Pasar al contenido principal

Iglesia

Sáb 5 Nov 2022

6 noviembre | Lectura del santo Evangelio según san Lucas 20,27-38.

No es Dios de muertos, sino de vivos EN aquel tiempo, 27 se acercaron algunos saduceos, los que dicen que no hay resurrección, y le preguntaron: 28 «Maestro, Moisés nos dejó escrito: “Si a uno se le muere su hermano, dejando mujer pero sin hijos, que tome la mujer como esposa y dé descendencia a su hermano”. 29 Pues bien, había siete hermanos; el primero se casó y murió sin hijos. 30 El segundo 31 y el tercero se casaron con ella, y así los siete, y murieron todos sin dejar hijos. 32 Por último, también murió la mujer. 33 Cuando llegue la resurrección, ¿de cuál de ellos será la mujer? Porque los siete la tuvieron como mujer». 34 Jesús les dijo: «En este mundo los hombres se casan y las mujeres toman esposo, 35 pero los que sean juzgados dignos de tomar parte en el mundo futuro y en la resurrección de entre los muertos, no se casarán ni ellas serán dadas en matrimonio. 36 Pues ya no pueden morir, ya que son como ángeles; y son hijos de Dios, porque son hijos de la resurrección. 37 Y que los muertos resucitan, lo indicó el mismo Moisés en el episodio de la zarza, cuando llama al Señor: “Dios de Abrahán, Dios de Isaac, Dios de Jacob”. 38 No es Dios de muertos, sino de vivos: porque para él todos están vivos». Palabra del Señor.

Sáb 5 Nov 2022

5 noviembre | Lectura del santo Evangelio según san Lucas 16,9-15

Si no fueron fieles en la riqueza injusta, ¿quién les confiará la verdadera? EN aquel tiempo, decía Jesús a sus discípulos: «gánense amigos con el dinero de iniquidad, para que, cuando les falte, los reciban en las moradas eternas. 10 El que es fiel en lo poco, también en lo mucho es fiel; el que es injusto en lo poco, también en lo mucho es injusto. 11 Pues, si no fueron fieles en la riqueza injusta, ¿quién les confiará la verdadera? 12 Si no fueron fieles en lo ajeno, ¿lo de ustedes, quién se lo dará? 13 Ningún siervo puede servir a dos señores, porque, o bien aborrecerá a uno y amará al otro, o bien se dedicará al primero y no hará caso del segundo. No pueden servir a Dios y al dinero». 14 Los fariseos, que eran amigos del dinero, estaban escuchando todo esto y se burlaban de él. 15 Y les dijo: «Ustedes se las dan de justos delante de los hombres, pero Dios conoce sus corazones, pues lo que es sublime entre los hombres es abominable ante Dios». Palabra del Señor.

Vie 4 Nov 2022

Disponible en la librería de la CEC Predicación Orante de la Palabra

La Conferencia Episcopal de Colombia (CEC) a través del Departamento de Liturgia ha publicado las Orientaciones para la Predicación Orante de la Palabra y Moniciones y Oración Universal o de los Fieles, del tiempo Adviento a Pentecostés, Ciclo A, 2022-2023. Con este subsidio se pretende facilitar el ejercicio del ministerio de la predicación de los pastores e invitar “a reconocer la importancia y la necesidad de acercarse también a esta fuente, para percibir y asentir que la asamblea reunida experimente el amor y la misericordia de Dios que continúa actuando y obrando maravillas en medio de su pueblo”. El Departamento de Liturgia recuerda que la homilía es un acto de culto, por medio del cual, no solo se da una instrucción al pueblo, sino que se rinde homenaje de adoración a Dios y se ofrece la santificación a la comunidad. La Predicación Orante de la Palabra y las Moniciones y Oración Universal o de los Fieles está disponible en la Librería de la Conferencia Episcopal de Colombia (CEC) y en las librerías San Pablo de todo el país. Más información: 3138808447 / 3133606712 Correo: [email protected]

Vie 4 Nov 2022

Estén alegres y contentos, porque su recompensa será grande en el cielo

TODOS LOS SANTOS Noviembre 1° de 2022 Primera Lectura: Ap 7, 2-4.9-14 Salmo: Sal 24(23),1-2.3-4ab.5-6 (R. cf. 6) Segunda Lectura: 1Jn 3, 1-3 Evangelio: Mt 5, 1-12ª I. Orientaciones para la Predicación Introducción Caminando de cara a Dios en el ejercicio de la fe, la esperanza y el amor, participa el hombre de la vida de Dios. No sólo participaremos en él, sino que seremos semejantes a él. Esta esperanza transformadora debe animar nuestros pasos por la gran tribulación. Aquellos que fueron los amigos de Dios entonan su canto después de haber participado de la sangre del Cordero. Eso significan también las bienaventuranzas. La victoria de la Cruz, la dicha de un sufrimiento transformador. 1. Lectio: ¿Qué dice la Sagrada Escritura? En las visiones del Apocalipsis aparece hoy una muy dinámica: el panorama de una gran asamblea, "una muchedumbre inmensa de toda nación, raza y lengua", los bienaventurados, que están en el cielo "de pie delante del trono (de Dios Padre) y del Cordero (Cristo) vestidos con vestiduras blancas y con palmas en sus manos", y cantan con voz potente las alabanzas de Dios. El número 144.000 es evidentemente simbólico, el resultado de esta multiplicación: 12 por 12 por 1000, la plenitud de las doce tribus de Israel. Además de ese número, se habla de una multitud innumerable. Esta multitud de creyentes que ya participan de la salvación tienen una historia: "son los que vienen de la gran tribulación". En el cielo se unen a los ángeles, los "ancianos", los "cuatro vivientes" y todos adoran a Dios y le entonan himnos de alabanza. El salmo se fija en los que ya gozan de la victoria, pero señalando cuál ha sido su camino para llegar a esta alegría: "estos son los que buscan al Señor". Porque "quién puede subir al monte del Señor... el hombre de manos inocentes y puro corazón". La idea que más veces repiten las cartas de Juan, que somos hijos de Dios y objetos de su amor de Padre, se une hoy a la de nuestro destino en la salvación definitiva. La realidad de ahora ya es gozosa, pero todavía tiene que llegar lo mejor: "ahora somos hijos de Dios y aún no se ha manifestado lo que seremos". Cuando llegue el final, "cuando se manifieste", "seremos semejantes a él, porque le veremos tal cual es". El evangelio elegido para esta fiesta es el de las bienaventuranzas, porque se consideran el mejor camino para llegar a esa felicidad definitiva del cielo, el camino que han seguido los Santos de todos los tiempos. Dando inicio al sermón de la montaña, Jesús proclama unas sorprendentes bienaventuranzas: llama felices a los pobres, a los que sufren, los que lloran, los que tienen hambre y sed de justicia, los misericordiosos, los limpios de corazón, los que trabajan por la paz, los que son perseguidos por su fe. En realidad, hay una novena bienaventuranza, esta vez en segunda persona: "dichosos ustedes cuando los insulten y los persigan...", mientras que las ocho anteriores están en tercera: "dichosos los pobres porque de ellos es el Reino de los Cielos". 2. Meditatio: ¿Qué me dice la Sagrada Escritura y que me sugiere para decirle a la comunidad? Es una fiesta que nos transmite alegría y optimismo. No es nada extraño que haya calado muy hondo en la sensibilidad del pueblo de Dios, junto con el recuerdo de los difuntos el día siguiente. ¡Qué hermoso es el canto de "introito" clásico en este día, el "Gaudeamus": "alegrémonos todos en el Señor, al celebrar este día de fiesta en honor de todos los Santos". Las innumerables personas que ya gozan de la plenitud de vida en el cielo son nuestros hermanos. De la mayoría no conocemos los nombres. Algunos, pocos en comparación con la muchedumbre de los bienaventurados, han sido canonizados o beatificados, reconocidos por la Iglesia en su "Martirologio" y propuestos como modelos de vida cristiana. De ellos, a algunos, también muy pocos en comparación con los varios miles del Martirologio, se les rinde culto oficial en la Iglesia universal o en las particulares: son los que aparecen en el Calendario litúrgico. Hoy celebramos a todos, no sólo a los que constan en las listas oficiales, sino a los que están en la lista de Dios, que son muchísimos más. Nuestra contabilidad no tiene ni punto de comparación con la de Dios. El prefacio de hoy afirma que son "nuestros hermanos", "los mejores hijos de la Iglesia" y que "en ellos encontramos ejemplo y ayuda para nuestra debilidad". Son personas que han tenido los mismos oficios y las mismas dificultades y tentaciones que nosotros, que han seguido a Cristo, viviendo su evangelio» y ahora gozan de la plenitud de la vida en Dios. Entre ellos, están la Virgen María y los Santos más importantes y conocidos, los patronos de las diócesis o de la ciudad o de la parroquia, los fundadores de comunidades religiosas, los que aparecen en los vitrales o en los varios laterales de nuestras iglesias. Otros, la mayoría, nos son desconocidos, pero han tenido el mérito de una fe sufrida y humilde, y ahora gozan de Dios. Entre ellos seguramente, familiares y conocidos nuestros. 3. Oratio y Contemplatio: ¿Qué suplicamos al Señor para vivir con mayor compromiso la misión? ¿Cómo reflejo en la vida este encuentro con Cristo? Hoy damos gracias a Dios porque los Santos son un regalo del Espíritu. En un mundo en que no abundan ni las noticias positivas ni los modelos de vida coherente, vale la pena subrayar lo que representan los Santos: un regalo de Dios a la humanidad y el mejor don del Espíritu a su Iglesia. Es bueno que hayan aparecido y sigan apareciendo carismas, instituciones y movimientos: pero sobre todo podemos alegrarnos de que el Espíritu Santo nos regale personas santas, que son la mejor gloria de la familia cristiana y hasta de la humanidad. Hayan sido o no importantes, hayan dejado o no grandes obras escritas o fundado familias religiosas, o hayan vivido sencillamente, desconocidas de todos menos de Dios, dando un ejemplo de entereza y generosidad. Estas personas son las que nos devuelven la fe en el género humano. Muchos van obteniendo premios y medallas por sus éxitos deportivos o artísticos o culturales. Es muy bueno que así́ sea, porque vale la pena premiar a los que enriquecen de alguna manera a la humanidad. Pero hoy podríamos pensar que los que merecen más premios y homenajes son estas personas, famosas o desconocidas, que han cumplido su carrera recibiendo los aplausos de Dios y ennobleciendo a la humanidad entera. El que la Iglesia realice beatificaciones y canonizaciones, tiene la finalidad: que puedan alegrarse todos, en la Iglesia universal o en las Iglesias locales, de que el Espíritu sigue enriqueciendo a su comunidad con el don de la santidad, y así́ pueden mirarlos como a modelos e intercesores más cercanos. Así lo decía el Papa Francisco celebrando la Solemnidad de Todos los Santos el 1 de noviembre de 2019: “La santidad, además de un don, es también una llamada, es una vocación común de todos nosotros cristianos, de los discípulos de Cristo; es el camino de plenitud que todo cristiano está llamado a recorrer en la fe, procediendo hacia la meta final: la comunión definitiva con Dios en la vida eterna. La santidad se convierte así en respuesta al don de Dios, porque se manifiesta como una asunción de responsabilidad. Desde este punto de vista, es importante asumir un compromiso cotidiano de santificación en las condiciones, en los deberes y en las circunstancias de nuestra vida, tratando de vivir cada cosa con amor, con caridad”. _______________________ Recomendaciones prácticas • Hoy es un día propicio para promover entre los fieles la proclamación de las Letanías de los Santos. • Comienza el mes de los Fieles Difuntos. • Incentivar la oración por los Fieles Difuntos a lo largo del mes. II. Moniciones y Oración Universal o de los Fieles Monición introductoria de la Misa Sean todos bienvenidos a esta Celebración. En este día la Iglesia Universal celebra, la solemnidad de Todos los Santos, demos gracias a Dios por el testimonio de tantos hermanos nuestros en la fe que durante su vida lucharon por vivir el Evangelio, acogiéndonos a su intercesión, para poder ser, también nosotros, fieles a las enseñanzas de nuestro Señor. Celebremos con fe y alegría esta Eucaristía. Monición a la Liturgia de la Palabra En el centro de la liturgia de hoy están sobre todo los grandes temas de la Comunión de los Santos, del destino universal de la salvación, de la fuente de toda santidad que es Dios mismo, de la esperanza cierta en la futura e indestructible unión con el Señor, de la relación existente entre salvación y sufrimiento y de una bienaventuranza que ya desde ahora caracteriza a aquellos que se encuentran en las condiciones descritas por Jesús. Escuchemos con atención la Palabra de Dios. Oración Universal o de los Fieles Presidente: Oremos a Dios Padre, creador del universo, para que en comunión con todos los santos del cielo alcancemos bendiciones en esta tierra. Digamos confiados: R. Te rogamos, óyenos. 1. Por la Iglesia santa de Dios, para que siempre se conserve unida en la oración y así sea luz para todo el mundo. Roguemos al Señor. 2. Por los gobernantes de todos los pueblos, para que fomenten siempre la dignidad humana con proyectos de justicia y de paz. Roguemos al Señor. 3. Por todos los enfermos de nuestra comunidad y por todos los que sufren, para que la oración que hacemos en la comunión de los santos los llene de consuelo, de esperanza y de salud. Roguemos al Señor. 4. Por nuestros hermanos difuntos, que han vivido según las enseñanzas de Cristo, para que el Señor les otorgue la plenitud de la vida y puedan gozar de su presencia en la patria celestial. Roguemos al Señor. 5. Por nosotros para que aceptando el proyecto de las bienaventuranzas que Jesús nos propone podamos alcanzar la patria celeste y la participación plena en la comunión de los santos. Roguemos al Señor. Oración conclusiva Padre de todo lo creado, escucha estas súplicas que tu Iglesia, que peregrina en esta tierra anhelando la patria celeste. Por Jesucristo, nuestro Señor. R. Amén.

Vie 4 Nov 2022

La diversidad religiosa: Un desafío constante

Diversas actividades de carácter interreligioso y ecuménico se han venido desarrollando durante este segundo semestre de 2022. Alrededor de la discusión sobre temas de libertad religiosa, preservación de los lugares de culto y reforma tributaria, estos encuentros han tenido bastante acogida. Los centros educativos se interesan por tener un horizonte de inclusión y diversos estamentos del gobierno promueven la defensa de estos derechos. La Iglesia Católica no puede sustraerse a estos espacios; el Concilio Vaticano II en las declaraciones Dignitatis humanae (La dignidad de la persona humana) y Nostra aetate (Nuestra época) han sentado las bases de un sano diálogo con los miembros de otras iglesias cristianas y de otras religiones para la búsqueda de la paz universal y el desarrollo humano integral. Los eventos en los que el Departamento de Promoción de la Unidad y Diálogo (PUD) ha participado en los últimos días han sido los siguientes: - Colegio Gimnasio La Montaña: “Primer encuentro Interreligioso: visión de Dios, visión del hombre, desde diferentes perspectivas de fe” (19 de octubre) - Liceo de Cervantes (El Retiro): “IX Coloquio de religión. Dialogando con los dilemas del hombre contemporáneo” (24 de octubre) - Congreso de la República: “Libertad Religiosa para el desarrollo social y democrático” (31 de octubre) - Alcaldía de Bogotá: “V Foro de Libertad Religiosa, Libertad de Conciencia y de Cultos. Relaciones y límites en su ejercicio ciudadano” (1 de noviembre) - Universidad Javeriana – Universidad Católica del Norte: “Simposio sobre diálogo interreligioso e intercultural y evangelización en la virtualidad” (2 de noviembre) - CELAM: “Congreso Ecuménico Continental 2022. Llamados a la unidad para que el mundo crea” (3 de noviembre) INVITACIÓN A LA CÁTEDRA YVES CONGAR, OP El diálogo entre cristianos es una de las llamadas más urgentes que el Papa Francisco, en consonancia con el Magisterio de la Iglesia, ha hecho durante su pontificado. Igualmente, líderes de otras confesiones cristianas han asumido con responsabilidad el desafío que supone el escándalo de la división en los seguidores de Jesús. Por esto, se hace urgente una reflexión profunda de la cuestión ecuménica a la luz de las exigencias del contexto actual. En este sentido, la Facultad de Teología de la Universidad Santo Tomás promueve espacios abiertos al público en general en donde se pueda discutir acerca del ecumenismo, a través de su Cátedra Yves Congar, O.P. Para la edición del segundo semestre del 2022, que se llevará a cabo el martes 8 de noviembre de 2022, de 2:00 p.m. a 4:00 p.m., Temática y expositor la temática por abordar será el papel que tiene la teología del Espíritu Santo en el diálogo entre la Iglesia Católica y las Comunidades Eclesiales hijas de la Reforma Protestante de carácter evangélico o pentecostal. La ponencia estará a cargo del doctor Marcial Maçaneiro, SCJ, doctor en teología de la Pontificia Universidad Gregoriana de Roma. Transmisión El evento se transmitirá virtualmente a través del perfil de Facebook de la Facultad de Teología de la Universidad Santo Tomás.

Jue 3 Nov 2022

Inicia camino a los altares de fraile dominico colombiano

La Congregación de Hermanas Dominicas Hijas de Nuestra Señora de Nazareth y la Provincia de San Luis Bertrán de Colombia, como coautores de la causa de canonización del Siervo de Dios Fr. Enrique Alberto Higuera Barrera, O.P, sacerdote colombiano, luego de un arduo trabajo de más de diez años, han culminado la fase arquidiocesana de la causa. La ceremonia de clausura se realizó el pasado jueves 27 de octubre de 2022, en el Convento de Santo Domingo de Bogotá de los frailes dominicos, presidida por monseñor Luis José Rueda Aparicio, arzobispo de Bogotá, Primado de Colombia y presidente de la Conferencia Episcopal. Durante el acto de clausura, los miembros del Tribunal Instructorio del proceso de la causa, así como los miembros de las Comisiones de Teología e Historia, y un nutrido grupo de fieles, entre ellos monseñor Leonardo Gómez Serna, O.P., sacerdotes, religiosos, religiosas, familiares, amigos, admiradores del Siervo de Dios y la Notaria del proceso, presentaron al Señor Arzobispo las actas y la documentación del proceso de investigación, debidamente cerradas y selladas con el sello de la arquidiócesis, que serán enviadas al Dicasterio de las Causas de los Santos, en la Ciudad del Vaticano, a fin de que allí siga su curso. EL proceso fue comenzado en su fase preparatoria, el 1 de junio de 2008, por el entonces Arzobispo de Bogotá, Cardenal Pedro Rubiano Sáenz, quién nombró a Fray Inocenzo Venchi, O.P., Postulador General de la Orden de Santo Domingo, para que investigara el mérito de la causa. El 24 de junio de 2015, el Señor Arzobispo, Cardenal Rubén Salazar Gómez, instruyó canónicamente el proceso nombrando el Tribunal Instructorio y designó a Monseñor Luis Romero Franco, obispo Emérito de Facatativá, como Juez Delegado. “Con gusto acepté esa responsabilidad, que jamás había tenido, por mi amor a la Iglesia, la cual nos llama a “ser perfectos, como el Padre celestial es perfecto” (Mt 5,48), y por la cercanía que tengo con las Hermanas Dominicas Hijas de Nuestra Señora de Nazareth, circunstancia que también me motivó a colaborar con la causa de su Cofundador”, señaló Monseñor Luis Romero durante su intervención en el acto de clausura. Fray Diego Orlando Serna Salazar, O.P, Prior Provincial de los frailes dominicos, resaltó que este acontecimiento es un hecho histórico para la Orden de Predicadores en Colombia, ya que el Padre Higuera es el primer fraile dominico colombiano que va camino a los altares. Así mismo, resaltó la labor de las Hermanas Dominicas Hijas de Nuestra Señora de Nazareth, quienes han impulsado desde el principio no solo esta causa, sino también, la de su Fundadora, Sierva de Dios María Sara Alvarado Pontón. “Los frailes dominicos de Colombia no tenemos cómo pagar a ustedes esta ingente labor que nos compromete a todos en la búsqueda de la santidad y en la renovación de nuestras vidas y de nuestra Provincia. De corazón, Dios les pague”, expresó Fray Diego Orlando. Cabe mencionar que Fray Enrique Alberto Higuera Barrera, O.P. es reconocido cofundador por su estrecha vinculación como director espiritual de la fundadora, y formador y colaborador en el crecimiento de la Congregación hasta su aprobación como Instituto de Derecho Pontificio. Es por esta razón que, desde el fallecimiento del Siervo de Dios, en la casa general de las Hermanas, el 4 de marzo de 1976, ellas asumieron el compromiso de llevar adelante la causa para el reconocimiento de sus virtudes. Ahora queda en manos de la Hermana Fanny Aurora Parra Pérez, Vicepostuladora del proceso, entregar al Señor Cardenal Marcello Semeraro, Prefecto del Dicasterio de las Causas de los Santos, en la ciudad del Vaticano, las más de 30 cajas que, en palabras de Monseñor Rueda, “contienen el testimonio de vida de un sacerdote, de un fraile dominico santo, amado por Dios y amado por sus hermanas y por la comunidad”. El equipo investigador Para iniciar el proceso canónico, el Postulador General de la Orden, Fr. Gianni Festa, O.P. nombró Vicepostuladora a la Hermana Fanny Aurora Parra, religiosa Dominica de Nazareth. El Tribunal Instructorio del proceso, estuvo conformado por: Monseñor Luis Romero Franco, Obispo emérito de Facatativá, Juez Delegado del Sr. Arzobispo; Pbro. Leonardo Cárdenas Téllez, Promotor de Justicia; y la señora Martha Poveda Munar, Notaria. Las Comisiones de Teología, Historia y Archivística estuvieron conformadas por los peritos Juan Pablo Jiménez Fetecua, Presbítero; los doctores Daniel Turriago Rojas y Yesid Triana Rodríguez y el señor Mauricio Becerra León. FR. Enrique Alberto Higuera Barrera, O.P. Fray Enrique Alberto Higuera Barrera, O.P. nace el 23 de junio de 1906, en el municipio de Saboyá (Boyacá). Hijo de don Francisco Higuera y doña Mercedes Barrera, con cuatro hijos más conformaron la piadosa familia en la que crece y lo orienta desde pequeño en el camino de la fe cristiana. Inicia sus estudios secundarios en el Colegio Jesús María que los padres dominicos tenían en Chiquinquirá, luego pasa a la Escuela Apostólica de los mismos, y descubriendo su vocación, fue recibido como novicio en la Orden de Predicadores en 1924. Hecha su profesión religiosa a los 19 años, comienza su formación sacerdotal; por sus dotes intelectuales y musicales fue enviado al colegio “Angelicum”, de Roma, hoy Pontificia Universidad de Santo Tomás de Aquino, pero por quebrantos de salud no pudo culminar allí. Continuó su formación teológica en el estudiantado de la Provincia, entonces en Tunja. Accedió a las Órdenes menores a la vez que comenzó su misión apostólica, con la predicación y la liturgia, poniendo en juego su don musical con la formación de un coro, con los que solemnizaba las celebraciones en la ciudad y sus alrededores. Trasladado al convento de Bogotá, como diácono se da a conocer por su predicación y su especial humor. Retardando su ordenación sacerdotal, por su consideración de la grandeza del ministerio, accede finalmente, en 1937 y es ordenado por el entonces Nuncio Apostólico, Monseñor Carlos Serena, en la misma Nunciatura Apostólica. A partir de octubre de 1940 inicia la dirección espiritual de la Madre María Sara Alvarado Pontón y de la naciente Congregación de las Dominicas Hijas de Nuestra Señora de Nazareth. En 1960 funda el movimiento denominado “Religiosas de María” conformado por un gran número de religiosas de diversas comunidades que tomarán de su espiritualidad el amor intenso a la Santísima Virgen María. Las anteriores actividades apostólicas, fueron desempeñadas a la par que los diversos cargos que la Provincia le encomendó, como ser Prior de los Conventos principales de Santo Domingo de Bogotá y Nuestra Señora del Rosario de Chiquinquirá, servicios en los cuales puso todo su esfuerzo y la muy religiosa e inteligente dirección, demostrando su gran amor a la Orden y a la Iglesia. Durante su vida llevó con gran paciencia las deficiencias de salud, que lo llevaron a su fallecimiento el 4 de marzo de 1976. ORACIÓN Dios Padre misericordioso, que concediste a tu siervo fray Enrique Alberto Higuera Barrera, O.P. la gracia de extender el carisma dominicano a través de su vida y predicación, con las más admirables virtudes de fe, generosa entrega a las almas consagradas y al progreso espiritual de los fieles, concédenos por sus méritos la gracia que hoy solicitamos de tu infinita bondad (se hace la petición) para que así, seguros de su intercesión en el cielo, lo veamos prontamente entre el número de los santos y su ejemplo nos estimule a vivir radicalmente nuestros compromisos bautismales, bajo la guía de la Santísima Virgen Padre nuestro, Avemaría, Gloria María, Madre Nuestra. Amén. FUENTE:Oficina de comunicaciones frailes dominicos de Colombia

Jue 3 Nov 2022

4 de Noviembre | Lectura del santo Evangelio según san Lucas 16, 1-8

Los hijos de este mundo son más astutos con su propia gente que los hijos de la luz EN aquel tiempo, decía Jesús a sus discípulos: «Un hombre rico tenía un administrador, a quien acusaron ante él de derrochar sus bienes. 2 Entonces lo llamó y le dijo: “¿Qué es eso que estoy oyendo de ti? Dame cuenta de tu administración, porque en adelante no podrás seguir administrando”. 3 El administrador se puso a decir para sí: “¿Qué voy a hacer, pues mi señor me quita la administración? Para cavar no tengo fuerzas; mendigar me da vergüenza. 4 Ya sé lo que voy a hacer para que, cuando me echen de la administración, encuentre quien me reciba en su casa”. 5 Fue llamando uno a uno a los deudores de su amo y dijo al primero: 6 “¿Cuánto debes a mi amo?”. Este respondió: “Cien barriles de aceite”. Él le dijo: “Toma tu recibo; aprisa, siéntate y escribe cincuenta”. 7 Luego dijo a otro: “Y tú, ¿cuánto debes?”. Él dijo: “Cien fanegas de trigo”. Le dice: “Toma tu recibo y escribe ochenta”. 8 Y el amo alabó al administrador injusto, porque había actuado con astucia. Ciertamente, los hijos de este mundo son más astutos con su propia gente que los hijos de la luz». Palabra del Señor.

Mié 2 Nov 2022

3 noviembre | Lectura del santo Evangelio según dan Lucas 15,1-10

Habrá más alegría en el cielo por un solo pecador que se convierta. EN aquel tiempo, 1 Solían acercarse a Jesús todos los publicanos y los pecadores a escucharle. 2 Y los fariseos y los escribas murmuraban diciendo: «Ese acoge a los pecadores y come con ellos». 3 Jesús les dijo esta parábola: 4 «¿Quién de ustedes que tiene cien ovejas y pierde una de ellas, no deja las noventa y nueve en el desierto y va tras la descarriada, hasta que la encuentra? 5 Y, cuando la encuentra, se la carga sobre los hombros, muy contento; 6 y, al llegar a casa, reúne a los amigos y a los vecinos, y les dice: “¡Alégrense conmigo!, he encontrado la oveja que se me había perdido”. 7Les digo que así también habrá más alegría en el cielo por un solo pecador que se convierta que por noventa y nueve justos que no necesitan convertirse». 8 O ¿qué mujer que tiene diez monedas, si se le pierde una, no enciende una lámpara y barre la casa y busca con cuidado, hasta que la encuentra? 9 Y, cuando la encuentra, reúne a las amigas y a las vecinas y les dice: “¡Alégrense conmigo!, he encontrado la moneda que se me había perdido”. 10Les digo que la misma alegría tendrán los ángeles de Dios por un solo pecador que se convierta». Palabra del Señor.