Pasar al contenido principal

Iglesia

Mar 15 Nov 2022

18 noviembre | Lectura del santo Evangelio según san Lucas 19,45-48.

Han hecho de la casa de Dios una ´´cueva de bandidos´´ EN aquel tiempo, Jesús entró en el templo y se puso a echar a los vendedores, diciéndoles: «Escrito está: “Mi casa será casa de oraciónˮ; pero ustedes la han hecho una “cueva de bandidosˮ. 47 Todos los días enseñaba en el templo. Por su parte, los sumos sacerdotes, los escribas y los principales del pueblo buscaban acabar con él, 48 pero no sabían qué hacer, porque todo el pueblo estaba pendiente de él, escuchándole». Palabra del Señor.

Mar 15 Nov 2022

17 noviembre | Lectura del santo Evangelio según san Lucas 19,41-44.

¡Si reconocieras lo que conduce a la paz! EN aquel tiempo, al acercarse Jesús a Jerusalén y ver la ciudad, lloró sobre ella, mientras decía: «¡Si reconocieras tú también en este día lo que conduce a la paz! Pero ahora está escondido a tus ojos. 43 Pues vendrán días sobre ti en que tus enemigos te rodearán de trincheras, te sitiarán, apretarán el cerco de todos lados, 44 te arrasarán con tus hijos dentro, y no dejarán piedra sobre piedra. Porque no reconociste el tiempo de tu visita». Palabra del Señor.

Mar 15 Nov 2022

16 noviembre | Lectura del santo Evangelio según san Lucas 19,11-28.

¿Porqué no pusiste mi dinero en el banco? EN aquel tiempo, Jesús dijo una parábola, porque estaba cerca de Jerusalén y ellos pensaban que el reino de Dios iba a manifestarse enseguida. 12 Dijo, pues: «Un hombre noble se marchó a un país lejano para conseguirse el título de rey, y volver después. 13 Llamó a diez siervos suyos y les repartió diez onzas de oro, diciéndoles: “Negocien mientras vuelvo”. 14 Pero sus conciudadanos lo aborrecían y enviaron tras de él una embajada diciendo: “No queremos que este llegue a reinar sobre nosotros”. 15 Cuando regresó de conseguir el título real, mandó llamar a su presencia a los siervos a quienes había dado el dinero, para enterarse de lo que había ganado cada uno. 16 El primero se presentó y dijo: “Señor, tu onza ha producido diez”. 17 Él le dijo: “Muy bien, siervo bueno; ya que has sido fiel en lo pequeño, recibe el gobierno de diez ciudades”. 18 El segundo llegó y dijo: “Tu onza, señor, ha rendido cinco”. 19 A ese le dijo también: “Pues toma tú el mando de cinco ciudades”. 20 El otro llegó y dijo: “Señor, aquí está tu onza; la he tenido guardada en un pañuelo, 21 porque tenía miedo, pues eres un hombre exigente que retiras lo que no has depositado y siegas lo que no has sembrado”. 22 Él le dijo: “Por tu boca te juzgo, siervo malo. ¿Conque sabías que soy exigente, que retiro lo que no he depositado y siego lo que no he sembrado? 23 Pues ¿por qué no pusiste mi dinero en el banco? Al volver yo, lo habría cobrado con los intereses”. 24 Entonces dijo a los presentes: “Quítenle a este la onza y dénsela al que tiene diez onzas”. 25 Le dijeron: “Señor, ya tiene diez onzas”. 26 “Les digo: al que tiene se le dará, pero al que no tiene se le quitará hasta lo que tiene. 27 Y en cuanto a esos enemigos míos, que no querían que llegase a reinar sobre ellos, tráiganlos acá y degüéllenlos en mi presenciaˮ». 28 Dicho esto, caminaba delante de ellos, subiendo hacia Jerusalén. Palabra del Señor.

Vie 11 Nov 2022

Voz del Pastor | 13 de noviembre de 2022

Reflexión de monseñor Luis José Rueda Aparicio, Arzobispo de Bogotá y primado de Colombia Lectura del Santo Evangelio segúnSan Lucas 21,5-19

Vie 11 Nov 2022

Grupo de Trabajo por Colombia –GTC- reafirma y fortalece su presencia en la Provincia Eclesiástica de Popayán

El Grupo de Trabajo por Colombia -GTC-, integrado por 10 organizaciones de las Cáritas de la Iglesia Católica en Europa y Norte América, del cual hace parte el Secretariado Nacional de Pastoral Social-Cáritas Colombiana SNPS/CC, se reunirá del 13 al 18 de noviembre de 2022 en la Diócesis de Pasto para realizar “un análisis de realidad en clave pastoral del contexto de la Provincia Eclesiástica de Popayán y de Colombia, para la incidencia del GTC en Colombia y a nivel internacional”. Así también, según lo han señalado sus organizadores, otro de los objetivos que se plantean durante esta visita, será el fortalecer la estrategia de trabajo conjunto y relacionamiento estratégico del GTC con el SNPS/CC. Monseñor Juan Carlos Cárdenas Toro, obispo de la Diócesis de Pasto, agradeció al grupo GTC y SNPS haber puesto su mirada en el sur de Colombia y en los territorios que conforman la Provincia Eclesiástica de Popayán, regiones duramente golpeadas por la violencia. “Para nosotros es una oportunidad, de una presencia también significativa de la Iglesia que fraternalmente suma esfuerzos para trabajar por la construcción de la paz, trabajar por el desarrollo humano integral sostenible de las comunidades más vulnerables”. El prelado indicó que este encuentro con el grupo GTC, será una oportunidad para fortalecer los lazos de amistad fraterna con estas organizaciones, que durante años han estado presentes para reafirmar y acompañar los procesos en la construcción de paz y reconciliación en Colombia. Agenda Dentro de la agenda de estos seis días, se contempla hacer la presentación de contexto local y regional de la Provincia Eclesiástica de Popayán; exponer la acción pastoral de la Iglesia en el territorio; presentar la labor del GTC en esta Provincia; y además ofrecer algunas recomendaciones al GTC para fortalecer su presencia estratégica en el territorio. Visita a territorio Este encuentro concluye con la visita por parte de las delegaciones del GTC a varios territorios de esta región, para conocer el trabajo que la Iglesia adelanta y además constatar la difícil realidad social que las comunidades enfrentan por cuenta del conflicto. Delegaciones presentes Participarán delegados de las Cáritas de: Alemania, España, Noruega, y agencias católicas SCIAF, CRS, CAFOD, Secours Catolique, entre otras. Por Colombia: Obispos de la Provincia Eclesiástica de Popayán (Arquidiócesis de Popayán, las Diócesis de Ipiales, Pasto, Tumaco y los Vicariatos Apostólicos de Guapi y Tierradentro); obispos de la Comisión Episcopal de Pastoral Social; directores de Pastoral Social de esta Provincia, director, subdirector del SNPS-CC.

Vie 11 Nov 2022

La VI Jornada Mundial de los Pobres

Por: Padre Rafael Castillo Torres - El próximo domingo 13 de noviembre, XXXIII domingo del tiempo ordinario, celebramos la VI Jornada mundial de los pobres. Esta celebración tuvo su impulso y animación cuando, en el cierre del año de la misericordia el 13 de noviembre del año 2016, en la Basílica de San Pedro, el Papa Francisco celebró el jubileo dedicado a las personas marginadas. En su homilía de ese día y con la naturalidad que le es propia, el Papa nos dijo: “quisiera que hoy fuera la Jornada de los Pobres”. Esta sexta jornada está animada por la invitación del Santo Padre, tomada del apóstol Pablo, a tener la mirada fija en Jesús, el cual «siendo rico, se hizo pobre por nosotros, a fin de enriquecernos con su pobreza» (2 Co 8,9). El Papa nos está haciendo un llamado a desencadenar en nuestras Iglesias particulares un movimiento de evangelización que en primera instancia salga al encuentro de los pobres, hasta reventarnos por ellos: “Frente a los pobres no se hace retórica, sino que se ponen manos a la obra y se practica la fe involucrándose directamente, sin delegar en nadie. A veces, en cambio, puede prevalecer una forma de relajación, lo que conduce a comportamientos incoherentes, como la indiferencia hacia los pobres. Sucede también que algunos cristianos, por un excesivo apego al dinero, se empantanan en el mal uso de los bienes y del patrimonio. Son situaciones que manifiestan una fe débil y una esperanza endeble y miope”. ( # 7 del Mensaje del Santo Padre). Esta celebración con su exhortación llega justamente cuando en la Nación colombiana las palabras de orden son inequidad, pobreza, hambre, exclusión, marginalidad, confinamiento, violencia, creciente deterioro ambiental, muerte, desempleo y corrupción. Tenemos una gran oportunidad a la luz del mensaje del Papa Francisco: pasar de las reflexiones cargadas de buenas teorías a la sensibilidad frente al sufrimiento de los débiles. Para Jesús los pobres fueron sus preferidos y los primeros en atraer su atención. Viene bien preguntarnos en esta Jornada: ¿Son los pobres para nosotros… lo que fueron para Jesús? Muy seguramente la gran mayoría responderá que sí y que están de parte de ellos. Ello da pie para que nos hagamos otra pregunta: ¿Qué lugar ocupan los pobres en nuestra vida y en la vida de nuestras comunidades?. En la Iglesia, y es bueno reconocerlo, contamos con personas, organismos, instituciones, congregaciones religiosas, voluntarios donantes de su tiempo libre y misioneros heroicos a quienes los anima el mismo Espíritu que animaba a Jesús en Galilea en su misión por calmar el sufrimiento que había en el corazón del pobre. Hombres y mujeres que en las calles y en zonas no fáciles, dedican su vida entera y hasta la arriesgan por defender la dignidad y los derechos de los más pobres. Pero como quiera que todo esto acontece en una de las naciones más inequitativas de la tierra, bien vale la pena seguir preguntándonos: ¿Cuál es la actitud generalizada entre nosotros frente a los que menos tienen y más sufren? ¿Por qué no vemos ningún problema especial cuando sólo se trata de aportar una ayuda o de entregar un donativo? ¿Qué ha sucedido en nosotros para que las ofrendas o donaciones que entregamos nos tranquilicen y nos permitan seguir viviendo con buena conciencia? ¿Por qué los pobres nos inquietan tanto cuando nos obligan a plantearnos qué nivel de vida nos podemos permitir, cuando está suficientemente claro que en Colombia se viola diariamente el derecho humano a la alimentación? En Colombia, hoy, después de dos años de pandemia, lo más visible es el hambre y la miseria, porque lo que permanece en el alma de la pobreza, es la indignidad. El aproximarnos desde el Secretariado Nacional de Pastoral Social/ Cáritas Colombiana y hacerlo juntamente con las pastorales sociales de las jurisdicciones y desde la cooperación fraterna con nuestras Cáritas hermanas que sirven en Colombia, nos permite constatar que en nuestra Nación el que es pobre carece de los derechos que tenemos los demás; no merece el respeto que merecería cualquier persona normal y representan muy poco para los intereses de quienes han manejado esta Nación desde sus inconfesables instintos de poder. Por eso, encontrarlos en la calle, genera desazón, precisamente porque su sola presencia quita la máscara a nuestros grandes discursos teóricos sobre la pobreza y pone al descubierto nuestras mezquindades. ¿Qué buenos criterios, a la luz del llamado del Papa Francisco, pueden ayudarnos, hoy, a enfrentar el desafío humanitario que estamos viviendo frente a una pobreza que es purgatorio y una miseria que es infierno?. Lo primero es no poner nuestras acciones al servicio de un proselitismo denigrante. Sobre el particular San Juan Crisóstomo fue muy claro: “¡Basta con la necesidad para que el pobre sea digno! No damos limosna al buen comportamiento, sino al hombre. No nos compadecemos de la virtud, sino de la desgracia. Y eso para que también nosotros alcancemos de Dios abundante misericordia, nosotros que somos tan indignos de su benignidad”. Lo segundo es procurar que nuestras tareas y acciones en contextos humanitarios como los de hoy, jamás deben poner “sordina” al clamor de los pobres. Nuestra atención integral debe, necesariamente, ir acompañada de la denuncia pública de las injusticias que ellos están viviendo y de la reivindicación de sus derechos. Servicio asistencial y denuncia profética son inseparables. Por último, es urgente que las tareas humanitarias no fomenten la pereza en los destinatarios últimos de nuestra acción caritativa. En Colombia la “mendicidad” y la “indigencia”, en algunos casos, se han convertido en prósperos negocios. Permítanme citar a Noël du Fail quien en su obra Propos Rustiques, muestra como el pícaro Tailleboudin, en su dialogo con un campesino le dice: “Yo ganaré en un solo día, acompañando a un ciego o a un lisiado, o ulcerándome las piernas con ciertas hierbas y acudiendo a la puerta de una Iglesia, lo que tú, cargando leña, te ganarías en todo el año”. Recordemos igualmente a Sancho Panza cuando fue, por escasos días, gobernador de la Isla Barataria y tuvo el feliz acierto de “crear un alguacil de pobres, no para que los persiguiera, sino para que examinara si lo eran; porque – decía- a la sombra de la manquedad fingida y de la llaga falsa andan los brazos ladrones y la salud borracha”. Ojalá en estos contextos podamos canalizar siempre nuestras ayudas, a través de organizaciones de la Iglesia, de la sociedad civil e instituciones dignas de credibilidad y confianza teniendo muy presente lo que nos dice el Papa al final de su mensaje: “Que esta VI Jornada Mundial de los Pobres se convierta en una oportunidad de gracia, para hacer un examen de conciencia personal y comunitario, y preguntarnos si la pobreza de Jesucristo es nuestra fiel compañera de vida”. Padre Rafael Castillo Torres Director del Secretariado Nacional de Pastoral Social / Cáritas Colombia

Vie 11 Nov 2022

INFORMATIVO: Iglesia en Tumaco vivirá la XXX Asamblea Diocesana

Con el fin de seguir afrontando los retos pastorales que le plantea la sociedad a la Iglesia Tumaqueña, del 11 al 13 de noviembre se realizará en esta ciudad, la XXX Asamblea Diocesana, evento enmarcado en el Sínodo de la Sinodalidad al que invita el Papa Francisco. Esta Asamblea será un espacio para revisar, analizar y proyectar el trabajo que en esta porción de Iglesia nariñense se adelanta a través del “Proceso de Evangelización de Iglesia Particular” (PIP). Monseñor Orlando Olave Villanoba, obispo de la Diócesis de Tumaco, señaló que esta “Asamblea es la manera de recoger el camino recorrido durante este año, se hace una vez al año y recogemos el material, la vida, la experiencia de esta iglesia particular en cada uno de sus ámbitos, en las parroquias, las comisiones, las delegaciones y en las distintas instancias que nosotros tenemos, pero también proyectamos nuestro siguiente año de Pastoral”. Para conocer más detalles de esta Asamblea la Diócesis de Tumaco ha elaborado el informativo: “Así va la Asamblea Diocesana”.

Jue 10 Nov 2022

15 noviembre | Lectura del santo Evangelio según san Lucas 19,1-10

El Hijo del hombre ha venido a buscar y a salvar lo que estaba perdido EN aquel tiempo, Jesús entró en Jericó e iba atravesando la ciudad. 2 En esto, un hombre llamado Zaqueo, jefe de publicanos y rico, 3 trataba de ver quién era Jesús, pero no lo lograba a causa del gentío, porque era pequeño de estatura. 4 Corriendo más adelante, se subió a un sicomoro para verlo, porque tenía que pasar por allí. 5 Jesús, al llegar a aquel sitio, levantó los ojos y le dijo: «Zaqueo, date prisa y baja, porque es necesario que hoy me quede en tu casa». 6 Él se dio prisa en bajar y lo recibió muy contento. 7 Al ver esto, todos murmuraban diciendo: «Ha entrado a hospedarse en casa de un pecador». 8 Pero Zaqueo, de pie, dijo al Señor: «Mira, Señor, la mitad de mis bienes se la doy a los pobres; y si he defraudado a alguno, le restituyo cuatro veces más». 9 Jesús le dijo: «Hoy ha sido la salvación de esta casa, pues también este es hijo de Abrahán. 10 Porque el Hijo del hombre ha venido a buscar y a salvar lo que estaba perdido». Palabra del Señor.