Pasar al contenido principal

monseñor miguel cabrejos

Mar 5 Jul 2022

«Necesitamos una conversión a la experiencia sinodal»: Mons. Cabrejos a obispos colombianos

Discernir sobre el camino sinodal, en la perspectiva de la renovación eclesial, asumiendo como principios la comunión, la participación y la misión; fue la invitación de Monseñor Miguel Cabrejos Vidarte a los miembros de la Conferencia Episcopal de Colombia, reunidos a partir de este 4 de julio en la edición 113° de su Asamblea Plenaria. Agradeciendo la invitación para dirigirse a los obispos colombianos, el presidente del Consejo Episcopal Latinoamericano, recordó la importancia de transitar a la experiencia sinodal partiendo de la conversión personal y pastoral. Acto que requiere de la disponibilidad de todos para fortalecer la cultura del diálogo, la escucha recíproca, el discernimiento espiritual del consenso y la comunión para encontrar espacios y modos de decisión conjunta, como es narrado en el libro de los Hechos de los Apóstoles de la Sagrada Escritura. La unción de los bautizados Actuando en plena comunión con el Papa Francisco, la exhortación desde el Consejo Episcopal Latinoamericano es a profundizar en la teología del Pueblo de Dios, valorando y tomando como punto de referencia la unción del Espíritu presente en los bautizados que representa el sentido de la fe en todos los fieles. Evocando al Pontífice y su mención de la constitución dogmática Lumen Gentium (cf. LG 12a) para explicar a profundidad la importancia de la sinodalidad el también Arzobispo de Trujillo-Perú, recordó que el Pueblo de Dios es santo por esta unción, lo que lo hace infalible «in credendo», por eso puede entenderse que cuando cree no entra en equivocaciones, pese a que muchas veces no encuentre palabras para explicar su fe. “Dios dota a la totalidad de los fieles de un instinto de la fe –el sensus fidei– que los ayuda a discernir lo que viene realmente de Dios”. Que todos sean uno Igualmente, Monseñor Cabrejos destacó la importancia de poner en acción una eclesiología sinodal que entienda la catolicidad como comunión de Iglesias. Así, la dimensión sinodal de la Iglesia implica establecer y mantener la comunión con la tradición viva de la fe que se vive en las diversas Iglesias locales, entre ellas y con la Iglesia de Roma. Refiriéndose a ese primer nivel de ejercicio sinodal que se vive en las Iglesias particulares, resaltó la importancia de los vínculos de la historia, el lenguaje y la cultura que logran desencadenar comunicaciones interpersonales con expresiones simbólicas, lo que lleva a tejer nuevas asociaciones entre las Iglesias pertenecientes a diversas regiones de un mismo territorio. Para el prelado lo compartido con el Pueblo de Dios, sin duda, ayudará a seguir caminando con toda la Iglesia en la senda propuesta por el Sínodo sobre la Sinodalidad, misión que también viene consolidándose desde el Consejo Episcopal Latinoamericano, particularmente con la implementación de su proceso de renovación y reestructuración y desde luego fijando metas pastorales para la década que se orienta a los jubileos de la Redención previsto para el año 2033. “Debemos descubrir nuevos caminos para seguir a Jesús con fidelidad y comunicar la alegría del Evangelio,” insistió. Finalmente, abogó porque Nuestra Señora de Chiquinquirá, patrona de Colombia, acompañe a los obispos en su misión evangelizadora, así como acompañó a los apóstoles en los comienzos de la Iglesia. Fuente: Oficina de comunicaciones del Celam Sínodo: centro de la reflexión Del 4 al 8 de julio se adelantará la CXIII Asamblea Plenaria del Episcopado colombiano que reúne a cerca de 90 obispos y arzobispos provenientes de las 76 jurisdicciones del país con el objetivo de reflexionar sobre temas concernientes a la realidad social del país y la misión pastoral de la Iglesia colombiana. En esta oportunidad, el tema central de las reflexiones será el sínodo sobre la sinodalidad y el análisis de los aportes hechos por la consulta sinodal que se efectuó en todas las jurisdicciones del país asumiendo la convocatoria hecha por el Papa Francisco que después de abordar el tema desde lo local pasará al contexto nacional y continental.

Vie 3 Jun 2022

Así avanza la Asamblea General de la CLAR

Agradecimiento y unidad, dos palabras claves en el mensaje del Consejo Episcopal Latinoamericano y Caribeño a los miembros de la Asamblea de la Confederación Latinoamericana y Caribeña de Religiosos (CLAR) reunida en su XXI Asamblea General Ordinaria del 1 al 4 de junio en la localidad colombiana de Rionegro. El Padre Pedro Brassesco, secretario General Adjunto del Celam, hizo presente el agradecimiento enviado por los obispos Miguel Cabrejos y Jorge Eduardo Lozano, presidente y secretario general del organismo respectivamente que junto a los directores de centros pastorales y miembros de las diferentes comisiones que lo integran se sienten profundamente acompañados por la CLAR en todo lo que se refiere al caminar de la Iglesia que peregrina en América Latina y el Caribe. Unión y fraternidad Igualmente agradeció a la comisión directiva de la CLAR por su apoyo y presencia constante en las diversas iniciativas que Dios va inspirando para la Iglesia continental, por lo que renovó el deseo del Consejo Episcopal Latinoamericano de seguir trabajando juntos, particularmente en el desarrollo del proceso de renovación y reestructuración del organismo de comunión episcopal y que en procesos como el efectuado en la Asamblea Eclesial, demuestra los frutos de un trabajo articulado, un camino sinodal. «El Señor nos desafía en este tiempo a renovar nuestro espíritu fraterno, no solo al interior de la Iglesia, sino también con todos los hombres y mujeres, en las comunidades y lugares donde el Espíritu nos ha llevado, que podamos, en ese mismo Espíritu, ser signo de unidad y profetas de esperanza y misericordia,» indicó. Para el consagrado ese esa uno de los principales desafíos que tiene la Iglesia de este tiempo frente al cual deseó a todos los miembros de la CLAR una excelente Asamblea confiando en que será el Señor Resucitado quien se manifieste para fortalecer la entrega y misión de todos los religiosos al servicio de la Iglesia en América Latina y el Caribe. El balance, el último trienio Durante la primera jornada de la Asamblea General Ordinaria, la hermana Gloria Liliana Franco, presidenta de la CLAR invitó a darle nombre a la asamblea recordando a los más de cien mil religiosos que hacen presente a Dios en medio de las gentes a través del carisma de sus comunidades. Igualmente les recordó que el Espíritu Santo debe ser el gran invitado a la Asamblea. Frente a otro temas se presentaron los informes de la presidencia y la secretaria general correspondientes al ultimo trienio. Exposición que hizo evidente la abundancia de las experiencias y el derroche de generosidad quienes entregan su vida a Dios en el encuentro con los hermanos, particularmente con los más necesitados. Dado que se trata de una asamblea electiva la presidencia de la CLAR agradeció su servicio a la vida consagrada del continente así como su entrega, creatividad y cercanía implorando la bendición para cada uno de los miembros de la Asamblea confiando en que será Dios quien las llene de fecundidad. «Como Vida Religiosa que peregrina en América Latina y el Caribe, seguimos caminando juntas y juntos en este Camino Sinodal, sembrando siempre y constatando que todos somos CLAR», fueron las palabras de la religiosa que no dudó en recordar que la historia de la CLAR se construye con el aporte de todos sus integrantes. Los convocados A la Asamblea de la CLAR asisten 87 personas que hacen parte de las Conferencias de Religiosas y Religiosos del continente. Su objetivo es encontrarse para analizar el camino recorrido durante el último trienio (2018 – 2022) además de proyectar el nuevo horizonte que va a inspirar la tarea pastoral de la organización que estará consignado en su próximo plan de acción. Otro de los aspectos importantes de la Asamblea será la elección de las nuevas directivas, prevista para este viernes. Asisten al evento como invitados especiales el padre Pedro Brassesco, secretario general adjunto del Celam y los representantes de la Conferencia de Religiosos de Estados Unidos. Fuente: ADN Celam

Mar 23 Nov 2021

“En la Asamblea Eclesial nos hermanamos en diversidad de ministerios y carismas”: Mons. Cabrejos

En la Solemnidad de Cristo Rey, a los pies de María de Guadalupe, la Iglesia de América Latina y el Caribe se ha reunido para abrir la Asamblea Eclesial de América Latina y el Caribe. En una Eucaristía presidida por Mons. Miguel Cabrejos, el presidente del Consejo Episcopal Latinoamericano (Celam), ha afirmado que los participantes de la Asamblea, más de mil, entre los presentes en Ciudad de México y quienes participan virtualmente, estaban allí para dar “gracias a Dios por esta nueva experiencia de vivir, sentir y participar en la Iglesia”. Espíritu de escucha, sinodalidad y unidad eclesial En su homilía, el arzobispo de Trujillo, afirmaba que la Asamblea Eclesial llega después de “un largo camino recorrido juntos, escuchando a todos, sintiendo lo hermoso que es ser miembro del Cuerpo Místico de Cristo, protagonistas y corresponsables de la evangelización como discípulos misioneros”. Pedía a Dios “que abra nuestro corazón para dejarnos guiar en espíritu de escucha, sinodalidad y unidad eclesial, y descubrir lo que Él quiere decirnos como pueblo de Dios en camino”. Llamando a hacer la Voluntad de Dios, dijo que “la verdadera grandeza está en dejarse iluminar por la Luz de la Verdad, en descubrir la acción de Dios en la historia, en adherirse al proyecto de Jesucristo y tener la verdad como norma suprema de comportamiento”. El prelado peruano comparaba esta Asamblea con la Conferencia de Medellín, que definía como “la ‘recepción creativa’ del Concilio Vaticano II en un contexto marcado por la pobreza y la exclusión”. Del mismo modo, ha dicho ver esta Asamblea Eclesial como momento “para ‘reavivar Aparecida’, que reafirmó la renovación conciliar, busca contribuir para una ‘segunda recepción’ del Vaticano II en el nuevo contexto en que vivimos”. Una Asamblea del Pueblo de Dios Según Mons. Cabrejos es una Asamblea histórica, “pues, en vez de haber realizado la VI Conferencia General de los Obispos, el Papa Francisco, propuso esta Asamblea Eclesial, integrada por representantes de todo el Pueblo de Dios”. Estamos ante “el paso de una asamblea donde participaban sólo Obispos, a una Asamblea plenamente Eclesial”, insistió el presidente del Celam. Destacando la amplia participación, Mons. Cabrejos señaló que en la Asamblea Eclesial de América Latina y el Caribe, “nos hermanamos en diversidad de ministerios y carismas”. Junto con ello, “inaugura un nuevo organismo sinodal en el ámbito continental, que sitúa la colegialidad episcopal en el seno de la sinodalidad eclesial, expresión de la vinculación del Obispo con el Pueblo de Dios en su Iglesia Local, y de concepción de la Iglesia universal como una ‘Iglesia de Iglesias Locales’, presididas en la unidad por el Obispo de la Iglesia de Roma, con Pedro y bajo Pedro”. Nuevo Pentecostés Es un nuevo Pentecostés, en el que también está presente “Nuestra Madre, María del Tepeyac, quien representa a todas las advocaciones que sostienen y sustentan la vida e identidad de nuestros pueblos Latinoamericanos y Caribeños”. A ella invocaba “su fiel y potente intercesión, para que nos muestre el rostro y la mirada de Cristo en esta etapa de encuentro presencial y virtual". A María de Guadalupe también le pedía “que nos señale el camino que Dios desea para su Iglesia en nuestra región”, y docilidad “para asumir un proceso de conversión permanente, en comunión con el Concilio Vaticano II y el Papa Francisco, en camino al Sínodo sobre la Sinodalidad, y lo que signifiquen las exigencias pastorales hacia el Jubileo del acontecimiento Guadalupano (2031) y el de la Redención (2033)”. A ella le ofrecía el camino recorrido desde Aparecida, de la que, recordando las palabras del Papa Francisco, “todavía tiene mucho que ofrecer”. Cristo sigue crucificado en los vulnerables Mostrando la voluntad de acompañarle en este Kairós, Mons. Cabrejos ha dicho querer, “en la difícil unidad en la diversidad, responder y acompañar a todo el pueblo de Dios en una hora profundamente compleja y difícil”, insistiendo en no olvidar que en los vulnerables, “¡Cristo sigue crucificado en ellos!”. A la luz del Evangelio del día, denunciaba la ruptura de comunión y de fraternidad, lo que se hace presente “en la inequidad; en la violencia extendida; en los falsos testimonios de líderes que abandonan el sentido de servicio de sus responsabilidades; en la crisis sin precedentes de nuestra casa común, donde los preferidos del Señor son los más afectados”. Junto con ello se sentía interpelado por el dolor de las mujeres, “quienes han sufrido abusos o exclusión sistemática”, también por los migrantes, muchas veces rechazados. Para la Asamblea que se inicia, el presidente del Celam ha pedido “el don de la escucha, aquella que nos lleve a salir de nuestras reducidas posiciones particulares, y nos acerque a los hermanos y hermanas para buscar a Dios en común y en comunión”. También pedía seguir el ejemplo de San Juan Diego, “para abrir nuestros corazones a la interculturalidad, sin temores ni dudas”.

Vie 21 Mayo 2021

Consejo Episcopal Latinoamericano clausura su 38ª Asamblea General

Se ha clausurado este viernes, 21 de mayo, la 38ª Asamblea General del Consejo Episcopal Latinoamericano – CELAM, celebrada de forma virtual desde el pasado martes, 18 de mayo. En sus palabras finales, su presidente, Mons. Miguel Cabrejos, destacaba la pasión por evangelizar, algo muy presente en la reflexión del Papa Francisco, como elemento importante, que debe estar presente en la Iglesia latinoamericana. Nuevo Sínodo de los Obispos Siguiendo el esquema presente en cada una de las sesiones, Mons. Rogelio Cabrera conducía la oración inicial, en la que, a partir de la figura de Pedro, reflexionaba sobre la importancia del amor en la vida de todos los bautizados y de la propia Iglesia. El día comenzaba con la novedad anunciada por la Santa Sede este 21 de mayo, la convocatoria del nuevo Sínodo de los Obispos, que tiene por tema “Por una Iglesia Sinodal: comunión, participación y misión”, a lo que se refería Mons. Miguel Cabrejos, que presentaba los puntos más importantes, subrayando la importancia de la escucha a la totalidad de los bautizados. Se trata, según el presidente del CELAM, de “un Sínodo con una metodología inédita”, donde podemos decir que se ven muchas marcas presentes en la Iglesia latinoamericana y caribeña. En ese sentido, el presidente del episcopado peruano, señalaba que este Sínodo será el cuarto eje del CELAM, que apoyará a nivel continental el desarrollo del próximo sínodo. Reforma de los Estatutos La Asamblea ha aprobado la convocatoria de una asamblea extraordinaria el 20 y 21 de julio para estudiar la cuestión económica y la renovación de los estatutos. No podemos olvidar que la reforma de los Estatutos del CELAM, vigentes desde 2009, fue un encargo hecho a la presidencia en Tegucigalpa, algo que se está llevando a cabo con la ayuda de una comisión jurídica, formada por diez personas, que inició sus trabajos en noviembre de 2020, que está coordinada por el padre Marcelo Gidi, que hacía una presentación de los trabajos de la comisión. La reforma de los Estatutos quiere ser un proceso que busca caminar en eclesialidad, comunión, colegialidad y sinodalidad, que sea generadora de procesos, de propuestas y de articulaciones eclesiales y sociales, llevadas a cabo a través de servicios ágiles y simplificados, con estructuras descentralizadas, buscando poner las bases de una Iglesia sinodal, para transitar de una colegialidad episcopal a una colegialidad sinodal. El padre Gidi presentaba a la asamblea los principios rectores de esa reforma, que tiene como base la naturaleza episcopal y quiere caminar en la dirección de los desafíos evangelizadores del continente: renovación de la evangelización, renovado compromiso misionero participativo y afrontar los desafíos. Todo ello sustentado en principios rectores eclesiológicos, dinámica misionera, comunión, colegialidad, corresponsabilidad episcopal, sinodalidad y efectiva participación bautismal, y organizacionales: episcopalidad, decisionales-consultivos, agilidad, simplificación, descentralización, transparencia y rendición de cuentas y transversalidad. Se han dado una serie de pasos, pero todavía queda un camino a recorrer, pasos que serán dados dentro del proceso de renovación y reestructuración del CELAM. Asuntos económicos y mensajes de la Asamblea Tras el diálogo sobre la reforma de los estatutos, Mons. Rogelio Cabrera presentaba una reflexión sobre los asuntos económicos del CELAM, haciendo ver que está llevando a cabo una profesionalización del Área de Administración y Finanzas en orden a la Renovación y Reestructuración pastoral del CELAM. El Consejo de Asuntos Económicos hacía una presentación del estado de cuentas de la entidad, tras la cual el padre David Jasso mostraba los pasos que están siendo dados hacia la construcción de un modelo de Gestión Administrativo-Financiera del CELAM, que busca profesionalizar, institucionalizar y rendir cuentas de forma transparente. La 38ª Asamblea General del CELAM ha escrito tres mensajes, al Papa Francisco, a las Conferencias Episcopales de Latinoamérica y el Caribe, y al Pueblo de Dios, en los que se recogen los elementos presentes en la reflexión a lo largo de los cuatro días. El contenido, que será dado a conocer una vez llevadas a cabo las últimas reflexiones, muestra lo vivido por el CELAM en los últimos años, fruto de un intenso itinerario de discernimiento, en clave de sinodalidad. También recoge la realidad que viven los pueblos del continente, profundamente marcada por la pandemia del Covid-19, ante la que el CELAM quiere ofrecer una palabra de esperanza. Asamblea 2023 en Puerto Rico Tras decidir que la próxima Asamblea General del CELAM tendrá lugar en Puerto Rico, donde estaba prevista esta 38ª que hoy se ha encerrado, se presentaba una síntesis lo vivido a lo largo de los cuatro días de asamblea. Mons. Elkin Fernando Álvarez, Mons. Paulo Cezar Costa y Mons. Alfonso Miranda, han hecho un relato desde los diálogos llevados a cabo entre los obispos participantes, remarcando así los puntos fundamentales presentes en la reflexión de los prelados. El CELAM encerraba su asamblea pidiendo al Espíritu Santo, en las palabras del cardenal Oscar Rodríguez Maradiaga, un aprendizaje del discernimiento, recurriendo a todos los dones con los cuales nos ha dotado desde el nacimiento. El purpurado pedía dejarse recrear, y así encontrar la belleza de los orígenes, dejarse impregnar del olor de las ovejas para después esparcir en nuestra América Latina el buen olor de Cristo, asumir que podemos elegir a Dios por que desde y para siempre hemos sido elegidos en el Hijo por el Padre en la efusión de Espíritu. El arzobispo de Tegucigalpa hacía un llamado a continuar el proceso de conversión decididamente misionera que ha estado viviendo la Iglesia en el Continente y pedía la iluminación del Espíritu en la preparación de la Asamblea Eclesial. Los cinco ejes del CELAM En la rueda de prensa final, Mons. Cabrejos, recordando sus palabras de clausura de la Asamblea, agradecía la participación de todos los que han hecho parte de la asamblea y el voto de confianza para proseguir en el camino de renovación y reestructuración, presentando los 5 ejes pastorales presentes en la vida del CELAM: la Renovación y Reestructuración, la Conferencia Eclesial de la Amazonía – CEAMA, asumir la escucha en la Asamblea Eclesial de América Latina y el Caribe, colaborar en la preparación del Sínodo sobre la Sinodalidad, y la culminación de la nueva sede del CELAM. Ha sido una asamblea en la que en palabras de Mons. Rogelio Cabrera, “hemos caminado al ritmo del Papa Francisco”, que insistía en que “el CELAM está en comunión teológica y pastoral con la Iglesia universal”, algo experimentado en la asamblea. El presidente del Consejo de Asuntos Económicos, afirmaba que, en el CELAM, “somos conscientes de que los recursos que tenemos vienen del bolsillo de los fieles”, destacando 3 criterios para usar esos recursos: solidaridad, transparencia, austeridad. El Espíritu sigue urgiendo caminos de renovación Partiendo de la idea de que “es el Espíritu el que sigue urgiendo a la Iglesia del continente por caminos de renovación”, la hermana Liliana Franco destacaba que estamos ante un proceso que “tiene su abrigo en la sinodalidad y sus raíces en esa certeza de que todos nosotros somos Pueblo de Dios”. La presidenta de la CLAR dice haber vivido la asamblea con “la sensación de que ningún temor puede paralizar la acción del Espíritu”, insistiendo en que “en el espíritu sinodal, no se disuelven las identidades, ni las vocaciones”, y sí que “en el espíritu sinodal cada vocación alcanza su plenitud”, teniendo claro que desde cada vocación somos “todos convocados a ese más de la comunión eclesial”. La religiosa ve necesario que eso se exprese en opciones, caminar juntos, actitudes, apertura y escucha, y medios, participación real y activa. En su opinión, “eso nos hará más creíbles, facilitará más en este hoy del continente esa acción evangelizadora y también transformadora de la Iglesia para hacerla más encarnada y más participativa”. También destacaba el ambiente fraterno, lo que le confirma “en el valor de los procesos y de la construcción colectiva”, viendo la continuidad del proceso de renovación como un sí de los obispos a la vida, que permite no quedarse “en el lugar de la inercia, de las repeticiones”, muchas veces fruto de ideologías. Pastores que no se dejan paralizar por los temores Un sí que “ensancha la mirada, exige ver con otros, posibilita seguir caminando al ritmo del Espíritu, con conciencia de proceso y de sinodalidad”. La presidenta de los religiosos de América Latina y del Caribe afirmaba que “tenemos pastores que no se dejan paralizar por los temores y que se atreven a la tan necesaria transformación”. En ese caminar, destacaba el llamado recibido por la vida religiosa a ser místicos, profetas y misioneros, enfatizando “la importancia de aportar nuestro granito de arena en la construcción eclesial”. En referencia al Sínodo convocado por el Papa Francisco, Mons. Miguel Cabrejos destacaba que el CELAM ha sido convocado a colaborar en él de modo especial, para que se organice la preparación a nivel continental. En ese sentido, la hermana Liliana decía sentir que “la sinodalidad no está siendo un transversal en la Iglesia, sino que está siendo un vertebral”. Según la religiosa, “hoy nació algo nuevo, y nació en la Secretaría del Sínodo de los Obispos”, destacando “la importancia del método en los procesos sinodales, y que en el método tenemos que privilegiar la escucha”. Se trata de un proceso a dos años en el que van a tener una voz protagónica las Iglesias de base, las Iglesia diocesanas, cada continente y a nivel universal, lo que muestra que “nos hemos tomado muy en serio que la sinodalidad es el modo de ser y estar en la Iglesia en este momento”, lo que requiere de un método que favorezca la escucha, la participación y la toma de decisiones. Tomado de: Prensa CELAM [icon class='fa fa-download fa-2x'] Descargar comunicado[/icon]

Vie 19 Mar 2021

CELAM: “Que el testimonio vivo de San José nos aliente a ser custodios de la vida”

Con motivo de la Solemnidad de San José, este 19 de marzo, el presidente del Consejo Episcopal Latinoamericano (CELAM), monseñor Miguel Cabrejos Vidarte, ha compartido un video-mensaje en el que evoca el testimonio de santidad y de fidelidad creativa de San José, como uno de los más sobresalientes en las Sagradas Escrituras, si bien es “una de las historias más discretas de los Santos Evangelios”. “Hombre justo” “A San José lo reconocemos como ‘hombre justo’, carpintero de oficio, siempre obediente a los designios de Dios, incluso en los momentos de dificultad e incomprensión, asumiendo los caminos que el Señor le iba mostrando”, ha recordado el Presidente del CELAM, subrayando que no solo asumió la paternidad de Jesús y la defensa de su vida, lo mismo que la de María, su esposa, sino que también “tuvo la valentía de migrar a Egipto para salvaguardarlos de la persecución de los poderosos de su tiempo”. Y sin embargo, San José “permaneció en el anonimato, en la sencillez, como lo hacen tantas y tantos hermanos nuestros que durante estos difíciles tiempos de pandemia dan su vida por los demás”, agregó Mons. Cabrejos, animando al pueblo de Dios a seguir el ejemplo de este gran santo, y a pedir su intercesión “para que nos conceda la gracia de las gracias: la conversión permanente”, como ha propuesto el Papa Francisco en su Carta Apostólica ‘Patris Corde’. Testimonio vivo La vocación de San José, su silencio y su perseverancia, siempre abierto a los signos de Dios y “disponible a su proyecto, y no tanto al propio”, es, según el prelado, un testimonio vivo que nos alienta “a ser, como él, custodios de la vida que nos ha sido confiada: la de nuestras familias, la de nuestros hermanos y hermanas más necesitados, la de la Creación”, y nos enseña “a ser una Iglesia en salida, itinerante, para cumplir mejor los designios de Dios”. Por la intercesión de San José, el CELAM manifiesta su deseo de “ser fieles a este llamado, como Iglesia en salida, servidora de los pobres, comprometida con las periferias geográficas y existenciales de nuestros hermanos y hermanas en nuestro continente”. Con una petición a San José, Patrono de la Iglesia, para que “nos dé la gracia de ser testigos de esperanza”, Mons. Miguel Cabrejos concluye su mensaje. Fuente: Prensa CELAM

Lun 8 Mar 2021

El Presidente del CELAM reconoce la labor de las mujeres

Este 8 de marzo, en el marco del Día Internacional de la Mujer, el presidente del Consejo Episcopal Latinoamericano (CELAM), monseñor Miguel Cabrejos Vidarte, ha expresado su reconocimiento y gratitud “a todas las mujeres de nuestros pueblos latinoamericanos y caribeños, especialmente por su singular don de ser fuente de vida y su coraje para defenderla”. No es solo un día, es toda una existencia “En la Iglesia consideramos que este homenaje no es solo de un día, sino de toda una existencia”, ha dicho Cabrejos Vidarte, sin ahorrar elogios para agradecer a Dios por cada una de las mujeres del continente, “por ser mujeres que tejen una Iglesia sinodal y en salida misionera en los más variados escenarios donde ‘primerean’ llevando la buena nueva del Evangelio”. Ya desde la V Conferencia General del Episcopado Latinoamericano y Caribeño, en Aparecida, los obispos del continente han manifestado que “urge que todas las mujeres puedan participar plenamente en la vida eclesial, familiar, cultural, social y económica, creando espacios y estructuras que favorezcan una mayor inclusión”, como recuerda el Presidente del CELAM en su mensaje. El liderazgo de la mujer en la Iglesia En este sentido, siguiendo el ejemplo del Papa Francisco, que en múltiples oportunidades ha subrayado el papel fundamental de la mujer en la Iglesia, el CELAM, en su actual proceso de renovación y reestructuración, está dando “pasos decisivos para reconocer y promover el liderazgo de la mujer en la Iglesia”. Así lo expresan las instancias de participación del camino sinodal de la reforma del CELAM, lo mismo que el logo de la próxima Asamblea General en el cual, como asevera Mons. Cabrejos, “sobresale la presencia de la mujer en nuestro propósito de continuar tejiendo sueños, renovando compromisos”. El agradecimiento de los obispos “Queridas hermanas, los obispos de este continente les agradecemos su entrega y compromiso con las comunidades. Ustedes también son el rostro materno de Dios en la Iglesia, que es Madre y Maestra”, destaca el Presidente del CELAM, al final de su mensaje, alentándolas a continuar caminando bajo la inspiración de Santa María, “mujer llena de sabiduría” y “Estrella de la evangelización”. “Imploramos la bendición de Dios sobre sus vidas y la intercesión de Santa María de Guadalupe, patrona de nuestro continente, para que sigan siendo fieles a su vocación de tejer sinodalidad, en salida misionera”, concluye Mons. Cabrejos, con una cálida felicitación en el Día de la Mujer. Fuente: Departamento de Comunicaciones del CELAM [icon class='fa fa-download fa-2x'] Descargar comunicado[/icon]

Mié 23 Sep 2020

Avanza ruta de renovación y re-estructuración del CELAM

Los días 21 y 22 de septiembre se reunieron la presidencia del Consejo Episcopal Latinoamericano (CELAM) –en cabeza del arzobispo de Trujillo (Perú), Miguel Cabrejos Vidarte– con los presidentes y secretarios de las 22 Conferencias Episcopales de América Latina y el Caribe, para seguir avanzando en el proceso de renovación y re-estructuración pastoral del máximo organismo de la Iglesia católica en América Latina. Este encuentro que se realizó de manera virtual, sirvió para conocer la línea de tiempo que ha determinado las acciones del proceso para la re-estructuración de este organismo colegiado. Como parte de los frutos preliminares de este trabajo se presentaron las reflexiones sobre aspectos como la identidad, los principios de la institución y la estructura que se propone para esta nueva etapa del Consejo Episcopal Latinoamericano en la que existen una serie de prioridades pastorales y ciertas instancias de decisión para su ejecución. La misión En su intervención el presidente del CELAM, Monseñor Miguel Cabrejos Vidarte, indicó que como parte de su servicio a las Conferencias Episcopales, la organización busca responder a los apremiantes signos de los tiempos y contribuir a que la Iglesia establezca nuevos caminos de cara a las realidades de América Latina y el Caribe. Una presencia renovada mostrando esa Iglesia que es capaz de escuchar los clamores de la gente y de la tierra que siempre son un mismo clamor. El deseo de la presidencia es que las Conferencias Episcopales perciban al CELAM como suyo y a su servicio. Siempre ayudándoles en el discernimiento y ofreciendo su respaldo, dadas las condiciones de la realidad que vive el continente. En este sentido el prelado explicó que el Consejo Episcopal promueve y anima la comunión, la colegialidad, la sinodalidad misionera; propendiendo por un encuentro personal y comunitario con Cristo. Así, reafirma la opción preferencial por los pobres, que como en su momento indicó el Papa Emérito Benedicto XVI, hace parte de la fe cristológica, que identifica a la Iglesia Católica. Así, monseñor Cabrejos, aseguró que con el Papa Francisco el CELAM quiere vivir una conversión permanente, promoviendo una Iglesia en salida, pobre para los pobres, misionera y pascual; capaz de llevar la alegría del Evangelio durante la pandemia y en la postpandemia. Principios de la reestructuración En este sentido el prelado aseguró que el proceso de renovación y reestructuración del Consejo Episcopal Latinoamericano está fundamentado en los principios que orientan sus actividades respondiendo a la realidad de la Iglesia en América Latina y el Caribe. Conocer y aplicar estos principios es clave para emprender acciones pastorales. - En primer lugar es preciso comprender que lo esencial y la prioridad es la evangelización, labor que siempre debe ser transversal a toda la actividad misionera de la Iglesia. - La Iglesia Latinoamericana y Caribeña ha de vivir una conversión integral conforme a los documentos del magisterio de la Iglesia. - El CELAM ha de ser una voz profética, no solo para denunciar realidades de pecado estructural, sino para proponer otra manera de hacer las cosas.Colegialidad y sinodalidad que deben hacerse realidad en la vida cotidiana de la Iglesia del continente. - Incidencia o transformación de la realidad, buscando un diálogo constante entre la Iglesia y la sociedad, situación que debe estar a la altura de estas circunstancias. Es decir, buscando dar eficacia a la profecía, promoviendo políticas públicas y de comunión con la Iglesia Universal. Se trata de trabajar con pasión para superar la autorrefencialidad. - Iglesia en salida. Para el CELAM es necesario asumir el mensaje central de documentos como la carta Encíclica Laudato Si, que invita a romper la autorreferencialidad viendo más allá. El objetivo es entender que el mundo necesita un cambio, porque la lectura de los signos de los tiempos ha de hacerse con los ojos del creyente, los ojos de la fe y preguntándonos en forma permanente: Señor, ¿Qué quieres tú de mí? Todo esto para que con actitud humilde nos acerquemos al que sufre y debe ser rehabilitado, atendiendo al llamado del Papa Francisco por la evangelización, la promoción humana y el cuidado de la casa común. “No es solo escuchar sino caminar sinodalmente…hacerlo en la práctica, obispos, religiosos y laicos“. Concluyó monseñor Cabrejos. Cabe recordar que este proceso de re-estructuración del Consejo Episcopal Latinoamericano, obedece a un mandato de la XXXVII Asamblea General, efectuada en Tegucigalpa en mayo de 2019. Fuente. Of. de comunicaciones del CELAM

Vie 19 Jun 2020

Celam anima a sacerdotes para que sean signo de la presencia de Dios

En la fiesta de la Solemnidad del Sagrado Corazón de Jesús, que la Iglesia católica celebra hoy 19 de junio y en la que el Papa Francisco propuso llamar a una Jornada Mundial por la Santificación de todos los Sacerdotes, el presidente del Consejo Episcopal Latinoamericano CELAM, Mons. Miguel Cabrejos envió una carta a todos los sacerdotes del continente Latinaomericano. “En estos tiempos de pandemia. Los fieles necesitan de Dios, necesitan a sus sacerdotes, necesitan que les celebren la Eucaristía, que los confiesen, que les hablen de Dios. Oran por ustedes, especialmente hoy, en la Jornada Mundial de Oración por los Santificación de los Sacerdotes. Quieren que sus sacerdotes sean santos, que “tengan los mismos sentimientos de Cristo Jesús” (Flp 2,5)”, señaló el prelado. En su mensaje el presidente de esta Institución agradece a todos los sacerdotes por llevar la “Palabra de Dios a los fieles”, más en este tiempo de pandemia, usando las nuevas formas de comunicación, buscando la manera de estar cerca de su pueblo. Incluso, muchos sacerdotes están ayudando a los más necesitados “ofreciendo no sólo su trabajo, sino incluso sus propios bienes”. Al agradecer por el testimonio de estar cerca de los que sufren, dijo “¡Cuánto bien hacen, mostrando el rostro de una Iglesia Samaritana, comprometida con el que sufre, con el necesitado, con el enfermo! Gracias por este hermoso testimonio”, pero también les pidió que cuiden su salud, atendiendo las normas sanitarias, sin exponerse “innecesariamente al contagio. Velen por sus familiares y asístanlos si están enfermos o ancianos”, observó. El también presidente de la Conferencia Episcopal dijo a los sacerdotes que desea “vivamente que el fuego del amor que irradia del Corazón abierto del Crucificado siga encendiendo la pasión que un día los llevó a dejar todo y a entregar su juventud, sus sueños y todo su ser a Aquel por quien se sintieron atraídos y elegidos para una vocación y una forma de vida sublime y fascinante: el sacerdocio”. Finalmente, les pidió fortalecer la fraternidad sacerdotal, orar unos por otros y mantener una comunicación permanente, de manera especial con aquellos que han sido contagiados por el coronavirus o que pasan algún tipo de dificultad. [icon class='fa fa-download fa-2x'] Descargar comunicado[/icon]