luis José invitó a leer los capítulos 22 y 23 de San Lucas, “en los que se encontrarán con el rostro de Jesús vivo” y pidió a la Santísima Virgen María su auxilio e intercesión por la reconciliación, la unión y solidaridad en Colombia y en el mundo. Fuente: Of. comunicaciones arquidiócesis de Bogotá

Dom 10 Abr 2022

Francisco: "En la cruz Jesús nos enseña a amar y perdonar a los enemigos"

En una humanidad dividida entre oprimidos y opresores, el Papa Francisco alentó a todos a seguir el ejemplo de Jesús en la cruz, quien ante el inmenso dolor que padecía, "no pensó en salvarse a sí mismo", ni respondió a sus verdugos con gritos o rabia, sino que rezó a Dios para que los perdone. La mañana del 10 de abril, Domingo de Ramos, el Papa Francisco celebró la Santa Misa precedida por la procesión y bendición de las palmas de olivo en una soleada Plaza de San Pedro. Ante la presencia de los fieles y peregrinos allí congregados, el Santo Padre reflexionó sobre el Evangelio del día según San Lucas (Lc 22, 14–23, 56) que narra la Pasión de Jesús y destacó que en el Calvario se enfrentan dos mentalidades: "Las palabras de Jesús crucificado en el Evangelio, «Padre, perdónalos porque no saben lo que hacen» (v. 34), se contraponen, en efecto, a aquellas que pronuncian los soldados que lo crucifican: «Que se salve a sí mismo si este es el Mesías de Dios, el elegido!» (Lc 23,35)". La mentalidad del "yo" se opone a la entrega de Dios En este sentido, Francisco señaló que "salvarse a sí mismo", es decir, cuidarse a sí mismo, pensar en sí mismo y no en los demás, "es el estribillo de la humanidad que ha crucificado al Señor", y que solamente se preocupa "por la propia salud, el propio éxito, los propios intereses; centrada en el tener, en el poder y en la apariencia". Sin embargo -continuó explicando el Pontífice- la mentalidad del yo se opone a la de Dios; "el sálvate a ti mismo discuerda con el Salvador que se ofrece a sí mismo y cuando toma la palabra, no se defiende, ni se justifica o reivindica algo en su beneficio, sino que reza al Padre y ofrece misericordia al buen ladrón"; aquel malhechor que crucificado junto a Él y arrepentido por sus pecados pide al Hijo de Dios que se acuerde de él cuando llegue al paraíso. Jesús implora al Padre que perdone a quienes le hacen daño Asimismo, el Papa invitó a todos a reflexionar sobre las palabras de Jesús en la cruz, quien en medio del dolor lacerante que padecía no recurrió a los gritos ni a la rabia, "no reprocha a sus verdugos ni amenaza con castigos en nombre de Dios", sino que reza por los malvados y dice "Padre, perdónalos": “Clavado en el patíbulo de la humillación, aumenta la intensidad del don, que se convierte en per-dón” Igualmente, en su alocución, Francisco hizo hincapié en que Dios hace lo mismo con nosotros: "Cuando le causamos dolor con nuestras acciones, Él sufre y tiene un solo deseo: poder perdonarnos". Y para darnos cuenta de esto, el Santo Padre exhortó a contemplar a Jesús en la cruz y a agradecerle por su amor, siendo conscientes "de que nunca hemos recibido una mirada más tierna y compasiva", ya que allí, "mientras es crucificado, en el momento más duro, Jesús vive su mandamiento más difícil: el amor por los enemigos". Respondamos a los clavos de la vida con el amor Sin embargo, Francisco recordó que, a menudo, nuestro comportamiento es totalmente el opuesto: "Perdemos mucho tiempo pensando en quienes nos han hecho daño, mirándonos dentro de nosotros mismos y lamiéndonos las heridas que nos han causado los otros, la vida, la historia". "Hoy Jesús -dijo el Pontífice- nos enseña a no quedarnos ahí, sino a reaccionar, a romper el círculo vicioso del mal y de las quejas, a responder a los clavos de la vida con el amor y a los golpes del odio con la caricia del perdón". ¿Seguimos a Jesús o al propio instinto rencoroso? Por otra parte, el Santo Padre alentó a todos a preguntarse si en el curso de sus vidas, "¿siguen al Maestro o siguen al propio instinto rencoroso?". Y, precisamente, para verificar nuestra pertenencia a Cristo, el Papa exhortó a observar cómo nos comportamos con quienes nos han herido, puesto que el Señor nos pide que no respondamos según nuestros impulsos o como lo hacen los demás, sino como Él lo hace con nosotros, viniendo al mundo para traernos el perdón de los pecados: "Compasión y misericordia para todos, porque Dios ve en cada uno a un hijo. No nos separa en buenos y malos, en amigos y enemigos. Somos nosotros los que lo hacemos, haciéndolo sufrir. Para Él todos somos hijos amados, que desea abrazar y perdonar", aseveró Francisco indicando la importancia de no cansarnos de pedir perdón a Dios, ni tampoco de recibirlo y testimoniarlo. Dios puede perdonar todo pecado Finalmente, el Pontífice subrayó el argumento que utiliza Jesús ante el Padre al suplicarle que perdone a quienes lo están crucificando, "porque no saben lo que hacen". "Cuando se usa la violencia -declaró Francisco-ya no se sabe nada de Dios, que es Padre, ni tampoco de los demás, que son hermanos. Se nos olvida porqué estamos en el mundo y llegamos a cometer crueldades absurdas. Lo vemos en la locura de la guerra, donde se vuelve a crucificar a Cristo. Sí, Cristo es clavado en la cruz una vez más en las madres que lloran la muerte injusta de los maridos y de los hijos. Es crucificado en los refugiados que huyen de las bombas con los niños en brazos. Es crucificado en los ancianos que son abandonados a la muerte, en los jóvenes privados de futuro, en los soldados enviados a matar a sus hermanos". "En esta semana -concluyó el Papa- acojamos la certeza de que Dios puede perdonar todo pecado, toda distancia... La certeza de que con Jesús nunca es el fin, nunca es demasiado tarde y caminemos hacia la Pascua con su perdón". Fuente: Agencia Vatican News Fotos: Internet y Vatican News

Dom 10 Abr 2022

Un mundo en contravía

Por: Mons. Darío de Jesús Monsalve Mejía – La historia que la humanidad ha tejido por siglos, después del acontecimiento de Cristo Jesús, no es la de construir con Él y con los cristianos una cultura y civilización explícitas, que desarrollen su proyecto: el de la soberanía del Amor, que une a las personas con un sublime sentido de Dios, y une a las personas entre sí, con un horizonte infinito de “perfección en el Amor”. Si bien muchas vidas humanas ayer y hoy profesamos abiertamente nuestra fe en Jesucristo, no alcanzamos en estos tiempos a marcar una incidencia cierta, real, efectiva, en un concepto unívoco del comportamiento cristiano. Y mucho menos darle rostro cultural, social, ambiental, estructural y universal a una “tendencia de humanidad”, a ese “pensamiento catedral” que plantea el filósofo australiano Roman Karznaric: “superar la mentalidad del aquí y del ahora y de los proyectos egoístas y monopolicos, para concentrar esfuerzos en el proyecto a largo plazo que le dé sostenibilidad y certeza de futuro a las sociedades”. En su obra, “The Good Ancestor” (El Buen Antepasado), el sociólogo y político de Cambridge afirma contundentemente: “La era de la tiranía del aquí y el ahora es la gran responsable de la crisis que está enfrentando el mundo”. Y añade: “el pensamiento catedral, inspirado en las catedrales europeas del medievo, que demoraban siglos en construirse, es la gran salida que el mundo necesita para consolidar su futuro”. Volver al rostro y al ser que reveló Dios en la Encarnación, en la persona y propuesta de Jesús, en su oferta de salvación y restauración, en su plan de libertad ascensional por la vía del espíritu que trasciende y unifica, que nos pone a pensar en grande y en colectivo al mundo, que clava su cruz de No Violencia y de Perdón en toda consciencia que lo invoca: esa es la actividad espiritual, intelectual, comunitaria devocional y litúrgica, a la que nos convoca la SEMANA SANTA 2022. Quizás estemos en las últimas oportunidades antes del caos humano, de la impotencia para reemprender el proyecto de Jesús. Es una luz de salvación en medio del fulgor mortal de las bombas , de la guerra, de sus atrocidades, de su amenaza nuclear. Más que nunca, hoy es imposible quedarse indiferente. O quedarse proyectando al futuro el mismo aquí y ahora en que nos acomodamos. O, como también ocurre, seguir repitiéndose a sí mismo, creyéndose en el ego el intérprete obligado de los demás. Egos que luchan para que nada cambie. Egos que luchan para cambiarlo todo a su pequeña medida. Es un retrato para pensarnos la Pascua 2022. Una rama verde de olivo primaveral, o una hoja y rama de palmera en la “domenica in RAMIS palmarum” ( domingo de ramos), nos permita decir con certeza: ¡Jesucristo está Vivo! !Nosotros queremos VIVIR con Él! + Darío de Jesús Monsalve Mejía Arzobispo de Cali

Jue 7 Abr 2022

Retornemos a la Semana Santa, evento de vida y salvación

Por: Mons. Gabriel Ángel Villa Vahos - En alguna ocasión, un intérprete fundamentalista de la Biblia me preguntó ¿y ustedes los católicos por qué celebran la Semana Santa, si en la Biblia no aparece la palabra Semana Santa, ni manda celebrarla? Así sucede cuando tomamos la Biblia como un código de leyes frías y no como una experiencia salvífica de un pueblo, en la que Dios viene al encuentro de la humanidad y lo lleva a plenitud con el envío de su Hijo Jesucristo. La primitiva Iglesia, deslumbrada por la realidad histórica de la muerte de Cristo, advirtió la necesidad de celebrar litúrgicamente este hecho salvífico, por medio de un rito memorial, donde, en obediencia al mandato expreso del Señor, se renovara sacramentalmente su sacrificio: Hagan esto en memoria mía (1Cor 11,25). Todo el acontecimiento redentor que celebramos en la Semana Santa está ampliamente atestiguado en la Biblia, y corresponde a los últimos momentos de la vida de Cristo. De este modo, en la también conocida como Semana mayor, conmemoramos, en el domingo de Ramos, la entrada en Jerusalén aclamado por los niños, los pobres, la gente sencilla; el jueves la celebración de la Cena pascual que da inicio a la Eucaristía; el viernes, el juicio y sentencia de muerte en cruz, en la Pasión del Señor; el sábado, la Iglesia medita el descanso de Jesús en el sepulcro y por último, en la Vigilia Pascual, revivimos la alegría de su gloriosa resurrección, evento fundamental de la fe cristiana. Este es el acontecimiento que celebramos los cristianos católicos y que en tiempos sucesivos se fue ampliando con las procesiones penitenciales. Pero en el corazón de la Semana Santa está la celebración litúrgica del Triduo Pascual, valga decir: pasión, muerte y resurrección del Señor, los días jueves, viernes y sábado-domingo con la Vigilia Pascual. Pues bien, lo acaecido históricamente hace más de dos mil años, la Iglesia nunca ha dejado de celebrarlo y en Tunja tiene una larga tradición, con las espléndidas celebraciones litúrgicas y las muy reconocidas procesiones, que datan desde la época de la colonia española. Después de dos años marcados por la pandemia del Covid-19, en los que nuestra Semana Santa estuvo limitada en su participación, que no en su celebración central, y ya mejoradas las condiciones de salubridad, retornamos a la celebración de la Semana Santa con las actividades acostumbradas. La Semana Santa no es propiamente una semana de vacaciones o de descanso, sino ante todo un acontecimiento religioso de fe y que, con algunas actividades de cultura religiosa, invita a la contemplación de los acontecimientos de los últimos días de la vida de nuestro Salvador Jesucristo aquí en la tierra, que con sentido de gratitud, seguimos actualizando cada domingo y de manera solemne en la Pascua de cada año. Reavivemos pues, el entusiasmo que ha caracterizado a Tunja en la celebración de la Semana Santa y vivámosla con espíritu de fe y aprendiendo del Divino Maestro el amor, el perdón, la solidaridad, el servicio, el respeto, valores hoy tan necesarios como urgentes en nuestra atribulada nación colombiana. + Gabriel Ángel Villa Vahos Arzobispo de Tunja

Dom 5 Abr 2020

Cardenal Salazar: “Todos somos hermanos en la fragilidad”

Con el templo cerrado y sin la asistencia de fieles, como ha dispuesto la arquidiócesis de Bogotá, inició a las 9:30 de la mañana la eucaristía televisada del Domingo de Ramos, presidida por el cardenal Rubén Salazar Gómez, con un austero rito de bendición de los ramos y sin procesión, aunque se entonó el tradicional canto ‘Tu reinarás’. Como en los últimos dos domingos, la celebración fue transmitida en directo por el canal RCN desde la Capilla del Sagrario –ubicada en el centro de Bogotá, junto a la Catedral Primada de Colombia–, con la participación del obispo auxiliar Luis Manuel Alí y de tres sacerdotes que concelebraron con el cardenal Salazar. En el templo también se encontraba un diácono, un laico ministro de la Palabra, algunas religiosas Hijas de la Iglesia, así como el organista y el cantante que vienen animando las celebraciones por televisión desde el 23 de marzo. La cercanía de Dios Tras la lectura del Evangelio, el cardenal colombiano centró su homilía en la necesidad que tenemos de “comprender el ejemplo de humildad que el Señor nos da en su pasión y que podamos hacerlo vida en nuestra existencia diaria”. ¿Qué nos quiere decir la pasión y muerte de Jesús? se preguntó Salazar, a lo que respondió que “Dios viene a nosotros, no es el Dios altivo, lejano, todopoderoso, impasible, al cual no le interesa su creatura; no, todo lo contrario, es el Dios que se abaja, que asume nuestra condición humana“. Frente a la actual situación a la que se enfrenta el mundo con la pandemia del Covid-19, el arzobispo de Bogotá dijo que “más que nunca hemos comprendido que la humanidad es suficiente, débil, absolutamente impotente frente a la agresión del virus“, pues, de hecho, “todos podemos ser infectados” y nos encontramos expuestos a la muerte. Dios sufre con la humanidad Ante la cruda realidad, “Dios sufre con la humanidad”, agregó Salazar, y siempre esta dispuesto a “asumir nuestra debilidad, nuestra fragilidad, nuestra vulnerabilidad y nuestra muerte”. Así como Cristo grita desde la cruz: Dios mío, Dios mío, ¿por qué me has desamparado?, “en el momento de la muerte es cuando se experimenta hasta las últimas consecuencias la realidad de nuestra soledad“, comentó el cardenal, recordando el dolor que viven muchas personas que se enfrentan por estos días a la realidad de la muerte “solas, llenas de angustia, en una soledad infinita, enfrentados a esa realidad terrible de la muerte”, en medio de la pandemia. Mirarnos con ojos nuevos Por eso, el llamado de Dios en el inicio de esta Semana Santa, para Salazar no es otro que “mirarnos con ojos nuevos”, pues “muchas veces queremos ocultar nuestra fragilidad, nuestra debilidad”. Pero la realidad es que “somos dependientes los unos de los otros”, y “cuando experimentamos el sufrimiento, la enfermedad, la muerte, se nos descubre nuestra verdadera naturaleza: somos unos pobres seres mortales“. En las actuales condiciones, la invitación del cardenal primado de Colombia es a “reconocer nuestra fragilidad” y, desde ahí, “mirar a los demás de otra manera, ya no de arriba hacia abajo, con orgullo y prepotencia”, sino “como seres humanos que comparten con nosotros esa condición de debilidad y fragilidad”. En este sentido, es imprescindible “amar a los demás con sus limitaciones, defectos, pecados… con toda su creaturalidad”, subrayó. El llamado vehemente del arzobispo de Bogotá es a reconocer que “todos somos hermanos en la fragilidad, en la limitación y en la muerte“, por cuanto necesitamos “empezar a ser, de verdad, hermanos de los demás”, con todas sus implicaciones. Constructores de una sociedad nueva “Seamos constructores de una sociedad nueva y diferente”, “de un mundo justo, fraterno y solidario“, por encima de la avaricia y el orgullo, pidió el purpurado colombiano. “Que de esta tragedia surja una humanidad nueva, llena de esperanza, verdaderamente solidaria, capaz de mecanismos para que caminemos juntos… una sociedad justa, fraterna y solidaria”, concluyó el cardenal Salazar. Fuente: Portal Vida Nueva

Dom 5 Abr 2020

“Pandemia nos empuja a tomar en serio lo que es serio y no perdernos en cosas triviales”

En la Misa celebrada en la Basílica de San Pedro del Vaticano en este Domingo de Ramos, el Papa Francisco, se refierió a dos grandes males que aquejan a la humanidad: La traición y el abandono. Sobre este último hizo expresa mención al drama que tiene hoy en jaque a la humanidad, la pandemia del coronavirus. Igualmente, hizo un llamado especial a los jóvenes para que tomen como ejemplo a los verdaderos héroes de hoy y se jueguen la vida como ellos sirviendo a los demás. Inició su homilía recordando que Jesús entregó su vida por nosotros tomando nuestra maldad sobre sí mismo “Dios nos salvó dejando que nuestro mal se enfurezca en Él” –continuó- “Sin reaccionar, solo con la humildad, la paciencia y la obediencia del servidor, exclusivamente con la fuerza del amor. Él nos ama, puesto que pagó por nosotros un gran precio”. La traición. Hagamos un examen de conciencia Señaló como Jesús fue traicionado y condenado injustamente, incluso por aquellos que fueron cercanos a ÉL, recuerda de esta forma lo doloroso que puede ser para una persona el ser engañada o traicionada en la confianza. Explica que esto sucede “porque nacimos para ser amados y amar, y lo más doloroso es ser traicionado por aquellos que han prometido ser leales y cercanos a nosotros. Ni siquiera podemos imaginar cómo era doloroso para Dios, que es amor”. Ante esta realidad, el Papa Francisco animó a realizar un examen de conciencia y a reconocer nuestras infidelidades, solo así, advierte, seremos capaces de ver “¡Cuántas falsedades, hipocresías y duplicidades! ¡Cuántas buenas intenciones traicionadas! ¡Cuántas promesas incumplidas! ¡Cuántas resoluciones quedan por desaparecer!”. Igualmente expresó como “El Señor conoce nuestro corazón mejor que nosotros, sabe cuán débiles e inconstantes somos, cuántas veces caemos, cuán difícil nos levantamos y cuán difícil es sanar ciertas heridas”. Pero a pesar de este panorama –dijo el Papa – “Nos curó asumiendo nuestras infidelidades, eliminando nuestras traiciones. Para que, en lugar de desanimarnos por el miedo a no hacerlo, podamos mirar hacia el Crucifijo y recibir su abrazo”, obteniendo así - anonó el Pontífice- el perdón y el continuar de la mano de Dios. El abandono. Cuando parezca que ni siquiera Dios responde, recordemos que no estamos solos. Tomando del Evangelio de San Mateo la frase «Dios mío, Dios mío, ¿por qué me has abandonado?», explicó como Jesús sufrió el abandono de los suyos que habían huido. Pero advierte – “le quedaba el Padre”. Detalló como Jesús también experimentó este momento de soledad. “Para que cuando nos sintamos entre la espada y la pared, cuando nos encontremos en un callejón sin salida, cuando parezca que ni siquiera Dios responde, recordemos que no estamos solos. Jesús experimentó el abandono total, la situación más ajena a Él, para ser solidario con nosotros en todo. Lo hizo por mí y por ti”, aseveró el Pontífice. Al aplicar este pasaje al difícil momento que experimenta la humanidad por cuenta de la pandemia del coronavirus, adviertió que es importante “tomar en serio lo que es serio, a no perdernos en cosas triviales; redescubrir que la vida no sirve de nada si no se sirve”. “Hoy, en el drama de la pandemia, frente a tantas certezas que se desmoronan, ante tantas expectativas traicionadas, en el sentido de abandono que encierra nuestros corazones, Jesús dice a cada uno: "Valor: abre tu corazón a mi amor. Sentirás el consuelo de Dios” Invitóa a poner la mirada ante el Crucifijo y a comprometernos en ayudar a todos aquellos que en estos momentos sufren por cuenta de la soledad, la traición o el abandono. “¡mira, mira el Crucifijo! medida del amor de Dios por nosotros. Ante Dios, que nos sirve hasta el punto de dar vida, preguntamos, mirando el Crucifijo, la gracia de vivir para servir. Tratamos de contactar a los que sufren, los que están solos y los necesitados. No solo pensamos en lo que nos estamos perdiendo, pensamos en el bien que podemos hacer”. Jóvenes busquen héroes que se entregan por los demás Al celebrar hoy la Iglesia católica la XXXV Jornada Mundial de la Juventud, el Papa dedicótambién un momento especial a este público: “Queridos jóvenes: Mirad a los verdaderos héroes que salen a la luz en estos días. No son los que tienen fama, dinero y éxito, sino son los que se dan a sí mismos para servir a los demás”. Así mismo los anima a ser protagonistas del momento sirviendo a los más necesitados “No tengas miedo de gastarlo para Dios y para los demás (…) Porque la vida es un regalo que se recibe entregándose”. [icon class='fa fa-download fa-2x'] Leer homilía[/icon] Foto: Tomada de internet

Vie 3 Abr 2020

La voz del Pastor | 5 de abril de 2020

Reflexión del Cardenal Rubén Salazar Gómez, arzobispo de Bogotá y Primado de Colombia Lectura del Santo Evangelio segúnSan Mateo 27,11-54

Vie 3 Abr 2020

¿Qué suplicamos al Señor para vivir con mayor compromiso la misión?

Primera Lectura:Is 50,4-7 Salmo:Sal 22(21),8-9.17-18a.19-20. 23-24 (R. 2a) Segunda Lectura: Flp 2,6-11 Evangelio:Mt 26,14 - 27,66 (forma larga) o Mt 27,11-54 (forma breve) Introducción Al iniciar las celebraciones de la Semana Santa, la liturgia de hoy nos introduce a este tiempo especial de oración y meditación profundas en el Misterio Pascual de Cristo: • En el domingo de ramos, en la pasión del Señor, celebramos la aclamación a Jesús como Rey y Mesías en su entrada triunfal en Jerusalén y el anuncio de su pasión y muerte donde se proclama como el Salvador. • Isaías ya prefigura la misión de Jesús: perseguido acepta el sufrimiento y no renuncia a su tarea encomendada porque experimenta la ayuda del Señor y confía plenamente en Él; sabe, además, que ha sido llamado a consolar y a salvar. • Algunos autores hablan del himno cristológico de San Pablo, en la carta a los Filipenses que leemos hoy, como un credo cristiano primitivo. En él se ratifica la actitud de entrega y servicio de Jesús: “se hace esclavo de todos”. De condición divina, se despojó de su grandeza y se entrega y por eso Dios lo exaltó. Como siervo sufriente Dios lo glorifica. 1. Lectio: ¿Qué dice la Sagrada Escritura? El relato de la Pasión según san Mateo inicia con la traición de Judas. Los jefes del pueblo encuentran un aliado en un discípulo de Jesús, mostrando cómo se presentan las tentaciones que pueden hacer romper la vinculación con Jesús. Luego se pasa a la cena con los discípulos en el marco de las fiestas de la Pascua. Jesús allí resume el sentido de su vida, interpreta el signo misterioso de su muerte, hace el anuncio de la traición de Judas. Jesús conoce lo que le sucederá, pero sabe que su entrega hace parte del plan de Dios. La cena se convierte en despedida de Jesús y confiere un significado especial a la entrega del pan y vino; muestra lo que ha sido su vida y su misión: entrega. Después de cantar los himnos salieron hacia el monte de los olivos. El ambiente se torna oscuro no solo físicamente sino espiritualmente, hay abandono y negación. Jesús ora y pide oración a sus discípulos para que se haga la voluntad del Padre y para no caer en la tentación. Jesús tiene que sellar con su sangre la Nueva Alianza que ha anticipado en la cena, entregando su vida por todos. La oración de Jesús es motivación para que sus discípulos encuentren siempre en este diálogo con el Padre la fuerza para cumplir su voluntad. Con el arresto de Jesús comienza a ponerse en marcha el plan de los jefes del pueblo. Mateo deja bien claro que al aceptar Jesús su destino de muerte, asume el plan de salvación del Padre manifestado en las Escrituras. La tropa viene a capturar a Jesús y se resalta la figura del traidor, uno de los doce, y al mismo tiempo el evangelista resalta la figura de Jesús expuesta constantemente en su predicación: el amor a los enemigos. Pasa Jesús ante el consejo de los ancianos a un proceso injusto con testimonios falsos, pero sigue firme y valiente. No así Pedro, quien débil y temeroso, con fe titubeante niega a Jesús, y así queda el maestro solo. La muerte de Judas muestra la iniquidad del proceso y la inocencia de Jesús. El interrogatorio de Pilatos, es parecido al que ha sufrido ante el consejo de los ancianos, lleno de burlas y condenas y acusado de blasfemo por proclamarse rey. El pueblo pide la muerte de Jesús y la quiere en cruz, la forma más vergonzante y cruel. Pilatos al lavarse las manos hace responsable al pueblo de esa muerte. Posteriormente es sometido a burlas por parte de los soldados antes de la crucifixión. Toda la narrativa de este momento de la crucifixión tiene alusiones al Antiguo Testamento para mostrar que todo sucede según el plan salvífico de Dios. Luego viene la narración de la muerte de Jesús. Las palabras de Jesús que evocan el salmo 22 y la confesión del oficial romano, manifiestan la relación de Jesús con su Padre y su verdadera identidad. Después de la muerte de Jesús, un discípulo reclama el cuerpo para darle sepultura como prescribe la ley. Esta actitud de José de Arimatea contrasta con el abandono de los discípulos en la hora decisiva. 2. Meditatio: ¿Qué me dice la Sagrada Escritura y que me sugiere para decirle a la comunidad? Jesús va a Jerusalén a cumplir su misión, ofreciendo a todos los dones de la salvación. Empieza este camino con su entrada triunfal en la que con un gesto profético se presenta como Mesías-Rey, poniendo de manifiesto la conversión que se necesita para reconocerlo y seguirlo. Todos los signos de esta entrada a Jerusalén muestran un reinado de paz y servicio a favor de su pueblo, eso es lo que significa “entrar montado en un asno”. Es un Mesías pacífico y humilde que no seguirá los caminos del poder y de la gloria de los reinos de este mundo. De ahí surgen las palabras de aclamación y los gestos de alabanza realizados por la gente que lo reconocen como Mesías y la súplica de salvación que manifestaban con el “Hosanna”. El Sanedrín se preocupa porque es mucha la muchedumbre que sube con Jesús a Jerusalén. Ahí empezará su pasión. Jesús asume el sentido último de su misión y su venida a este mundo: la entrega de su vida por amor. El será coherente con su predicación de un Reino de justicia, paz y amor, de las bienaventuranzas, de asumir la cruz, del amor incondicional, de entregar la vida. En la lectura de la pasión del Señor vemos ratificado el mensaje de la vida de Jesús que es entrega a favor y por amor a los demás, y por ese amor va a la cruz y asume un proceso injusto, lleno de calumnias, injurias, golpes, insultos y burlas. Siempre que leemos la pasión del Señor vemos que lo que motiva a Jesús a entregarse en la cruz es el amor. Elige morir Él para que nosotros tengamos vida, vida nueva y en abundancia. San Pablo nos dice que “así como por la desobediencia de un solo hombre, todos fueron constituidos pecadores, así también por la obediencia de uno solo, todos serán constituidos justos. (Rom 5, 19), y Pedro dice: “Él llevó nuestros pecados en su cuerpo hasta el leño, para que, muertos a nuestros pecados, viviéramos para la justicia; con sus heridas han sido sanados”. (1 Pe 2,24). Estos y muchos textos nos muestran el amor de entrega de Jesús por nosotros. La pasión del Señor que escuchamos es una evidencia del amor de Dios que envía a su hijo para la salvación de todo el género humano. Y Él obediente a la voluntad de su Padre asume un misterio de amor sin límites. Hoy tenemos que repetir que este acontecimiento de salvación “ha sido hecho por mí”. Asociemos a nuestras vidas esta doble realidad que vivimos hoy: la acogida de Jesús en Jerusalén y el drama de la Pasión; el “Hosanna” festivo y el grito repetido muchas veces: “¡Crucifícalo!”; la entrada triunfal y la aparente derrota de la muerte en la cruz. Entreguemos los momentos gozosos que vivimos, nuestros triunfos y alegrías, la belleza de la vida, los amigos y los proyectos. Pero también entreguemos los momentos de tristeza, pérdida, dolor y fracaso de nuestro caminar. 3. Oratio y Contemplatio: ¿Qué suplicamos al Señor para vivir con mayor compromiso la misión? ¿Cómo reflejo en la vida este encuentro con Cristo? En este comienzo de la Semana Santa supliquemos a Jesús que estos días se conviertan en un verdadero retiro espiritual en el que nos encontremos con Él. Un verdadero encuentro con: Jesús humilde y obediente:Acerquémonos a Jesús que escoge tomar la naturaleza humana de humillación (Kenosis) despojo y obediencia, en condición humana, sin privilegio alguno y con todas las humanas limitaciones. Aprendamos de Jesús anonadado, siervo obediente que acepta el plan del Padre. Agradezcamos a Cristo inmolado místicamente y entregado como cordero sacrificado en la Nueva Alianza y que también se entrega en la cruz como cordero que a todos nos trae la verdadera redención del pecado y la salvación. Que con San Bernardo digamos: “clama la cruz, claman los clavos, claman las heridas, que verdaderamente nos amó Dios… esto quiso padecerlo para que a través de las heridas de su carne se dejasen ver las entrañas de su caridad”. Jesús entregado:Glorifiquemos a Jesús que se muestra dueño de sus acciones y se ofrece libremente al sacrificio por amor; va libremente a cumplir la voluntad del Padre. La corona de espinas, el manto de púrpura, el bastón puesto en su mano, pondrán de relieve, paradójicamente su majestad y realeza. Se entrega y en su pasión muestra como es rey y reina y a través del sufrimiento es rey y salva a los hombres porque dice sí al plan de salvación. Jesús orante:En la pasión vemos a un Jesús orante, en permanente comunión con su Padre, para hacer siempre su voluntad. Asumamos la actitud de Jesús en la última Cena con sus discípulos, en Getsemaní y en la crucifixión, ofreciendo su vida, sus acciones y poniendo todo en las manos del Padre. Ante la angustia, el desasosiego, las lágrimas y el desaliento Jesús ora porque ha comenzado la pasión cruenta en su alma, Él no quiere ceder, sigue orando y sigue amando la voluntad del Padre que también es la suya. La oración hace que el terror de la pasión no lo venza, que no desista. Así supliquemos al Señor que valoremos la oración en nuestras vidas, circunstancias y pasiones. Vemos como los discípulos sin oración son nada, la oración es la fuerza para vencer cualquier dificultad. Al final la oración en Jesús se hace más intensa: “...Pero que no se haga como yo quiero, sino como quieres tú” … porque “ha llegado la hora, ya llega el que me va a entregar”. Estas realidades y vivencias del Señor en su misterio de salvación, manifestados en el relato de la pasión, son una proclamación de Jesucristo como Mesías que debemos interiorizar como hijos de Dios, son un Kerigma que debemos seguir anunciando como Misioneros del Señor. Digamos nuevamente: que por nosotros los hombres y por nuestra salvación se dio el plan salvador de Dios por la libre obediencia de Jesús. La pasión fue para Jesús la hora del testimonio supremo de toda su vida, que aprendamos nosotros el sacrificio, el servicio y la solidaridad y nos comprometamos con la extensión del reino de Dios. RECOMENDACIONES PRÁCTICAS: 1. Tener presente que hay tres formas de conmemorar la entrada del Señor a Jerusalén. (Misal p. 129 ss.). Convocar para esta procesión de manera especial a los niños y jóvenes. 2. Al concluir la procesión y llegar al altar se omiten los ritos iniciales y se prosigue con la oración colecta. 3. Para la lectura de la Pasión no se llevan cirios ni incienso, se omite el saludo y la signación del libro; la ausencia de estos signos manifiesta la austeridad de estos días. Al proclamar la muerte de Cristo se debe hacer una pausa para guardar silencio y ponerse de rodillas durante unos instantes. 4. Para la lectura de la Pasión se sugiere que se proclame entre tres lectores, y reservar la parte propia de Cristo para que la lea el sacerdote. 5. Tener en cuenta que tiene prefacio propio: “La Pasión del Señor”, Misal, p. 138. 6. Se puede emplear como oración de bendición sobre el pueblo, la propia para este domingo, Misal pág. 139. 7. Evangelizar la piedad popular: conviene instruir a los fieles en que lo más importante en este día es la celebración de la Misa y, en ella, la lectura de la Pasión del Señor. Es importante realizar la bendición y procesión con su carácter litúrgico y darle el aspecto de una “Puerta de la Semana Mayor. La cual incluye los actos litúrgicos y los de la piedad popular.