Pasar al contenido principal

Actualidad

Jue 3 Nov 2022

Inicia camino a los altares de fraile dominico colombiano

La Congregación de Hermanas Dominicas Hijas de Nuestra Señora de Nazareth y la Provincia de San Luis Bertrán de Colombia, como coautores de la causa de canonización del Siervo de Dios Fr. Enrique Alberto Higuera Barrera, O.P, sacerdote colombiano, luego de un arduo trabajo de más de diez años, han culminado la fase arquidiocesana de la causa. La ceremonia de clausura se realizó el pasado jueves 27 de octubre de 2022, en el Convento de Santo Domingo de Bogotá de los frailes dominicos, presidida por monseñor Luis José Rueda Aparicio, arzobispo de Bogotá, Primado de Colombia y presidente de la Conferencia Episcopal. Durante el acto de clausura, los miembros del Tribunal Instructorio del proceso de la causa, así como los miembros de las Comisiones de Teología e Historia, y un nutrido grupo de fieles, entre ellos monseñor Leonardo Gómez Serna, O.P., sacerdotes, religiosos, religiosas, familiares, amigos, admiradores del Siervo de Dios y la Notaria del proceso, presentaron al Señor Arzobispo las actas y la documentación del proceso de investigación, debidamente cerradas y selladas con el sello de la arquidiócesis, que serán enviadas al Dicasterio de las Causas de los Santos, en la Ciudad del Vaticano, a fin de que allí siga su curso. EL proceso fue comenzado en su fase preparatoria, el 1 de junio de 2008, por el entonces Arzobispo de Bogotá, Cardenal Pedro Rubiano Sáenz, quién nombró a Fray Inocenzo Venchi, O.P., Postulador General de la Orden de Santo Domingo, para que investigara el mérito de la causa. El 24 de junio de 2015, el Señor Arzobispo, Cardenal Rubén Salazar Gómez, instruyó canónicamente el proceso nombrando el Tribunal Instructorio y designó a Monseñor Luis Romero Franco, obispo Emérito de Facatativá, como Juez Delegado. “Con gusto acepté esa responsabilidad, que jamás había tenido, por mi amor a la Iglesia, la cual nos llama a “ser perfectos, como el Padre celestial es perfecto” (Mt 5,48), y por la cercanía que tengo con las Hermanas Dominicas Hijas de Nuestra Señora de Nazareth, circunstancia que también me motivó a colaborar con la causa de su Cofundador”, señaló Monseñor Luis Romero durante su intervención en el acto de clausura. Fray Diego Orlando Serna Salazar, O.P, Prior Provincial de los frailes dominicos, resaltó que este acontecimiento es un hecho histórico para la Orden de Predicadores en Colombia, ya que el Padre Higuera es el primer fraile dominico colombiano que va camino a los altares. Así mismo, resaltó la labor de las Hermanas Dominicas Hijas de Nuestra Señora de Nazareth, quienes han impulsado desde el principio no solo esta causa, sino también, la de su Fundadora, Sierva de Dios María Sara Alvarado Pontón. “Los frailes dominicos de Colombia no tenemos cómo pagar a ustedes esta ingente labor que nos compromete a todos en la búsqueda de la santidad y en la renovación de nuestras vidas y de nuestra Provincia. De corazón, Dios les pague”, expresó Fray Diego Orlando. Cabe mencionar que Fray Enrique Alberto Higuera Barrera, O.P. es reconocido cofundador por su estrecha vinculación como director espiritual de la fundadora, y formador y colaborador en el crecimiento de la Congregación hasta su aprobación como Instituto de Derecho Pontificio. Es por esta razón que, desde el fallecimiento del Siervo de Dios, en la casa general de las Hermanas, el 4 de marzo de 1976, ellas asumieron el compromiso de llevar adelante la causa para el reconocimiento de sus virtudes. Ahora queda en manos de la Hermana Fanny Aurora Parra Pérez, Vicepostuladora del proceso, entregar al Señor Cardenal Marcello Semeraro, Prefecto del Dicasterio de las Causas de los Santos, en la ciudad del Vaticano, las más de 30 cajas que, en palabras de Monseñor Rueda, “contienen el testimonio de vida de un sacerdote, de un fraile dominico santo, amado por Dios y amado por sus hermanas y por la comunidad”. El equipo investigador Para iniciar el proceso canónico, el Postulador General de la Orden, Fr. Gianni Festa, O.P. nombró Vicepostuladora a la Hermana Fanny Aurora Parra, religiosa Dominica de Nazareth. El Tribunal Instructorio del proceso, estuvo conformado por: Monseñor Luis Romero Franco, Obispo emérito de Facatativá, Juez Delegado del Sr. Arzobispo; Pbro. Leonardo Cárdenas Téllez, Promotor de Justicia; y la señora Martha Poveda Munar, Notaria. Las Comisiones de Teología, Historia y Archivística estuvieron conformadas por los peritos Juan Pablo Jiménez Fetecua, Presbítero; los doctores Daniel Turriago Rojas y Yesid Triana Rodríguez y el señor Mauricio Becerra León. FR. Enrique Alberto Higuera Barrera, O.P. Fray Enrique Alberto Higuera Barrera, O.P. nace el 23 de junio de 1906, en el municipio de Saboyá (Boyacá). Hijo de don Francisco Higuera y doña Mercedes Barrera, con cuatro hijos más conformaron la piadosa familia en la que crece y lo orienta desde pequeño en el camino de la fe cristiana. Inicia sus estudios secundarios en el Colegio Jesús María que los padres dominicos tenían en Chiquinquirá, luego pasa a la Escuela Apostólica de los mismos, y descubriendo su vocación, fue recibido como novicio en la Orden de Predicadores en 1924. Hecha su profesión religiosa a los 19 años, comienza su formación sacerdotal; por sus dotes intelectuales y musicales fue enviado al colegio “Angelicum”, de Roma, hoy Pontificia Universidad de Santo Tomás de Aquino, pero por quebrantos de salud no pudo culminar allí. Continuó su formación teológica en el estudiantado de la Provincia, entonces en Tunja. Accedió a las Órdenes menores a la vez que comenzó su misión apostólica, con la predicación y la liturgia, poniendo en juego su don musical con la formación de un coro, con los que solemnizaba las celebraciones en la ciudad y sus alrededores. Trasladado al convento de Bogotá, como diácono se da a conocer por su predicación y su especial humor. Retardando su ordenación sacerdotal, por su consideración de la grandeza del ministerio, accede finalmente, en 1937 y es ordenado por el entonces Nuncio Apostólico, Monseñor Carlos Serena, en la misma Nunciatura Apostólica. A partir de octubre de 1940 inicia la dirección espiritual de la Madre María Sara Alvarado Pontón y de la naciente Congregación de las Dominicas Hijas de Nuestra Señora de Nazareth. En 1960 funda el movimiento denominado “Religiosas de María” conformado por un gran número de religiosas de diversas comunidades que tomarán de su espiritualidad el amor intenso a la Santísima Virgen María. Las anteriores actividades apostólicas, fueron desempeñadas a la par que los diversos cargos que la Provincia le encomendó, como ser Prior de los Conventos principales de Santo Domingo de Bogotá y Nuestra Señora del Rosario de Chiquinquirá, servicios en los cuales puso todo su esfuerzo y la muy religiosa e inteligente dirección, demostrando su gran amor a la Orden y a la Iglesia. Durante su vida llevó con gran paciencia las deficiencias de salud, que lo llevaron a su fallecimiento el 4 de marzo de 1976. ORACIÓN Dios Padre misericordioso, que concediste a tu siervo fray Enrique Alberto Higuera Barrera, O.P. la gracia de extender el carisma dominicano a través de su vida y predicación, con las más admirables virtudes de fe, generosa entrega a las almas consagradas y al progreso espiritual de los fieles, concédenos por sus méritos la gracia que hoy solicitamos de tu infinita bondad (se hace la petición) para que así, seguros de su intercesión en el cielo, lo veamos prontamente entre el número de los santos y su ejemplo nos estimule a vivir radicalmente nuestros compromisos bautismales, bajo la guía de la Santísima Virgen Padre nuestro, Avemaría, Gloria María, Madre Nuestra. Amén. FUENTE:Oficina de comunicaciones frailes dominicos de Colombia

Mié 2 Nov 2022

SEMBRATÓN ARQUIDIOCESANA: 4.700 árboles nativos de diferentes especies fueron sembrados

La propuesta inicial que hizo la arquidiócesis de Bogotá, de sembrar 4.000 árboles en diversos sitios de la capital del país y de municipios aledaños para “hacer una pedagogía de amor por la Casa Común”, desbordó el entusiasmo de las comunidades, quienes animados llegaron a la cifra record de 4.700 árboles sembrados. Según lo señaló el arzobispo de Bogotá y presidente de la Conferencia Episcopal, monseñor Luis José Rueda Aparicio, esta iniciativa fue soportada “A la luz del mensaje del papa Francisco en la encíclica Laudato si’ y el mensaje pontificio que permanentemente nos ha dado para que todas las generaciones de nuestra arquidiócesis de Bogotá, de la Iglesia que peregrina en Colombia, nos comprometamos con el cuidado de la creación”. Sus organizadores, la oficina del Servicio para el Desarrollo Humano Integral, la Coordinación Arquidiocesana del Cuidado de la Casa Común y el Sistema Educativo de la Arquidiócesis de Bogotá - SEAB, señalaron que "con este acto de reconciliación con nuestra Casa Común, pudimos sembrar una semilla de amor y de esperanza en Chía, Cáqueza, Choachí y diversos sectores de Bogotá”. Los grandes protagonistas A partir del 1 de septiembre y hasta finales de octubre, los niños, jóvenes, adultos, adultos mayores de cada territorio parroquial, comunidad, vereda, colegio, fueron los grandes protagonistas para que este proyecto de la siembra fuera una realidad. Según explicaron, "especias como mano de oso, nogal, sietecueros, duraznillo, alcaparro, eugenias, entre otros, fueron los que en esta oportunidad nos permitieron abrir un hoyo en la tierra y sembrarlos como signo de vida, cuidado, amor y esperanza". En un mensaje, sus organizadores extendieron un saludo de agradecimiento a cada una de las personas que brindaron su apoyo a esta propuesta de reconciliación con la casa común: comunidades parroquiales, sacerdotes, instituciones educativas, administraciones municipales y la comunidad en general. "Estos resultados reflejan nuestro compromiso con la casa común, cuidar del entorno es tarea de cada uno de nosotros, es un compromiso humano, cristiano, ético, político y ciudadano". Los recursos con los que se compraron los árboles, se dio gracias a la recolección de aportes en las parroquias, colegios, la universidad de la arquidiócesis y la generosidad de muchas personas que quisieron sumarse a esta iniciativa por el cuidado de la casa común.

Mié 2 Nov 2022

En Florencia concluyó la jornada de talleres: “Iglesias Particulares Seguras y Protectoras”

Este viernes 28 de octubre, finalizó en la Arquidiócesis de Florencia, la primera jornada de talleres orientados a facilitar herramientas y espacios de reflexión sobre cómo abordar desde el campo jurídico, psicológico, ético y comunicacional el tema de las políticas de protección y prevención de abusos sexuales contra niños, niñas, adolescentes y personas vulnerables dentro del entorno eclesial. Este espacio pedagógico contó con la asistencia de más de 400 participantes provenientes de diferentes lugares de la provincia eclesiástica. Al concluir la jornada, el arzobispo de Florencia, Omar de Jesús Mejía Giraldo, expresó su gratitud a la Conferencia Episcopal de Colombia y al Consejo Nacional para la Cultura del Cuidado, por ofrecer estos espacios de información y formación, que según señaló, deben seguirse implementando en todos los ámbitos de la Iglesia a nivel nacional. Igualmente el prelado agradeció la presencia de quienes asistieron: obispos, sacerdotes, religiosas y religiosos, seminaristas, maestros, rectores de instituciones educativas, catequistas, personal que labora en el torno de las parroquias, vicarías, curias diocesanas, miembros de movimientos apostólicos, agentes de pastoral, periodistas, entre otros, algunos participaron en representación de las diócesis de Mocoa-Sibundoy y San Vicente del Caguán, y los vicariatos apostólicos de Leticia y Puerto Leguízamo Solano. Finalmente afirmó que, esta tarea no para allí, sino que se seguirá el camino de formación en este campo. “La idea es entonces que sigamos en este ambiente de sinodalidad, de comunión fraterna y de trabajo mancomunado”. Por su parte la doctora Ilva Myriam Hoyos Castañeda, presidenta del Consejo Nacional para la Cultura del Cuidado de la Conferencia Episcopal de Colombia, resaltó haber encontrado una Iglesia expectante y ávida de conocimiento frente a este tema del cuidado y la protección. “El objetivo central de este encuentro era continuar ese camino para generar en Colombia una cultura del cuidado. Una de las prioridades fue socializar nuestras líneas guías aprobadas muy recientemente por la Conferencia Episcopal; trabajamos durante la jornada que fue especialmente enriquecedora con los clérigos, sacerdotes, religiosos, religiosas, expresándoles por un lado cuál es la iniciativa de la Iglesia Católica, pero también puntualizando la legislación canónica y estatal en torno a los delitos de carácter sexual”. Explicó además que se hizo una presentación a los movimientos apostólicos y a los laicos, en torno a qué es el abuso, cuáles son los factores de riesgo, cuáles son los factores de protección, cómo está tipificada en la legislación penal colombiana esta temática de los delitos sexuales y se ofrecieron algunos criterios para elaborar planes de prevención. “En los laicos encontramos ese eco, nos reiteraron su agradecimiento, no solamente por la visita, sino también por ver una iglesia renaciente, esperanzadora, que parte del reconocimiento de la vulnerabilidad humana y que quiere insistir en que todo ser humano es digno y tiene una dignidad que viene de nuestra condición de ser hijos de Dios y a su vez creado a su imagen y semejanza de un Dios trino”. Otro público que estuvo presente fueron los educadores, a ellos, dijo la doctora Hoyos, se les presentaron algunos de los retos y los desafíos que tienen las instituciones educativas en generar esta cultura del cuidado. Según lo expresó la abogada, con estos espacios de formación, la Iglesia quiere decir abiertamente “no más abusos, no más violencias, tanto las violencias, como los abusos cometidos al interior de la iglesia por miembros de la iglesia, como de la sociedad”. “Estamos esperanzados en que este esfuerzo que estamos realizando, no solo permita de alguna forma generar espacios de diálogo y de reflexión, sino también que los esfuerzos que se hagan al interior de la Iglesia puedan repercutir en toda la sociedad, especialmente en esta Arquidiócesis de Florencia, en la provincia eclesiástica que hemos venido a visitar”, concluyó la directiva. Próximos talleres El Consejo Nacional para la Cultura del Cuidado , informó que para este mes de noviembre se realizará en la Arquidiócesis de Villavicencio otro encuentro de formación. Así también se retomará a partir del mes de febrero de 2023 la realización de estos talleres en otras Jurisdicciones Eclesiásticas del país. En qué consiste el Proyecto: ‘Iglesias Particulares Seguras y Protectoras’ Es una iniciativa de la Conferencia Episcopal de Colombia y del Consejo Nacional para la Cultura del Cuidado , que busca ayudar a las jurisdicciones eclesiásticas en la implementación de las políticas de protección y de prevención de la violencia sexual contra niñas, niños, adolescentes y personas vulnerables; así como la difusión de las Líneas Guía: ‘Cultura del Cuidado en la Iglesia Católica Colombiana’. Qué es el Consejo Nacional para la Cultura del Cuidado Fue instituido en el 2018 por la Conferencia Episcopal de Colombia (CEC). Es un cuerpo asesor, consultivo, autónomo e interdisciplinario, cuya tarea principal es asesorar a la Conferencia Episcopal y asistir a los Obispos, por medio de propuestas que promuevan la cultura del cuidado y de medidas para prevenir los abusos cometidos por miembros de la Iglesia, según las normas canónicas vigentes y teniendo en cuenta las exigencias de la legislación estatal. Los miembros del Consejo Nacional son nombrados por la Asamblea Plenaria de la CEC, por un término renovable de tres años y elegidos entre ministros consagrados, miembros de Institutos de vida consagrada, Sociedades de vida apostólica, y laicos que se distingan por la ciencia, la capacidad probada, la solvencia moral, el espíritu de comunión y de servicio. Conozca AQUÍ más detalles del desarrollo del taller

Mar 1 Nov 2022

CELAM presentó Documento de la Asamblea Eclesial de América Latina y Caribe

Durante una rueda de prensa, realizada este 31 de octubre, el Consejo Episcopal Latinoamericano y Caribeño (CELAM) presentó oficialmente el documento de la Asamblea Eclesial “Hacia una Iglesia sinodal en salida a las periferias. Reflexiones y propuestas pastorales a partir de la Primera Asamblea Eclesial de América Latina y el Caribe”, celebrada en Ciudad de México en noviembre de 2021. Un Documento ya en manos del Papa Un Documento en seis idiomas presentado al Papa Francisco por la presidencia del Celam este 31 de octubre, que consta de tres partes: los signos de los tiempos que nos interpelan y alientan; una Iglesia sinodal y misionera al servicio de la Vida plena; y Desborde creativo en nuevos caminos a recorrer. Como recoge el texto, el deseo es “ofrecer un aporte significativo a la reflexión y al caminar de las comunidades en nuestro continente, con la certeza de que ‘todos somos discípulos misioneros en salida’”. Y hacerlo “partiendo de las tradiciones y culturas del continente para traducir el único Evangelio de Cristo al estilo latinoamericano y caribeño, en una sinfonía donde cada voz, cada registro, cada tonalidad enriquece la experiencia de ser discípulo-misionero”. La presidencia del Celam, a quienes se ha sumado el teólogo italiano Gianni La Bella, ha dado a conocer el documento en una rueda de prensa realizada en la Sala Marconi, en el Edificio de Radio Vaticana, en la que han participado de modo presencial y virtual, que no olvidemos fue una de las grandes apuestas de la Primera Asamblea Eclesial de América Latina y el Caribe, decenas de periodistas. Un laboratorio práctico de sinodalidad Como señaló Mons. Miguel Cabrejos, uno de los grandes incentivadores de este momento inédito que vivió la Iglesia del continente, “un laboratorio práctico de sinodalidad”, fue algo que levantó “con valentía y de manera profética una barrera, porque en adelante, progresivamente, no será posible evitar la participación del Pueblo de Dios en las diversas decisiones de la Iglesia”, lo que en palabras del presidente del Celam, “favorece la corresponsabilidad, pero al mismo tiempo plantea desafíos”. Entre ellos mencionó el actuar siempre desde la misericordia, la coherencia entre discurso y práctica, leer adecuadamente los signos de los tiempos, escucha, diálogo y discernimiento como proceso, comunicación más empática, habitar el «continente digital», acoger la diversidad, integrar a la mujer en espacios de decisión y ver siempre en el prójimo la imagen de Dios. Desafíos que afectan al clero y Vida Religiosa, en relación con su formación en un mundo plural, su modo de vida, más sencilla, austera y mística, trabajar en sinodalidad, promover y acompañar al laicado. Estos son llamados a caminar juntos, avanzar en una sólida formación, una praxis coherente, y asumir la Doctrina Social de la Iglesia. Una Iglesia que “ha de construir puentes, derribar muros, integrar la diversidad, promover la cultura del encuentro y el diálogo, educar en el perdón y la reconciliación, el sentido de la justicia, el repudio de la violencia y el coraje de la paz”, concluyó Mons. Cabrejos. En el lugar de las preguntas y de la construcción colectiva A los presentes en la Sala Marconi se sumaron testimonios llegados desde diferentes puntos de América Latina. Uno de ellos fue el la Hna. Liliana Franco, que reflexionó sobre el tema: “Desborde creativo en nuevos caminos por recorrer: perspectivas desde la Vida Religiosa Latinoamericana”. Según la religiosa estamos en un momento esperanzador, que ha llevado a ubicarse “en el lugar de las preguntas y de la construcción colectiva”, a cuestionarse “por el querer de Dios”, para desde ahí acercarse a la realidad. Una Vida Religiosa que, según su presidenta en el continente, apuesta por “una Iglesia en perspectiva misionera, a la salida como la condición para la fecundidad apostólica”. Por eso, desde la escucha a los clamores, apostar por nuevos modos relacionales, dejando claro que, en contextos tan complejos, “los creyentes estamos llamados a ser signo, expresión de un estilo y de unos valores contraculturales y elocuentes”. Un desborde creativo que “no será posible sin la participación de las mujeres, los laicos y los jóvenes” y que desafía a “abrirle boquetes al Espíritu”. Desborde y escucha Una Asamblea que en palabras de Gianni La Bella fue «ante todo una verdadera y feliz experiencia de sinodalidad, en la escucha mutua y el discernimiento comunitario, sugerido por el Espíritu«, que considera “un puente ideal entre el Sínodo Panamazónico y el próximo Sínodo Universal sobre la Sinodalidad, experimentando sobre el terreno un nuevo enfoque conceptual de la eclesiología de comunión”. El teólogo italiano recordó las dos palabras en las que el Papa insistió en relación con la Asamblea Eclesial de América Latina y el Caribe: desborde, para así “superar las divisiones y a encontrar soluciones creativas e innovadoras”, y escucha, a Dios y los clamores. Desde ahí fue mostrando la importancia de “los signos de los tiempos» y cómo fueron surgiendo los desafíos que nacieron de la Asamblea, que buscan “ofrecer una serie de sugerencias prácticas para releer y actualizar los contenidos y el espíritu de aquella Conferencia de Aparecida”. Ser santos de jeans y zapatillas En los diferentes testimonios Mons. José Luis Azuaje, presidente de Caritas América Latina y Caribe, la Hna. Laura Vicuña, de la CEAMA, y la joven Paola Balanza, de la Pastoral Juvenil, fueron mostrando elementos presentes en la Asamblea Eclesial. Una Asamblea que muestra una Iglesia más renovada, que salga a las periferias, samaritana, al servicio de la vida, sobre todo de los más pobres, una Iglesia que construye la fraternidad, sustentando en el amor a quien más sufre, según Mons. Azuaje, que insistió en ser “una Iglesia cercana que se construya como misericordiosa y promueve la cultura de la ternura”. No se puede ignorar que la participación sinodal requiere “una escucha atenta del Espíritu, un diálogo abierto y fecundo y un discernimiento eclesial”, según la Hna. Laura Vicuña. La religiosa insistió en que todos somos Pueblo de Dios que camina juntos, con una misma dignidad bautismal. Una Iglesia que en la Amazonía quiere ser ministerial, inculturada, teniendo en cuenta la ecología integral, en un proceso de conversión. La representante de los jóvenes les llamó a “ser santos de jeans y zapatillas”, a compartir el amor de Dios, dado que son “sujetos fundamentales dentro de la Iglesia, sujetos de comunión, de participación, de misión”. Desde ahí, Paola Balanza desafió a la Iglesia a escucharlos y ser tomados en cuenta, llamando a que el documento sea conocido y practicado. La relación de la Asamblea con el espíritu de Aparecida La Asamblea General del Celam realizada en Tegucigalpa en 2019 reflexionó y aprobó la necesidad de una VI Asamblea General del Episcopado, según el cardenal Odilo Scherer, que recordó que al presentar la idea al Santo Padre vio mejor volver al Documento de Aparecida y aconsejó otro tipo de iniciativa manteniendo como referencia ese documento, lo que hizo surgir la Asamblea Eclesial, con la participación de todos lo miembros del Pueblo de Dios. El vicepresidente del Celam recordó las tres recomendaciones del Papa en aquel momento: evaluar los frutos de Aparecida, analizar las lagunas y ver los nuevos retos. El arzobispo de São Paulo insistió en que, durante la Asamblea Eclesial, “el desarrollo de las reflexiones no se fijó tanto en Aparecida, sino que se miró a los nuevos retos y problemas no resueltos desde Aparecida”. Eso en un evento nuevo, diverso, único, en cuanto a las dimensiones y participación, que despertó gran interés en otros continentes. Y con una metodología sinodal que estuvo muy clara, algo nacido en Aparecida e impulsado por el Papa Francisco en los últimos años. El desborde evangelizador del Pueblo de Dios en clave sinodal También en ese ser una nueva experiencia insistió el cardenal Leopoldo Brenes, algo “que hizo a los obispos latinoamericanos sentirse felices y orgullosos de pertenecer a esta Iglesia”, no instalada y sí en salida, en misión permanente. El segundo vicepresidente del Celam destacó el empeño del Santo Padre en celebrar un proceso y no un acontecimiento, y en la deuda con Aparecida. Del mismo modo, reafirmó la riqueza de las aportaciones de miles de personas, “que nos dio lo que hoy estamos presentando, como reflexiones y propuestas, como algo que viene a dinamizar y dar un nuevo impulso a toda nuestra labor pastoral”. En ese sentido, el arzobispo de Managua llamó a los medios de comunicación a ayudar a que este documento llegue a través de ellos a la gente sencilla, “un documento que trae lo que a Aparecida le estaba faltando, con el que vamos marcando pautas para otros continentes”. Propuestas pastorales y líneas de acción Estamos ante un texto que recoge los 4 sueños del Papa Francisco en Querida Amazonía, afirmó Mons. Jorge Eduardo Lozano. El secretario general del Celam señaló que “se nos ofrecen 6 líneas de acción pastoral que pretenden abarcar las diversas dimensiones de la acción pastoral con diversos desafíos fruto de los trabajos de todo el proceso vivido, recogidos por el equipo de reflexión teológica”. Desde ahí, llamó a emprender un proceso de apropiación para que este texto pueda ir entrando capilarmente en nuestras comunidades. También destacó que no es un documento del Magisterio Episcopal de América Latina, tampoco la reflexión de un grupo de amigos o la conclusión de un congreso, ni la reflexión de un equipo de peritos en el ámbito académico. Estamos ante un documento, insistió Mons. Lozano, que “recoge la reflexión del Pueblo de Dios conformado por las diversas vocaciones y asistidos por el Espíritu Santo. No es fruto de una iniciativa particular y sí de la convocatoria del Santo Padre, que nos puede renovar en el impulso evangelizador y misionero”. DESCARGAR DOCUMENTO AQUÍ FUENTE: ADN Celam

Lun 31 Oct 2022

Se aproxima la fecha para la Maratón 2022 '¡Porque la Fe es acción!'

Desde la oficina Arquidiocesana Acción y Participación de los Fieles – APF, en Bogotá, se avanza con los preparativos de esta jornada que se realizará los días, 17, 18 y 19 de noviembre y que tiene como objetivo visibilizar y recaudar fondos para financiar las obras de los servicios sociales, educativos y evangélicos que realiza la iglesia católica en la capital. Al hacer la invitación a este espacio de solidaridad, monseñor Luis José Rueda Aparicio, arzobispo de Bogotá y presidente de la Conferencia Episcopal de Colombia, señaló que “La maratón es una expresión de amor, una ola de amor que se mueve en Bogotá; una ola de amor concéntrica, porque detrás de cada acción hay un grupo de voluntarios, jóvenes, adultos, que donan el tiempo para motivar, acompañar, hacer posible las obras. También, cientos de personas que se suman y apoyan esta iniciativa”. La jornada se realizará en las instalaciones del Canal Teleamiga y se transmitirá a través de las redes sociales de la Arquidiócesis. Según explicaron sus organizadores, se escogieron estas fechas por su significado. El 13 es la Jornada mundial de los pobres, el 17 la Fiesta Santa Isabel de Hungría, patrona de la Arquidiócesis de Bogotá y el 19 de noviembre la Asamblea Arquidiocesana. Destinación del recaudo En un mensaje la Arquidiócesis de Bogotá ha explicado que son cuatro las iniciativas principales a las que destinarán los fondos en esta ocasión: 1. Pastoral de las adicciones: Esta ayudará a personas adictas a todo tipo de sustancias. El apoyo se traduce en tres etapas: acompañamiento (acogida), rehabilitación e inserción al nivel social y laboral. Buscan beneficiar a 25 personas anualmente, incidiendo de manera indirecta en 75 personas. 2. Casa de La Esperanza: Brindará atención a las personas itinerantes, es decir, personas que provienen de diferentes lugares del país en busca de servicios hospitalarios para familiares o allegados que no tienen donde dormir ni alimentarse. También, se dispondrá un espacio para las mujeres que sufren de violencia intrafamiliar. La casa estará ubicada en el sector de Las Cruces y se espera beneficiar a 550 personas de manera directa y a 1.650 personas de manera indirecta. 3. Adultos mayores: se busca el fortalecimiento del Centro Pastoral para el Cuidado de la Tercera Edad ‘Hermano Ettore’ ubicado en el barrio Las Cruces. Esta iniciativa busca atender a 20 adultos mayores en residencia permanente y adicionalmente apoyar diariamente a 40 personas de paso itinerante a través del programa Hogar día para ancianos que presta acompañamiento integral en los componentes psicosocial, nutricional y fisioterapéutico. 4. Fondo de Becas Arzobispo de Bogotá: Buscará fondos para la educación primaria, secundaria y universitaria, con el objetivo de prevenir la deserción escolar y apoyar procesos educativos para estudiantes con méritos académicos, morales y de servicio a la sociedad. Cómo hacer el aporte Las personas o empresas que deseen participar podrán realizar sus aportes desde 5.000 pesos en adelante a través de la página web www.accionyparticipacion.org, en donde se encuentran todos los canales de donación disponibles (en efectivo o digital), o consignar directamente en la cuenta de la Arquidiócesis de Bogotá, Banco Caja Social, cuenta de ahorros 24 083 395 329 a nombre de la Arquidiócesis de Bogotá NIT. 860.021.727-6. MÁS INFORMACIÓN AQUÍ Invitación de Mons. Luis José Rueda INVITACIÓN

Lun 31 Oct 2022

Episcopado pone a disposición la Novena de Navidad 2022: “Peregrinos de esperanza”

Con el título “Peregrinos de la esperanza”, la Conferencia Episcopal de Colombia, a través de su Departamento de Catequesis y Animación Bíblica, entrega este año la "Novena de Navidad 2022", reflexiones que fueron elaboradas pensando en el camino sinodal al que el Papa Francisco invita y animando a sembrar semillas de paz y reconciliación. En su presentación, monseñor Luis José Rueda, arzobispo de Bogotá y presidente de la Conferencia Episcopal de Colombia, señala que “Colombia sigue trabajando en su camino de reconciliación y en la esperanza de una paz verdadera que restaure el corazón herido de un pueblo que tiene fe, que ha aprendido a encontrar en el Señor su vida y su alegría”. El directivo exhorta para que el rezo de la novena “sea una Peregrinación de Esperanza que escuche la Palabra, que cante con los gozos el anhelo de vida y de paz, que sepa orar con la fe de la Iglesia, que siembre paz y coseche alegría”. Por su parte el parte el padre Francisco Mejía, director del Departamento de Catequesis y Animación Bíblica de la CEC, dijo que con “la Novena de Navidad de este año 2022 comenzamos la preparación hacia el Jubileo de la Esperanza. Por eso queremos prepararnos a la noche de la Navidad rezando la Novena, caminando juntos movidos por la esperanza que sostiene, acompaña e ilumina la historia de la humanidad”. Las meditaciones de este año siguen un ritmo sencillo: un texto bíblico, una reflexión, una plegaria y una acción que pueda servir para que la comunidad medite en la virtud de la esperanza como un camino para recordar con alegría el misterio de la Encarnación que nos hizo presente en la historia el amor de Dios, que nos hizo sentir, cercano y hermano al mismo Salvador. La novena se encuentra disponible en la Librería de la Conferencia Episcopal de Colombia (CEC), PBX: 4 37 55 40 Ext. 264, cel: 3138808447, email: [email protected] Aporte por unidad: 1.500 pesos.

Lun 31 Oct 2022

Sínodo: Vaticano publica documento para la Fase Continental

El Vaticano publicó este jueves 27 de octubre el Documento para la Etapa Continental (DEC) del “camino sinodal” iniciado por el papa Francisco en 2021. El texto es el resultado de los resúmenes resultantes de la consulta del Pueblo de Dios en la primera fase del proceso sinodal y será la base del trabajo y “marco de referencia” para “el tiempo de escucha, diálogo y discernimiento de las Asambleas sinodales continentales (enero-marzo 2023)”. La presentación del documento tuvo lugar en la Oficina de Prensa de la Santa Sede y estuvo a cargo de los cardenales Mario Grech, secretario general de la Secretaría General del Sínodo; Jean-Claude Hollerich SJ, arzobispo de Luxemburgo y relator general de la XVI Asamblea General Ordinaria del Sínodo de los Obispos (en conexión remota); Anna Rowlands, profesora asociada de Pensamiento y Práctica Social Católica de la Universidad de Durham; el padre Giacomo Costa SJ, consultor de la Secretaría General del Sínodo y monseñor Piero Coda, secretario general de la Comisión Teológica Internacional. Entre los temas centrales del documento se destacan: la acogida de las personas LGBT, el escándalo de los abusos, los desafíos del racismo y del tribalismo, la guerra y la violencia. Desde la Secretaría General del Sínodo subrayaron que el texto que "no es conclusivo, porque el proceso está lejos de finalizar". En la introducción del documento se subraya que en la primera parte de la fase consultiva, “millones de personas de todo el mundo se implicaron en las actividades del Sínodo: algunas participando en las reuniones a nivel local, otras colaborando en la animación y coordinación de las actividades en los distintos niveles, otras ofreciendo el apoyo de sus oraciones. Los verdaderos protagonistas del Sínodo son todas estas personas que participaron […] la sinodalidad dejó de ser un concepto abstracto y adquirió el rostro de una experiencia concreta; saborearon su sabor y quieren seguir haciéndolo”. En términos de números, la participación “superó cualquier expectativa”. Se recibieron las síntesis de 112 de las 114 Conferencias Episcopales y de todas las 15 Iglesias Orientales Católicas, además de las reflexiones de 17 de los 23 dicasterios de la Curia Romana, así como las de los superiores y superioras generales, los institutos de vida consagrada y las sociedades de vida apostólica, las asociaciones y movimientos de fieles laicos. Se recibieron además más de 1.000 contribuciones de particulares y grupos, así como las opiniones recogidas a través de las redes sociales gracias a las iniciativas del “Sínodo Digital”. En el documento se afirma además que ningún texto “podría condensar la profundidad de la fe, la vitalidad de la esperanza y la energía de la caridad que desbordan las aportaciones recibidas. Detrás de ella se vislumbra la fuerza y la riqueza de la experiencia llevada a cabo en las diferentes Iglesias, al ponerse en camino y abrirse a la variedad de las voces que han hablado. El sentido del proceso sinodal es el de permitir este encuentro y diálogo, cuya finalidad no es producir documentos, sino abrir horizontes de esperanza”. En este camino, el DEC encuentra su sentido. Este documento “reúne las esperanzas y preocupaciones del Pueblo de Dios disperso por toda la tierra” y ofrece a las Iglesias locales “la oportunidad de escucharse entre ellas en vista de las Asambleas Continentales de 2023, cuya tarea es elaborar un elenco de prioridades, sobre las que operará el discernimiento de la Primera Sesión de la XVI Asamblea General Ordinaria del Sínodo de los Obispos, que tendrá lugar del 4 al 29 de octubre de 2023”. Desde la Secretaría General del Sínodo subrayan que este documento “no es conclusivo, porque el proceso está lejos de finalizar; no es un documento del Magisterio de la Iglesia, ni el informe de una encuesta sociológica; no ofrece la formulación de indicaciones operativas, de metas y objetivos, ni la elaboración completa de una visión teológica, aunque incluye el precioso tesoro teológico contenido en el relato de una experiencia: la de haber escuchado la voz del Espíritu por parte del Pueblo de Dios, permitiendo que surja su sensus fidei. Pero también es un documento teológico en el sentido de que está orientado al servicio de la misión de la Iglesia: anunciar a Cristo muerto y resucitado para la salvación del mundo”. Fuente: Agencia AICA DESCARGAR EL DOCUMENTO AQUÍ

Sáb 29 Oct 2022

Madre María Berenice Duque Hencker fue beatificada

Este sábado 29 de octubre a las 10 de la mañana, en la Catedral Metropolitana de la Inmaculada Concepción de María de Medellín, ante la presencia del cardenal Marcello Semeraro, Prefecto del Dicasterio para las Causas de los Santos, como representante del Papa Francisco, se celebró la ceremonia de beatificación de la Venerable Sierva de Dios, María Berenice Duque Hencker, fundadora, entre otras, de la comunidad de las Hermanitas de La Anunciación. Tras el saludo y petición de beatificación pronunciada por monseñor Ricardo Tobón Restrepo, Arzobispo de Medellín y una breve lectura de la biografía de la nueva beata, el cardenal Semeraro, en representación del Papa Francisco, procedió a la lectura de la fórmula de beatificación en latín. Luego, mientras una procesión de religiosas de la Congregación de las Hermanitas de la Anunciación, fundada por la Madre Berenice, acompañada por sacerdotes y laicos portadores de la reliquia de la nueva beata hasta el Altar, se develó la imagen de la beata que fue aplaudida por la multitud de fieles congregados en la catedral. “Un edificio de santidad construido sobre la humildad”, así definió a la madre María Berenice Duque, el cardenal Marcello Semeraro, al inicio de su homilía. Igualmente resaltó dos virtudes de la religiosa colombiana que según el jerarca la llevó a la beatificación: la humidad y la caridad. En su homilía, el cardenal Marcello Semeraro afirmó que durante la proclamación de la Palabra del Señor se había escuchado la declaración de la Virgen María “He aquí la esclava del Señor; hágase en mí según tu palabra” que representa “la conclusión de su diálogo con el Ángel, que le trajo un feliz mensaje. Feliz, ciertamente, porque señala el comienzo de nuestra salvación”. “Así consideramos ese anuncio y así lo proclamamos al actualizar nuestra fe: ‘El Hijo eterno de Dios se ha encarnado en el seno de la Virgen María y se ha hecho hombre’”. “Pero – preguntó el purpurado – ¿la Santísima Virgen lo entendió inmediata e indudablemente así?”, puesto que según el relato evangélico, al oír las palabras del Ángel, ella se había turbado, mientras Gabriel, para consolarla, le dijo: “No temas”. María es modelo de fe para todos nosotros “Hay, por tanto, un diálogo en el que María pregunta: ‘¿Cómo?’. La Santísima Virgen, de este modo, es para nosotros un modelo de fe no sólo en la aceptación de la voluntad de Dios, sino también en el deseo de profundizar en la comprensión de la palabra divina”. El Prefecto del Dicasterio para las Causas de los Santos, prosiguió explicando que el evangelio nos dice que María “meditaba y conservaba la palabra del Señor, y también que la puso en práctica, para luego poder decírselo a los sirvientes en el banquete de Caná: ‘Hagan lo que él les diga’”. Y comentando cuanto afirma san J. H. Newman, explicó que “María es nuestro modelo de fe tanto en la aceptación como en el estudio de la Verdad divina”. Y agregó que “María siempre seguirá siendo así: humilde”. A la vez que glosó un párrafo del Ángelus del 24 de diciembre de 2017 del Papa Francisco: “La respuesta de María es una frase breve que no habla de gloria, no habla de privilegio, sino solo de disponibilidad y de servicio: ‘He aquí la esclava del Señor; hágase en mí según tu palabra’. También el contenido es diferente. María no se exalta frente a la perspectiva de convertirse incluso en la madre del Mesías, sino que permanece modesta y expresa la propia adhesión al proyecto del Señor”. “María no presume. Es humilde, modesta. Se queda como siempre. Este contraste es significativo. Nos hace entender que María es verdaderamente humilde y no trata de exponerse. Reconoce ser pequeña delante de Dios, y está contenta de ser así”. El purpurado subrayó “este aspecto porque una de las características de la vida de nuestra nueva Beata era precisamente la humildad. Este fue, de hecho, el juicio reiterado de los Consultores teólogos durante el proceso de beatificación y canonización”. “En esto, la Madre María Berenice, hoy beatificada, siempre tuvo como modelo a la Virgen María de la Anunciación, a quien dedicó la primera de las tres fundaciones religiosas: las Hermanas de la Anunciación. Ella misma vivía su vida cotidiana en la esencialidad, considerándose un ‘gusanito’, ‘basura’, ‘nada’”. Otro punto que destacó el cardenal y que es “la frase final del relato evangélico: ‘Y el ángel se retiró’”.“Dios confía a María una enorme misión, ¡pero no le deja el ‘libro de instrucciones’! Una vez obtenido el asentimiento, el Ángel vuela al cielo; María, en cambio, se queda en la tierra... Se queda sola con el misterio de su maternidad. ¿Qué hacer? ¿A quién decírselo? ¿Cómo decirlo?”. Dios siempre nos deja libres “Sí – continúo el cardenal Marcello Semeraro en su homilía – decimos que debemos vivir de la fe... el cómo, sin embargo, se deja a nuestra creatividad. Dios, de hecho, siempre nos deja libres”. “Entendemos, pues, que vivir de la fe no significa tener una receta para los problemas, sino buscar una respuesta personal, a menudo laboriosa y dolorosa a la vez, considerando los estilos de Dios y captando las interpelaciones de la historia”. Cada santo nos muestra una cara diferente de María “Esto, en definitiva – añadió – es la santidad y es la razón por la que cada santo nos muestra una cara diferente de ella”.“El cómo responder a Dios cada día, nuestra Beata tuvo que buscarlo día tras día, superando muchas pruebas. Contrastes e incomprensiones tuvo muchos”. Tras destacar los aspectos con los que la nueva beata quiso imitar a María, el cardenal afirmó que “la caridad era, en efecto, la otra característica de su existencia terrenal”. “Los pobres estaban en el centro de su existencia y también, para que los pobres fueran ‘evangelizados’, fundó una familia religiosa. Tenía, en particular, amor por los niños más pobres, a los que consideraba los favoritos del Señor”. También “iba entre ellos – dijo al concluir – convencida de que les pertenecía el Reino de los Cielos, el cual comienza aquí abajo a través de las pequeñas cosas”. “Así fue para María y así será siempre, hasta el final de los tiempos: ‘Ha mirado la humildad de su esclava; grandes cosas ha hecho el Todopoderoso por mí’, dice ella. Que así sea también para nosotros”. FUENTE: Vatican NEWS Descargar homilía del Cardenal Marcello Semeraro. AQUÍ O